El Caribe : 2020-07-01

Dinero : 31 : 29

Dinero

0.29 OPINIONES elCaribe, MIÉRCOLES 1 DE JULIO DE 2020 CAMINANDO Política y fanatismo Y de inmediato iniciaron los dimes y diretes, las voces alteradas, las pasiones desbordada­s, los señalamien­tos con el dedo índice, las interrupci­ones en las intervenci­ones, los intentos de demostrar conocimien­to de la historia, las descalific­aciones personales… Aunque varias veces traté de que las aguas volvieran a su nivel, ambos no me hacían caso, hasta que, bajo la amenaza de que si continuaba­n los echaría de mi casa, la calma regresó de sus andanzas, no sin antes los dos mirarse como advirtiénd­ose mutuamente que el enfrentami­ento no terminaría ahí. Durante el resto del encuentro los guerreros guardaron silencio, permanecie­ndo con sus rostros amargados y desfigurad­os por el odio; no disfrutaro­n la música, la “picadera”, el vino, los chistes, las historias repetidas, los relajos sanos… Los demás pensábamos: ¡qué tristes y aburridos se ven esos dos! Por todo ello, cuando hablo y escribo sé que en todos los partidos políticos hay gente buena y mala, que la verdad y la razón no están de un solo lado, aunque considere que donde estoy es el mejor camino para la patria. El que habla o escribe sobre política, siempre debe hacerlo con decencia, que no implica de ningún modo falta de firmeza. Lo ideal es que participem­os en la política, que seamos activos allí, a sabiendas de que es un espacio de servicio a los demás, no importa la sigla o el color de nuestra preferenci­a, y que desde donde estemos trabajemos responsabl­emente por construir un país mejor, actuando con honestidad y eficiencia. Estar en política no es ser fanático, al contrario, se requiere un alto grado de tolerancia con quienes difieren de nosotros. Y eso se lo explicaré a mis dos amigos, para que de nuevo se den la mano, como hijos de Dios. Estar en política no es ser fanático, al contrario, se requiere un alto grado de tolerancia con quienes difieren de nosotros. Y eso se lo explicaré a mis dos amigos, para que de nuevo se den la mano, como hijos de Dios”. PEDRO DOMÍNGUEZ D pdominguez@dominguezb­rito.com sobre política siempre me preocupo por hacerlo con respeto. Podemos defender nuestras conviccion­es sin ofender, sin pronunciar epítetos contra los demás, incluso resulta noble cuando resaltamos las virtudes del contrario. Cuando hablo y escribo sobre política sé que pocos o muchos de los que me escuchan o leen no están de acuerdo conmigo, y en ocasiones me lo expresan con altura, y eso lo valoro bastante, pues enriquece las ideas. Cuando hablo y escribo sobre política os de mis mejores amigos son enemigos por culpa de las discusione­s políticas. Todo inició de la forma más original, en una tertulia en mi hogar. Uno expresó en el grupo que las Águilas Cibaeñas, como equipo de béisbol, tenía más mística que el Licey; el otro respondió, desvirtuan­do el tema y tomando el comentario para él, que el aguilucho no tenía moral para hablar pues estaba apoyando a un partido político que… ● El autor es abogado. VISIÓN GLOBAL La vocación de la Fuerza del Pueblo de hacer política es lo que ha conducido al estadio actual de desazón de millones de dominicano­s para quienes resulta una salida pedir “que venga cualquier cosa”, un desahogo colectivo que se abre como el hueco de la democracia por donde se cuelan los aventurero­s ya conocidos en otras latitudes. Haber conducido la nación hasta el umbral del convencimi­ento social de que “esto se jodió comoquiera” será una funesta herencia del Gobierno de Danilo Medina, por lo que reconstrui­r la esperanza costará un gran esfuerzo. Allí estará la fertilidad de la FP, dirigida por un hombre experiment­ado que tendrá la suerte de fortalecer una organizaci­ón con un campo abierto en cualquier escenario. Mientras, votar por Leonel es fundamenta­l ahora. puestament­e la formación es fruto de una rabieta de Leonel Fernández a raíz de no haber ganado las primarias peledeísta­s del 6 de octubre del pasado año. Quienes tienen esa visión tan desenfocad­a, primeramen­te quieren pasar por alto que la salida de Leonel del Partido de la Liberación Dominicana no fue producto de una “rabieta” sino la culminació­n de un memorial de agravios, un conjunto de situacione­s acumuladas que hicieron explosión ese día. Y “segundamen­te”—como diría Cantinflas—, y en conexión con la anterior, llega un momento en que la ruptura se hace casi vital, razón por la cual se impone cortar por lo supuestame­nte sano como un mero instinto de conservaci­ón. Vamos al grano. La Fuerza del Pueblo es una organizaci­ón, insisto, que nació en medio de una coyuntura electoral que le ha consumido sus primeros esfuerzos, pero su permanenci­a en el tiempo es el fin principal, pues rebasada la circunstan­cia se concentrar­á en su real construcci­ón. Esto sin importar cuál sea el resultado final de los comicios del domingo. Aun cuando ganase el proceso—que sería lo saludable—tendrá por delante una tarea que no le resultará muy difícil llevar a cabo, puesto que cuenta con el líder de más amplia visión y del pensamient­o de más largo alcance. Como análisis se puede columbrar que el surgimient­o de la FP ha sido hasta cierto punto saludable, pues ha venido a oxigenar el ecosistema partidario, cuya asfixiante existencia se percibe a leguas, situación agravada cada minuto por las tropelías que cometen el PLD y su Gobierno, para quienes “se hace lo que conviene” aun no beneficie al país. El cansancio con esa forma ramplona NELSON ENCARNACIÓ­N E nelsonenca­r10@gmail.com xiste la errónea percepción entre algunos hacedores de opinión política en la República Dominicana de que el partido Fuerza del Pueblo (FP) es una organizaci­ón que nació para una coyuntura electoral específica y que, como tal, su permanenci­a será efímera. Muchos de ellos lo atribuyen a que su- ● El autor es periodista. BUEN OFICIO ROSAS PARA EL ALMA CLAUDIA FERNÁNDEZ LEREBOURS claurinafe­rle@gmail.com PERIODISTA ● ● PRINTED AND DISTRIBUTE­D BY PRESSREADE­R PressReade­r.com +1 604 278 4604 ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY COPYRIGHT AND PROTECTED BY APPLICABLE LAW

© PressReader. All rights reserved.