Ni­ños de “Mi ca­si­ta be­lla” re­ci­ben ayu­da eco­nó­mi­ca

El Tiempo - - VARIEDADES - Dian­nelys San­tos

VE­RÓN. Ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos de la co­mu­ni­dad “Mi ca­si­ta be­lla” re­ci­bie­ron ayu­da eco­nó­mi­ca de un ex­tran­je­ro de na­cio­na­li­dad ale­ma­na que de­ci­dió apa­dri­nar­los al ver la si­tua­ción de pre­ca­rie­dad en la que se en­con­tra­ban.

Knut Ba­ras, un em­pre­sa­rio ale­mán que tie­ne mu­chos víncu­los con Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, di­jo que de es­ta zo­na só­lo co­no­cía el área tu­rís­ti­ca y al lle­gar al mun­do de la po­bre­za en la que se en­cuen­tran los in­fan­tes de­ci­dió ten­der­les una mano ami­ga.

Al­ta­gra­cia Poue­riet, pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve­ci­nos Po­lí­gono 1, ex­pli­có que des­de esa or­ga­ni­za­ción han de­ci­di­do apo­yar es­te ti­po de cau­sas. “Yo le ha­blé al se­ñor Ba­ras del sec­tor y la si­tua­ción en la que se en­con­tra­ban los pe­que­ños, y al ver su reali­dad ac­ce­dió a ayu­dar sin pen­sar­lo dos ve­ces”, ex­pre­só Poue­riet.

El em­pre­sa­rio ex­tran­je­ro apa- dri­nó a 11 ni­ños, a quie­nes les pa­ga el co­le­gio, com­pra de uni­for­mes, los ayu­da con la ali­men­ta­ción y ca­da vez que vie­ne al país les com­pra los ali­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra que les du­ren has­ta que re­gre­se a la zo­na nue­va­men­te.

Knut Ba­ras ha asu­mi­do el com­pro­mi­so de ayu­dar­los has­ta que se pue­dan va­ler por ellos mis­mos y sa­lir ade­lan­te por si so­los. Di­jo que ya ha­bía he­cho es­ta obra de caridad en Puer­to Pla­ta tam­bién.

Poue­riet di­jo que se es­tá cons­tru­yen­do un cen­tro co­mu­ni­ta­rio pa­ra to­dos los ni­ños que es­tén en con­di­ción de ca­lle, pa­ra que sien­tan que tie­nen un lu­gar se­gu­ro, don­de ha­brán per­so­nas que es­ta­rán ve­lan­do por ellos, y ten­drán sus ne­ce­si­da­des cu­bier­tas, des­de la edu­ca­ción has­ta lo eco­nó­mi­co.

Hay una cla­se de ar­tes vi­sua­les que se les es­tá en­se­ñan­do, don­de ade­más pue­den ju­gar y reír.

“Los tes­ti­mo­nios que ten­go de las per­so­nas que tra­ba­jan con ellos en ese cen­tro, es que cuan­do lle­ga­ron a sus ma­nos por pri­me­ra vez los chi­cos no sa­bían son­reír, y al de­cir­les que lo ha­gan ellos ex­pre­sa­ban que no tie­nen mo­ti­vo al­guno pa­ra ha­cer­lo”, in­di­có la di­ri­gen­te co­mu­ni­ta­ria.

El em­pre­sa­rio Ba­ras des­ta­có que quie­re te­ner la se­gu­ri­dad de que la ayu­da que es­tá apor­tan­do pa­ra es­ta la­bor les lle­gue a los in­fan­tes real­men­te, y só­lo de la for­ma que lo ha­ce di­ce que es­tá se­gu­ro de que ellos se es­tán be­ne­fi­cian­do.

Los ni­ños se sin­tie­ron ale­gres con es­te ges­to hu­ma­ni­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.