El ár­bol que no da­ba fru­tos

El Tiempo - - ESPEJO DE EL TIEMPO - ERNESTO RI­VE­RA (DU­KE) re­dac­cion@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Pe­ro ha­bía dos más, un ter­ce­ro, un tal Esteban con la piel de la ca­ra pi­ca­ra­za­da, por lo que le lla­ma­ban Ca­ri­pe­lá, la­drón y ase­sino, y un cuar­to lla­ma­do Bien­ve, al que re­cuer­do que se le acha­ca­ron muer­tes de gen­te de muy bue­nas fa­mi­lias en la ciu­dad. A Ca­ri­pe­lá, pa­ra apre­sar­lo, ca­da vez que ha­cía una de las su­yas, era muy di­fí­cil. De ahí que la gen­te creía que en ver­dad era un ga­li­po­te que se vol­vía to­cón, ani­mal o cual­quier otra co­sa cuan­do sen­tía cer­ca a las au­to­ri­da­des. La par­te tris­te de es­te re­la­to se sus­ci­tó cuan­do en una se­ma­na san­ta, Vier­nes de Do­lo­res de 1951, se des­apa­re­cie­ron un par de jo­ven­ci­tos de una fa­mi­lia muy co­no­ci­da, Oné­si­mo y Pa­pín se lla­ma­ban, en la que se vio en­vuel­ta gen­te de ese en­torno, en­tre ellas don Ma­xi­mi­li­ano, pa­dre de Ca­ri­pe­lá, a quien nun­ca se pro­bó na­da y tam­po­co su hi­jo tu­vo na­da que ver en es­te su­ce­so; un ve­cino de en­fren­te que se de­di­ca­ba a la he­chi­ce­ría y al­gu­nos de sus ve­ci­nos y clien­tes. Pre­ci­sa­men­te los jo­ven­ci­tos fue­ron ase­si­na­dos y de­san­gra­dos pa­ra usar su san­gre y su gra­sa en esos fi­nes. Sus ca­dá­ve­res fue­ron en­con­tra­dos en un bos­que­ci­to cer­ca de la ca­sa y se en­con­tró también san­gre y gra­sa de­ba­jo de la ca­ma del bru­jo. Aun­que no creo en esas co­sas, al­go de de­mo­nía­co de­bía te­ner Ca­ri­pe­lá, por­que no re­cuer­do ha­ber co­no­ci­do a na­die co­mo él, y en mi tiem­po de mu­cha­cho bas­ta­ba oír ese nom­bre pa­ra sen­tir­te ate­mo­ri­za­do. En cuan­to a su fin, no lo re­cuer­do bien, desapareció de Hi­güey pa­ra siem­pre. El he­chi­ce­ro mu­rió en la cár­cel, y mi bar­be­ro y el res­to de su fa­mi­lia en san­ta paz.

“La par­te tris­te de es­te re­la­to se sus­ci­tó cuan­do en una se­ma­na san­ta, Vier­nes de Do­lo­res de 1951, se des­apa­re­cie­ron un par de jo­ven­ci­tos de una fa­mi­lia muy co­no­ci­da, Oné­si­mo y Pa­pín, les lla­ma­ban”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.