El ar­coí­ris del Duey (Jus­ti­niano Es­té­vez Aristy)

El Tiempo - - OPINIÓN - ma­cho­ce­deno@hot­mail.com An­to­nio Ce­de­ño Ce­dano (Ma­cho)

Amo­res cé­le­bres, Fior­da­li­za y Ba­la­guer, li­bro en ver­sos del pres­ti­gio­so abo­ga­do Hi­güe­yano An­to­nio Ce­de­ño Ce­dano –Ma­cho-, al­can­za, en lo que ale­tea un co­li­brí, una se­gun­da edi­ción, am­plia­do con va­rias odas y otros to­ques de ma­nos pu­ras que nos des­lum­bran por su ori­gi­na­li­dad.

En am­bos ca­sos, la trin­che­ra poé­ti­ca don­de la poe­sía se co­lo­ca so­bre la cús­pi­de de las mon­ta­ñas, dis­pa­ran­do al mis­te­rio, a lo ig­no­to y a to­do lo me­ta­fí­si­co, es desecha­da de cua­jo por es­te por­ta­li­ra fe­cun­do del Duey y de las guá­yi­gas, del Sa­na­te y del ca­sa­bí, de San Ra­fael del Yu­ma y de las ha­ya­cas, de las ba­taho­las y de los inol­vi­da­bles atar­de­ce­res.

El por­ta­li­ra Ce­de­ño pre­fie­re la zo­na me­ta­fó­ri­ca de las pa­la­bras des­nu­das, lla­nas, con olor a are­pa de bo­rra y a café co­lao, con sa­bor a pan de maíz y ja­lao, con per­fu­me de ca­ye­nas y de cai­mi­tos tro­pi­ca­les.

Es­ta es una poe­sía dul­ce como la ja­lea de la pai­la hir­vien­te, pa­ra que la dis­fru­te to­do el mun­do la­mién­do­se los de­dos sin nin­gún ru­bor mo­ral ni re­glas de me­sas fi­nas. Su vir­tud, por en­de, ra­di­ca en la com­pren­sión.

Es una cons­truc­ción poé­ti­ca di­dác­ti­ca, pe­ro im­par­ti­da en un au­la al ai­re li­bre, an­te pies des­cal­zos y ca­mi­sas raí­das. Es, de pa­so, his­tó­ri­ca, pe­ro con­ta­da en el pa­tio de los com­pa­dres res­pe­ta­bles y res­pe­ta­dos, en es­pe­ra del café re­cién co­la­do, cu­yos duen­des aro­má­ti­cos sa­ca­ba del ja­rro tiz­na­do, va­rias le­ñas en­cen­di­das en la con­for­ma­ción del fo­gón ves­per­tino, don­de hus­mea­ba la vi­da sa­na.

Ma­cho Ce­de­ño es un poe­ta ma­cho en el sen­ti­do li­te­ral de la pa­la­bra, no por su hom­bría pues­ta a prue­ba y que na­die, al fin, dis­cu­te, sino por­que to­do lo que de­vie­ne de su pro­duc­ción poé­ti­ca es tan de pa­tio tro­pi­cal, tan de con­ver­sa­cio­nes vie­jas ba­jo las ga­le­ría de ta­blas, tan de sue­ños do­bla­dos en ha­ma­cas, tan de ya­ni­que­cas y con­cón mo­ja­do por el mal há­bi­to me­ri­diano, tan de ba­ño de cun­dea­mor, de té de apa­so­te y de pen­cas de sá­bi­las en las en­tra­das de las casas, pa­ra ahu­yen­tar los ma­los es­pí­ri­tus y atraer la bue­na suer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.