Una anéc­do­ta pa­ra Da­ni­lo, por si va y cree que aquí va a en­trar el mar

El Caribe - - Las Presidenci­ales Y Congresual­es 2020 -

NEL­SON MAR­TE

El pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na an­da con­fun­dien­do mu­chas co­sas, y to­do por­que en el hon­dón de su con­cien­cia le re­tum­ba que por de­ci­sión po­pu­lar Luis Abi­na­der se­rá el pró­xi­mo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, y que se fue a pi­que su pre­ten­sión de con­ti­nuar en el po­der vía el in­ter­pó­si­to Gon­za­lo Cas­ti­llo.

En me­dio de su ofus­ca­ción el Pre­si­den­te lle­gó al ex­tre­mo de or­de­nar, au­to­ri­zar o per­mi­tir que a Luis Abi­na­der se le tra­ta­ra de in­vo­lu­crar en boi­co­tear las pri­me­ras fa­lli­das elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, cuan­do el Pre­si­den­te sa­be que esa fue una fae­na del PLD e ins­tan­cias de su go­bierno.

El Pre­si­den­te or­de­nó, au­to­ri­zó o per­mi­tió que la Di­rec­ción de Co­mu­ni­ca­ción de la Pre­si­den­cia pro­pa­la­ra la in­fa­mia de que el Co­ro­na­vi­rus de Luis y fa­mi­lia fue fin­gi­do.

Y aho­ra, el pre­si­den­te Me­di­na or­de­na, au­to­ri­za o per­mi­te una as­que­ro­sa ma­nio­bra que in­ten­ta aso­ciar de al­gu­na ma­ne­ra a Luis Abi­na­der al nar­co­trá­fi­co.

Na­die le ha creí­do nin­gu­na de esas pa­tra­ñas al Pre­si­den­te, sea que él las or­de­na­ra, au­to­ri­za­ra o per­mi­tie­ra…que quie­nes he­mos es­ta­do en­vuel­tos en cam­pa­ñas elec­to­ra­les sa­be­mos que unos ata­ques tan des­con­si­de­ra­dos co­mo han si­do esos, só­lo se echan a ca­mi­nar si el can­di­da­to o el je­fe de cam­pa­ña, fun­cio­nes que cree uni­fi­car Da­ni­lo, lo or­de­nan, au­to­ri­zan o per­mi­ten.

Por eso quie­ro con­tar­le al Pre­si­den­te una anéc­do­ta que so­lía re­la­tar­me mi ami­go Di­do Co­ro­mi­nas Pe­pín, cuan­do el país vi­vía cir­cuns­tan­cias co­mo las ac­tua­les:

Una no­che, en los tiem­pos de Con­cho Pri­mo, un ge­ne­ral lle­gó con su gue­rri­lla a una fies­ta en­cen­di­da, en las es­tri­ba­cio­nes de la sie­rra san­tia­gue­ra.

Tras dar las bue­nas no­ches el ge­ne­ral y su es­col­ta se sen­ta­ron y em­pe­za­ron a li­bar aguar­dien­te y a en­trar en con­fian­za con los asis­ten­tes.

En un mo­men­to el ge­ne­ral ja­ló a bai­lar a una her­mo­sí­si­ma se­rra­na de las que pro­di­ga esa tie­rra de Dios, pro­du­cién­do­se de in­me­dia­to un es­pe­so si­len­cio, pues sa­bían to­dos que era la es­po­sa de un ti­po de muy ma­las pul­gas.

Ter­mi­na­da la pie­za, el ge­ne­ral lle­vó a la da­ma a su si­lla y él fue a sen­tar­se, cuan­do el es­po­so de la mu­jer, le di­jo:

-Há­ga­me el fa­vor, ge­ne­ral, in­di­cán­do­le que sa­lie­ran del sa­lón.

No bien sa­lie­ron, el es­po­so ofen­di­do, que era hom­bre de ba­ja es­ta­tu­ra, y fla­co co­mo aren­que, se es­ta­có y le so­nó al ge­ne­ral una ga­lle­ta cu­yo eco re­tum­bó de lo­ma en lo­ma por to­da la se­rra­nía.

No bien el ti­po le dio la ga­lle­ta al ge­ne­ral, su es­col­ta se le aba­lan­zó pa­ra co­mér­se­lo vi­vo…

–Un mo­men­to –los con­tu­vo el ge­ne­ral–, dé­jen­lo, na­die le va a creer a eso, di­jo mi­rán­do­lo con­mi­se­ra­ti­va­men­te, que me dio una ga­lle­ta a mi.

Na­die va a creer, sea que lo or­de­na­ra, au­to­ri­za­ra o per­mi­tie­ra el Pre­si­den­te, que Luis tu­vie­ra na­da que ver con el sa­bo­ta­je de las elec­cio­nes del 16F, que él y su fa­mi­lia fin­gie­ran el con­ta­gio del Co­ro­na­vi­rus, y mu­cho me­nos que ten­ga na­da que ver con nar­co­trá­fi­co ni co­sa que se le pa­rez­ca.

Vis­tos he­chos tan de­ses­pe­ra­dos, al pa­re­cer hi­jos del es­ta­do de arre­ba­to en que cae el Pre­si­den­te, qui­zás sea bueno tam­bién ob­ser­var­le que una si­tua­ción pa­re­ci­da a la de él vi­vió el pre­si­den­te Ho­ra­cio Vás­quez, lle­van­do a sus se­gui­do­res a pro­cla­mar: ¡Ho­ra­cio, o que en­tre el mar!

Aquí y aho­ra no en­tra­rá el mar, por­que es­ta so­cie­dad no se va a sui­ci­dar, me­nos por des­me­di­das am­bi­cio­nes par­ti­cu­la­res o gru­pa­les, sea lo que sea que or­de­ne, au­to­ri­ce, per­mi­ta o es­té mal pen­san­do el Pre­si­den­te.

F.E.

Da­ni­lo Me­di­na es­tá en las ca­lles en apo­yo a Gon­za­lo Cas­ti­llo.

F.E.

Rad­ha­més Ji­mé­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.