EL PO­LI­DE­POR­TI­VO “LEO MER­CE­DES” SU­FRE GRA­VE DE­TE­RIO­RO Y EXI­GEN SU RE­CONS­TRUC­CIÓN

El Tiempo - - PORTADA - Ed­gar Mo­re­ta emo­re­ta@edi­to­ra­ba­va­ro.com

LA RO­MA­NA. Por el ta­blon­ci­llo del Po­li­de­por­ti­vo Eleon­cio Mer­ce­des han des­fi­la­do gran­des fi­gu­ras del ba­lon­ces­to local y na­cio­nal, con­vir­tien­do es­ta pro­vin­cia en una de las de ma­yor ca­li­dad a ni­vel de es­te de­por­te, lo que ha­ce lla­mar­le “Ca­sa del ba­lon­ces­to ro­ma­nen­se”.

Pe­ro es­te ho­gar se de­te­rio­ra ca­da vez más con el pa­so de los años. Va­rias per­so­na­li­da­des del de­por­te del aro y el ba­lón coin­ci­den en que ame­ri­ta de una re­cons­truc­ción ur­gen­te y pro­fun­da, ya que en los úl­ti­mos me­ses el de­te­rio­ro es tan no­ta­ble que la prác­ti­ca de es­ta dis­ci­pli­na se ha re­du­ci­do a me­nos de la mi­tad pa­ra ra­len­ti­zar su de­va­lua­ción.

Uno de los gran­des ma­les que tie­ne es­ta can­cha es el te­cho, el cual tie­ne un gran hue­co des­de ha­ce me­ses, y don­de ca­da vez que llue­ve las pre­ci­pi­ta­cio­nes in­va­den el la­do oes­te de la can­cha. Las go­te­ras son cons­tan­tes en to­da su es­truc­tu­ra, lo que ha­ce ca­si im­po­si­ble ju­gar cuan­do hay al­gún fe­nó­meno at­mos­fé­ri­co.

Los hue­cos que ex­hi­be el te­cha­do han per­mi­ti­do la en­tra­da de aves, las cua­les de­fe­can den­tro de la ins­ta­la­ción, cau­san­do to­da­vía más arra­ba­li­za­cion. Los so­por­tes en hie­rro que man­tie­nen su es­truc­tu­ra es­tán de­te­rio­ra­dos y oxi­da­dos, preo­cu­pan­do a to­dos los que prac­ti­can de­por­te allí.

Otros de los ma­les no­ta­bles de es­te es­ce­na­rio es el ta­blon­ci­llo, el cual ha su­fri­do los em­ba­tes del mal cli­ma. La hu­me­dad lo ha de­te­rio­ra­do en gran par­te. Son co­mu­nes los le­van­ta­mien­tos de la madera que lo com­po­ne, a pe­sar de que se han rea­li­za­do va­rios arre­glos.

Ya va­rios atle­tas han de­ja­do de prac­ti­car en el lu­gar, de­bi­do a es­ta si­tua­ción. Los ba­ños y ca­me­ri­nos de es­ta ins­ta­la­ción lu­cen aban­do­na­dos, y aun­que son hi­gie­ni­za­dos por par­te del per­so­nal res­pon­sa­ble de la lim­pie­za, es­te es­fuer­zo re­sul­ta in­su­fi­cien­te.

En va­rias oca­sio­nes han sur­gi­do pro­ble­mas con el sis­te­ma de agua po­ta­ble del po­li­de­por­ti­vo. Al­gu­nos asien­tos del área VIP es­tán des­mo­ro­na­dos, así también la ta­ri­ma que se uti­li­za pa­ra su­bir, la cual ha pre­sen­ta­do al­gu­nas im­per­fec­cio­nes.

El sis­te­ma eléc­tri­co del es­ta­ble­ci­mien­to es ob­so­le­to, por lo que no que­da exen­to de una re­mo­de­la­ción in­ten­si­va. Los se­gui­do­res del ba­lon­ces­to es­pe­ran que ha­ya una res­pues­ta ur­gen­te de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y con­gre­sua­les que han mos­tra­do cier­ta in­di­fe­ren­cia an­te es­ta pro­ble­má­ti­ca. En es­te lu­gar se ce­le­bran las com­pe­ti­cio­nes más im­por­tan­tes del ba­lon­ces­to en la re­gión, co­mo es el Tor­neo de Ba­lon­ces­to Su­pe­rior de La Ro­ma­na

Per­so­na­li­da­des Opi­nan

Cro­nis­tas de­por­ti­vos, en­tre­na­do­res y ju­ga­do­res han ex­pre­sa­do su preo­cu­pa­ción en torno a las con­di­cio­nes de la can­cha, y pi­den que

se ha­ga una re­cons­truc­ción to­tal. “El po­li­de­por­ti­vo se cons­tru­yó en el año 1983, en el go­bierno de (Salvador) Jor­ge Blan­co, y des­de ese en­ton­ces no ha re­ci­bi­do una re­mo­de­la­ción co­mo se re­quie­re”, afir­ma el cro­nis­ta de­por­ti­vo y ex-ju­ga­dor de ba­lon­ces­to, Ray­mond Te­je­da.

“Ne­ce­si­ta una re­mo­de­la­ción to­tal, des­de el ta­blon­ci­llo has­ta el sis­te­ma eléc­tri­co, el cual es bas­tan­te ob­so­le­to y es­pe­ra­mos que al­gún día las au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de De­por­tes es­cu­chen nues­tros re­cla­mos”, ex­po­ne Te­je­da.

Su­gie­re que el te­cho sea to­tal­men­te re­cons­trui­do, de­bi­do a las go­te­ras y hu­me­dad de la llu­via que afec­tan el ta­blon­ci­llo cuan­do se lle­van a ca­bo tor­neos de cual­quier ín­do­le. “El te­cho es una de las gran­des prio­ri­da­des; hay que re­pá­rar­lo to­tal­men­te, ya que si se ta­pa­ría el hue­co que tie­ne, po­si­ble­men­te al ca­bo de unos me­ses es­té en la mis­ma con­di­ción. Así también, cam­biar el ta­blon­ci­llo, el cual es­tá muy des­me­jo­ra­do”, aña­de el cro­nis­ta de­por­ti­vo.

Ray­mond Te­je­da el pa­sa­do año con­vo­có a las au­to­ri­da­des con­gre­sua­les y mu­ni­ci­pa­les de la pro­vin­cia a un plan pro-re­mo­za­mien­to de las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas, pe­ro la ma­yo­ría de los fun­cio­na­rios no mos­tra­ron in­te­rés al res­pec­to.

Otra fi­gu­ra de la cró­ni­ca deportiva de La Ro­ma­na, Lu­cas Hi­dal­go Ga­ro, di­jo que el “Leo Mer­ce­des”, co­mo también se le co­no­ce al po­li­de­por­ti­vo, se en­cuen­tra en “es­ta­do de emer­gen­cia” por la pre­ca­ria si­tua­ción por la cual atra­vie­sa.

“El de­te­rio­ro es con­ti­nuo, lo que po­ne en ries­go el Tor­neo Su­pe­rior de La Ro­ma­na y la par­ti­ci­pa­ción de los Ca­ñe­ros en la Li­ga Na­cio­nal de Ba­lon­ces­to. Las au­to­ri­da­des, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­ben tra­tar de in­ter­ve­nir uno de los pul­mo­nes pa­ra fre­nar la de­lin­cuen­cia; los po­lí­ti­cos se han he­cho cie­gos y sor­dos”, ase­ve­ra Hi­dal­go.

Pe­dro Mal­do­na­do, quien es di­rec­tor de la Es­cue­la de Ba­lon­ces­to Héctor Báez (Ebahe­ba), di­ce que di­cha ins­ta­la­ción deportiva no es­tá ap­ta pa­ra na­da. “Los ni­ños que prac­ti­can con­mi­go a ve­ces tie­nen tor­ce­du­ra de to­bi­llos; tu­vi­mos una le­sión gra­ve con un en­tre­na­dor que le ca­yó el aro en­ci­ma. En de­fi­ni­ti­va, el po­li­de­por­ti­vo no es­tá ap­to pa­ra ce­le­brar nin­gu­na ac­ti­vi­dad deportiva has­ta el mo­men­to”, di­jo Mal­do­na­do, sin es­con­der su in­dig­na­ción.

El ac­tual pre­si­den­te de la Aso- cia­ción de Ba­lon­ces­to de La Ro­ma­na, Rey­mun­do Pi­llier, ex­pli­có que le ha en­tre­ga­do al Mi­nis­te­rio de De­por­tes va­rias co­rres­pon­den­cias, don­de se ex­po­ne el pro­ble­ma y pi­de una pron­ta eje­cu­ción.

“Es­pe­ra­mos la mano ami­ga del Go­bierno, y que se in­clu­ya den­tro del pre­su­pues­to la re­pa­ra­ción com­ple­ta del po­li­de­por­ti­vo que tan­to ne­ce­si­ta”, apun­ta Pi­lier. Es jus­to des­ta­car que el es­ta­do de la plan­ta eléctrica de la ins­ta­la­ción ha me­jo­ra­do, pe­ro de igual for­ma ne­ce­si­ta una re­po­si­ción.

Den­tro del Po­li­de­por­ti­vo Eleon­cio Mer­ce­des fun­cio­nan las ofi­ci­nas de la Aso­cia­ción de Ba­lon­ces­to de La Ro­ma­na (Aso­ba­ro) re­gión Es­te, de la Fe­de­ra­ción Do­mi­ni­ca­na de Ba­lon­ces­to (Fe­dom­bal) re­gión Es­te, de la Ofi­ci­na del Co­le­gio de Ár­bi­tros & Ano­ta­do­res, de la Li­ga Re­gio­nal de Ba­lon­ces­to y el mu­seo de­di­ca­do al ba­lon­ces­tis­ta Héctor Báez.

His­to­ria

El Po­li­de­por­ti­vo Eleon­cio Mer­ce­des se fun­dó el 16 de no­viem­bre del año 1983, con mo­ti­vo de la inau­gu­ra­ción del se­gun­do cam­peo­na­to mun­dial ju­ve­nil de bo­xeo afi­cio­na­do. El mis­mo se cons­tru­yó con un fon­do pa­ra el desa­rro­llo de la re­gión Es­te.

Es­ta ini­cia­ti­va se creó de­bi­do a una deu­da que te­nía la Gulf &Wes­tern con el Es­ta­do do­mi­ni­cano, la cual eli­gió rea­li­zar obras pa­ra el bien co­mún de la re­gión Es­te. En el mis­mo es­tu­vo pre­sen­te el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de ese en­ton­ces, Salvador Jor­ge Blan­co.

En los años 90 fue do­na­do al po­li­de­por­ti­vo un ta­blon­ci­llo por par­te del equi­po de la NBA, In­dia­na Pa­cers, el cual fue re­mo­vi­do en el 2006. Cuan­do la car­te­ra deportiva era di­ri­gi­da por Fe­li­pe Jay Pa­yano cons­tru­yó un ta­blon­ci­llo nue­vo en el año 2007, pe­ro des­de en­ton­ces no se ha vuel­to a rea­li­zar otra me­jo­ra.

Tras el pa­so del Hu­ra­cán Geor­ge por el país y el im­pac­to que tu­vo en la pro­vin­cia, se reali­zó una re­mo­de­la­ción par­cial pa­ra los jue­gos na­cio­na­les, La Ro­ma­na 2000, du­ran­te el go­bierno de Leo­nel Fer­nán­dez. Es­ta ins­ta­la­ción no só­lo es uti­li­za­da pa­ra even­tos de­por­ti­vos. También se rea­li­zan ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas, cul­tu­ra­les y re­li­gio­sas.

Vis­ta a dis­tan­cia del Po­li­de­por­ti­vo don­de se pue­de apre­ciar el hue­co en el te­cho.

Aves que se po­san en el te­cho.

Ba­ños del Po­li­de­por­ti­vo sin agua.

Es­ta­do en el que se en­cuen­tra el ta­blon­ci­llo.

Las es­truc­tu­ras en hie­rros que sos­tie­nen el po­li­de­por­ti­vo es­tán oxi­da­das.

Vis­ta del mis­mo hue­co den­tro del Po­li­de­por­ti­vo.

Cro­nis­ta de­por­ti­vo Ray­mond Te­je­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.