En­ter­ne­cer­nos y en­tu­sias­mar­nos

El Tiempo - - OPINIÓN - cor­co­ba@te­le­fo­ni­ca.net Víc­tor Cor­co­ba He­rre­ro

Te­ne­mos que vol­ver al co­ra­zón de la poe­sía pa­ra ejer­ci­tar el de­por­te del en­ten­di­mien­to, pa­ra pin­tar mu­ra­les de amor que nos in­jer­ten ar­mo­nía, y pa­ra po­der via­jar her­ma­nán­do­nos a gol­pe de la­ti­do. He­mos de sa­lir con ur­gen­cia de es­te cal­va­rio de cruel­da­des que nos de­jan sin al­ma.

Nos me­re­ce­mos otros ca­mi­nos de me­nos ba­ta­llas y más abra­zos, no tan des­truc­to­res y sí cons­truc­to­res del gé­ne­ro hu­mano. Só­lo así po­dre­mos con­fluir en con­cor­dia y des­te­rrar el des­alien­to que nos in­va­de.

A pro­pó­si­to, quie­ro sub­ra­yar el emo­cio­nan­te men­sa­je de con­ci­lia­ción a su lle­ga­da a Co­rea del Sur, del atle­ta re­fu­gia­do Yiech Pur Biel. Un cla­ro tes­ti­mo­nio de luz que de­be ha­cer­nos re­ca­pa­ci­tar a to­do ser hu­mano, ha­bi­te don­de ha­bi­te la per­so­na, pues lo fun­da­men­tal es des­per­tar y tras­cen­der de nues­tras pro­pias mi­se­rias hu­ma­nas.

He aquí su hon­du­ra, su ma­nan­tial de en­ter­ne­ce­do­ras lá­gri­mas, que nos lla­man a me­di­tar con­jun­ta­men­te: “Una per­so­na ne­ce­si­ta mu­chas co­sas – vi­vien­da, ali­men­tos, agua, edu­ca­ción y ser­vi­cios mé­di­cos – pa­ra so­bre­vi­vir, pe­ro ¿qué sig­ni­fi­can to­das es­tas co­sas sin quie­tud? Como re­fu­gia­do que hu­yó de un país en con­flic­to, sé lo im­por­tan­te que es la paz”.

Más allá de es­tas pa­la­bras es­tán tam­bién sus ac­cio­nes, pro­mo­vien­do ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas pa­ra ni­ños re­fu­gia­dos, des­pla­za­dos y vul­ne­ra­bles. En el fon­do, bus­ca uti­li­zar la actividad fí­si­ca como una he­rra­mien­ta de cam­bio pa­ra los me­no­res de to­do el pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.