Au­to­ri­da­des de La Ro­ma­na ini­cian ba­ti­da con­tra “due­ños” de los es­pa­cios pú­bli­cos de esa ciudad

El Tiempo - - PORTADA - Ma­ría Herrera mhe­rre­ra@edi­to­ra­ba­va­ro.com

LA RO­MA­NA. Unas 52 per­so­nas, 12 ca­rros usa­dos pa­ra ne­go­cios en las ace­ras y di­ver­sos ar­tícu­los fue­ron re­ti­ra­dos de los es­pa­cios pú­bli­co que ocu­pa­ban en es­ta ciudad, du­ran­te un ope­ra­ti­vo de res­ca­te de esos lu­ga­res rea­li­za­do por las au­to­ri­da­des lo­ca­les.

La jor­na­da fue en­ca­be­za­da por el Ayun­ta­mien­to Mu­ni­ci­pal de es­ta ciudad, la Au­to­ri­dad Me­tro­po­li­ta­na de Trans­por­te (AMET), y la Po­li­cía Na­cio­nal y Mu­ni­ci­pal. Es­ta me­di­da ge­ne­ró el des­con­ten­to de buho­ne­ros que ofre­cen sus mer­can­cías en es­tas áreas, quie­nes de­bi­do a es­ta si­tua­ción di­je­ron sen­tir­se de­sam­pa­ra­dos.

El ope­ra­ti­vo abar­có por la pla­za ar­te­sa­nal, las ca­lles Gas­tón Fer­nán­dez De­lig­ne y la Eu­ge­nio A. Mi­ran­da, don­de ha­bía una bo­te­lle­ra con mon­ta­ñas de ca­jas en ple­na ace­ra, cons­ti­tu­yen­do es­to un ries­go pa­ra el tran­seún­te, no so­lo por ocu­par la ace­ra sino por el pe­li­gro de que en al­gún mo­men­to pu­die­ran caer al­gu­nas ca­jas y pro­vo­car al­gún ac­ci­den­te la­men­ta­ble.

Tam­bién fue­ron en­con­tra­dos vehícu­los par­quea­dos, has­ta ca­fe­te­rías con ca­se­tas im­pro­vi­sa­das y grandes tien­das con sus mer­can­cías en las ace­ras. Car­los Ma­nuel For­tu­na, se­gun­do te­nien­te de la Fuer­za Aé­rea y director de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal del Ayun­ta­mien­to de La Ro­ma­na, di­jo que es­tas ac­ti­vi­da­des son la con­ti­nui­dad de un plan que di­ri­ge el al­cal­de Jo­sé Reyes, con la fi­na­li­dad de de­vol­ver­le a la ciu­da­da­nía los es­pa­cios pú­bli­cos.

Es­to así, da­do que en los úl­ti­mos tiem­pos la gen­te de una ma­ne­ra des­con­si­de­ra­da se ha apro­pia­do de las vías, ba­jo la jus­ti­fi­ca­ción de que son pa­dres de fa­mi­lia y ne­ce­si­tan pro­du­cir, arra­ba­li­zan­do así las vías, ca­si com­ple­ta­men­te.

“En­ten­de­mos que sí, son pa­dres de fa­mi­lias que ne­ce­si­tan pro­du­cir, pe­ro eso no les da de­re­cho a que a otros pa­dres de fa­mi­lias ellos les im­pi­dan ca­mi­nar por las ace­ras. He­mos vis­to ca­sos don­de per­so­nas son atro­pe­lla­das por ba­jar al pa­vi­men­to, por­que las ace­ras es­tán obs­ta­cu­li­za­das”, ex­pu­so For­tu­na.

Di­jo, ade­más, que aun­que se ha con­tro­la­do la si­tua­ción la gen­te ge­ne­ral­men­te ape­la al can­san­cio de las au­to­ri­da­des, por lo que reite­ró que en es­te tra­ba­jo no pre­ten­den can­sar­se, y las ve­ces que ten­gan que qui­tar­los lo van ha­cer, siem­pre con ré­gi­men de con­se­cuen­cias, “por lo que si no se aco­gen al lla­ma­do el Ayun­ta­mien­to va a pro­ce­der a so­me­ter­los a la ac­ción de la jus­ti­cia”, ad­vir­tió el ofi­cial.

Se­ña­ló que como Po­li­cía Mu­ni­ci­pal tie­nen un ser­vi­cio cons­tan­te, una pa­tru­lla vi­gi­lan­te en esas áreas que fue­ron re­cu­pe­ra­das, en mu­chos ca­sos de for­ma per­ma­nen­te, pa­ra evi­tar que la gen­te vuel­va a si­tuar­se en esos es­pa­cios.

For­tu­na In­di­có ade­más que el plan de res­ca­te de es­pa­cios pú­bli­cos con­tem­pla no só­lo las zo­nas cén­tri­cas, sino tam­bién de los ba­rrios, y que las per­so­nas que sean re­in­ci­den­tes se­rán so­me­ti­das a la jus­ti­cia, sus bie­nes in­cau­ta­dos y los co­mes­ti­bles do­na­dos al Or­fa­na­to de An­cia­nos.

Di­jo, asi­mis­mo, que tam­bién por ins­truc­ción del al­cal­de Jo­sé Reyes es­tán tra­ba­jan­do la se­gu­ri­dad de los tu­ris­tas, por lo que han di­se­ña­do un es­que­ma de se­gu­ri­dad que com­pren­de to­do lo que es el co­rre­dor tu­rís­ti­co, que com­pren­de una ru­ta des­de el puer­to has­ta una bue­na par­te del cen­tro de la ciudad, don­de los vi­si­tan­tes pue­dan ver la be­lle­za que tie­nen como ciudad y a la vez sen­tir­se se­gu­ros.

De­fen­sa de los buho­ne­ros

Los buho­ne­ros, en su ma­yo­ría de na­cio­na­li­dad hai­tia­na, al ser en­tre­vis­ta­dos al res­pec­to ma­ni­fes­ta­ron sen­tir­se de­sam­pa­ra­dos de su úni­co me­dio de sus­ten­to, y al mis­mo tiem­po que son des­po­ja­dos de sus mer­can­cías. Y es que se­gún di­je­ron, el Ayun­ta­mien­to re­co­gió to­do y se lo lle­vó.

Al­gu­nos, como el na­cio­nal hai­tiano Lu­cien Cris­tol, di­cen se la pa­san dan­do via­jes ha­cia el ca­bil­do, a ver si les de­vuel­ven su mer­can­cía den­tro de las cua­les tie­nen za­pa­ti­llas, per­fu­mes y de­más ar­tícu­los. Se­gún di­jo, esos pro­duc­tos es­tán va­lo­ra­dos en unos 20 mil pe­sos, si­tua­ción que los tie­ne de­ses­pe­ra­dos, ya que de ahí bus­ca el di­ne­ro pa­ra co­mer to­dos los días.

En la mis­ma con­di­ción es­tá Juan Fran­co, tam­bién hai­tiano, quien di­jo que lle­gó sien­do un jo­ven­ci­to a La Ro­ma­na, don­de hoy vi­ve con to­da su fa­mi­lia. Ex­pli­có que lle­va 30 años tra­ba­jan­do como buho­ne­ro, y di­ce que no qui­sie­ra es­tar allí, pe­ro que cuan­do se tie­ne fa­mi­lia

no hay elec­ción. Asi­mis­mo, in­di­có que an­te­rior­men­te le di­je­ron que los ubi­ca­rían en otra ca­lle me­nos tran­si­ta­ble, pe­ro que des­pués de eso de­ja­ron de ir y vol­vie­ron de re­pen­te, re­co­gie­ron to­da la mer­can­cía y la subie­ron en un vehícu­lo, sin pre­gun­tar a na­die.

“Cuan­do se es­tán lle­van­do las mer­can­cías, uno se sien­te mal; tú sa­bes que uno se es­tá bus­can­do su co­mi­da y vie­ne una gen­te a lle­var­se lo tu­yo así, y esos guar­dias y las au­to­ri­da­des que ha­bía nos di­je­ron que el día que ellos vuel­van y nos re­ve­le­mos nos van a ma­tar a to­dos. No­so­tros, los po­bres, no te­ne­mos ayu­da de na­die; va­le­mos me­nos que una gua­ya­ba po­dri­da; el po­bre no tie­ne de­re­cho a na­da”, se que­jó Fran­co.

Sin em­bar­go, For­tu­na, director de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal, di­jo que cuan­do se ini­ció es­te plan de re­cu­pe­rar los es­pa­cios pú­bli­cos, no só­lo se no­ti­fi­có sino que un mes an­tes co­men­za­ron una cam­pa­ña por di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción, in­clu­yen­do vehícu­los con bo­ci­nas pa­ra las per­so­nas que no tie­nen ac­ce­so a otros me­dios, que ge­ne­ral­men­te se les in­for­ma y se les da un pla­zo de 48 o 32 ho­ras, y no obs­tan­te a eso vuel­ven y se no­ti­fi­can.

Al pre­gun­tar­les a los buho­ne­ros si te­nían co­no­ci­mien­to de que es­tá prohi­bi­do ocu­par las ace­ras, di­je­ron que por tal mo­ti­vo tra­tan de de­jar un es­pa­cio pa­ra que la gen­te pue­da pa­sar, re­cal­can­do que es­tán en eso por­que no tie­nen otra co­sa que ha­cer. Se­ña­lan que in­clu­si­ve cuan­do se que­jan por el des­alo­jo les di­cen que pon­gan una de­man­da judicial, pe­ro se­ña­lan que no lo ha­cen por­que sa­ben que eso no pros­pe­ra­rá.

Se re­cuer­da que la fis­ca­lía del Juz­ga­do Es­pe­cial de Paz, que di­ri­gía en ese en­ton­ces la fis­cal Ol­ga Li­dia Coss Ace­ve­do, en agos­to del 2016 des­alo­jó de las ace­ras de dis­tin­tos lu­ga­res de es­ta ciudad a ven­de­do­res am­bu­lan­tes que en­tor­pe­cían el trán­si­to, lo que im­pe­día que los tran­seún­tes cir­cu­la­ran li­bre­men­te por esas vías, dán­do­le pri­me­ro un pla­zo de una se­ma­na pa­ra que se re­ti­ra­ran.

Al dar­se cuen­ta de que esos co­mer­cios no hi­cie­ron ca­so a es­ta ad­ver­ten­cia, las au­to­ri­da­des pro­ce­die­ron al des­alo­jo. Du­ran­te el ope­ra­ti­vo, fue­ron in­cau­ta­dos si­llas, motores, ca­rros de ven­tas de ham­bur­gue­sas (chi­mi) y me­sas que obs­truían el trán­si­to pea­to­nal.

Se­gún es­ta­ble­ce la Ley 63-17, en su ar­tícu­lo 219, to­da per­so­na que sea en­con­tra­da si­tua­da en cal­za­da de ro­da­je de una vía pú­bli­ca, sea pa­ra to­mar vehícu­lo, par­quear­se, ha­cer co­lec­ta de cual­quier ín­do­le, dis­tri­bu­ción de pro­pa­gan­da, de cual­quier cla­se, ven­der ofre­cer pa­ra la ven­ta pro­duc­to, ob­je­to o ar­tícu­lo de cual­quier cla­se, acos­tar­se o sen­tar­se en el pa­vi­men­to con cual­quier fin, se­rán san­cio­na­dos con una mul­ta de un sa­la­rio mí­ni­mo del sec­tor pú­bli­co cen­tra­li­za­do.

Las au­to­ri­da­des ad­vier­ten que se­gui­rán con es­te ope­ra­ti­vo.

Car­los Ma­nuel For­tu­na.

Esos es­pa­cios re­cu­pe­ra­dos son usa­dos por hai­tia­nos y do­mi­ni­ca­nos pa­ra ven­der di­ver­sos ti­pos de mer­can­cías.

Los afec­ta­dos por es­ta me­di­da ase­gu­ran que son pa­dres de fa­mi­lias y no tie­nen de qué vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.