Ma­tri­mo­nio LGBT: Opi­nión de la Cor­te IDH

El Tiempo - - OPINIÓN - Wanchy Me­di­na

El pa­sa­do mes de no­viem­bre del año 2017, la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (en lo ade­lan­te, Cor­te IDH), por me­dio de una so­li­ci­tud de Cos­ta Ri­ca emi­tió que una opi­nión con­sul­ti­va en el sentido de que los Es­ta­dos le­gi­ti­men el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo.

En Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es­te es un te­ma de am­plia con­tro­ver­sia; re­sul­ta que es muy vie­ja la dis­cu­sión so­bre la com­pe­ten­cia de la Cor­te IDH, pa­ra ha­cer opo­ni­bles sus de­ci­sio­nes al Es­ta­do Do­mi­ni­cano. Es opor­tuno re­cor­dar, que el me­dian­te re­so­lu­ción 739, del 7 de sep­tiem­bre del 1978, fue ra­ti­fi­ca­do la con­ven­ción, sin em­bar­go es­ta ra­ti­fi­ca­ción no fue ex­ten­si­va, a la acep­ta­ción de la com­pe­ten­cia la Cor­te IDH. En ese sentido, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal por me­dio de la sen­ten­cia 256-14, de­cla­ró no con­for­me con la cons­ti­tu­ción, la com­pe­ten­cia de la Cor­te IDH, de­jan­do muy cla­ro el pro­ce­di­mien­to abor­ta­do, en el nu­me­ral 9.19, in­di­ca, que: “La acep­ta­ción de la com­pe­ten­cia de la Cor­te IDH, pa­ra ser vin­cu­lan­te res­pec­to al Es­ta­do do­mi­ni­cano, de­bió ha­ber cum­pli­do, pues, los re­que­ri­mien­tos del ar­tícu­lo 37 nu­me­ral 14 de la Cons­ti­tu­ción de 2002, es de­cir: apro­bar o des­apro­bar los tra­ta­dos y con­ven­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que ce­le­bre el Po­der Eje­cu­ti­vo. So­bre to­do, en razón de que di­cha acep­ta­ción trans­fie­re com­pe­ten­cias ju­ris­dic­cio­na­les que po­drían le­sio­nar la so­be­ra­nía na­cio­nal. Por con­si­guien­te, la Cor­te IDH no ha te­ni­do nun­ca ju­ris­dic­ción de com­pe­ten­cia vin­cu­lan­te al Es­ta­do do­mi­ni­cano. Re­sul­ta con­fu­so en­ten­der, que el com­pro­mi­so del país con los DDHH, en na­da tie­ne que ver con la ra­ti­fi­ca­ción de la com­pe­ten­cia, pa­ra es­to de­be­mos hur­gar la in­ten­ción del ar­tícu­lo 62 de esa Con­ven­ción, la cual se­ña­la que, “[…] to­do Es­ta­do pue­de de­cla­rar que re­co­no­ce co­mo obli­ga­to­ria de pleno de­re­cho y sin con­ven­ción especial. Eso sig­ni­fi­ca, que es op­ción del Es­ta­do ad­mi­tir o no la com­pe­ten­cia de la Cor­te, al­go que no po­ne en du­da, su in­ten­ción de ser par­te de la lu­cha por la de­fen­sa de los De­re­cho de las per­so­nas. Pa­ra con­cluir so­bre el ca­so de la com­pe­ten­cia de la Cor­te IDH, es per­ti­nen­te re­cor­dar que el Se­na­do de la Republica Do­mi­ni­ca­na emi­tió una cer­ti­fi­ca­ción, fe­cha­da 18 de no­viem­bre del 2005, en la cual cer­ti­fi­ca que en los ar­chi­vos de esa cá­ma­ra no exis­te re­so­lu­ción ra­ti­fi­can­do la acep­ta­ción de la com­pe­ten­cia de la Cor­te IDH.

La si­tua­ción que se de­ba­te, en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, en la ac­tua­li­dad se ba­sa en la asi­mi­la­ción de la ten­den­cia ha­cia la ce­le­bra­ción de ma­tri­mo­nio LGTB en el país, es­to nos lle­va­rá en la pró­xi­ma en­tre­ga a ana­li­zar los ar­tícu­los 39 y 55 de la Cons­ti­tu­ción do­mi­ni­ca­na, so­bre la Igual­dad y La fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.