For­mar a los ni­ños en tér­mi­nos fi­nan­cie­ros

El Tiempo - - OPINIÓN - Frank Ma­rre­ro

Los se­res hu­ma­nos es­ta­mos in­mer­sos en un mun­do eco­nó­mi­co. Uti­li­za­mos el di­ne­ro pa­ra mu­chas co­sas en nues­tras vi­das. Cuan­do te­ne­mos di­ne­ro, sa­tis­fa­ce­mos ca­si to­das nues­tras ne­ce­si­da­des:

Com­pra­mos ali­men­tos, ac­ce­de­mos a los ser­vi­cios de sa­lud, de edu­ca­ción, a los ser­vi­cios pú­bli­cos de agua, luz y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, com­pra­mos la ro­pa que nos gus­ta, te­ne­mos un lu­gar don­de vi­vir, po­de­mos des­pla­zar­nos a nues­tro si­tio de tra­ba­jo, po­de­mos des­can­sar y re­crear­nos co­mo desea­mos.

Tam­bién usa­mos el di­ne­ro pa­ra dar­nos gus­tos, pa­ra com­par­tir­lo con quien lo ne­ce­si­ta, pa­ra ase­gu­rar­nos una vi­da dig­na en nues­tra ve­jez, etc. Es de­cir, te­ner di­ne­ro es im­por­tan­te pues sin él, es más di­fí­cil vi­vir de la ma­ne­ra que desea­mos.

Los ni­ños y ni­ñas re­quie­ren apren­der que no to­do se con­si­gue con di­ne­ro:

Par­tien­do de que el di­ne­ro es im­por­tan­te, tam­bién es bá­si­co re­co­no­cer que no to­do lo con­se­gui­mos con di­ne­ro.

Nues­tra cre­di­bi­li­dad, la unión fa­mi­liar, las amis­ta­des ver­da­de­ras, la fe­li­ci­dad, la ar­mo­nía en nues­tras re­la­cio­nes, nues­tra paz in­te­rior, las ha­bi­li­da­des, los ta­len­tos, nues­tra crea­ti­vi­dad, las ac­ti­tu­des que asu­mi­mos fren­te a las ad­ver­si­da­des, el to­mar de­ci­sio­nes apro­pia­das, amar lo que ha­ce­mos y ha­cer bien nues­tro tra­ba­jo, cui­dar los re­cur­sos que po­see­mos, apor­tar al mun­do los do­nes que he­mos re­ci­bi­do, re­sol­ver nues­tros pro­pios pro­ble­mas sin es­pe­rar que otros nos los re­suel­van, cre­cer co­mo per­so­nas, dis­fru­tar con las co­sas sen­ci­llas de la vi­da, etc., son as­pec­tos que no nos los pro­por­cio­na el di­ne­ro.

Y son es­tos as­pec­tos los que de­ter­mi­nan qué tan prós­pe­ros so­mos en nues­tra vi­da, los que nos per­mi­ten ge­ne­rar ri­que­za o ge­ne­rar po­bre­za.

Cuan­do re­co­no­ce­mos es­tos as­pec­tos co­mo pri­mor­dia­les y pre­vios al di­ne­ro, co­men­za­mos a apren­der a Te­ner. Los ni­ños re­quie­ren apren­der a te­ner, y es­to sig­ni­fi­ca co­lo­car por en­ci­ma del di­ne­ro la vi­da, la dig­ni­dad, los va­lo­res y prin­ci­pios con que nos guia­mos.

Es re­co­no­cer que el di­ne­ro es im­por­tan­te y nos per­mi­te ha­cer mu­chas co­sas, y a la vez, sin di­ne­ro, tam­bién po­de­mos ha­cer otras tan­tas co­sas en la vi­da con las cua­les trans­for­ma­mos el mun­do y ha­ce­mos de él un lu­gar me­jor pa­ra vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.