EL DO­BLE FI­LO DE LA PRO­TES­TA

El Tiempo - - OPINIÓN -

Pro­tes­tar por lo que se asu­me como un ele­men­to per­tur­ba­dor pa­ra la mo­ral, éti­ca o la pro­pia con­cien­cia, es una reac­ción na­tu­ral en los se­res hu­ma­nos, y que en­cuen­tra jus­ti­fi­ca­ción en el he­cho de que ca­da per­so­na es­tá do­ta­da de fi­bras sen­si­bles que se dis­pa­ran como alar­mas se­gún las cir­cuns­tan­cias.

Es un com­por­ta­mien­to nor­mal y, más aún, do­ta­do de pleno de­re­cho, por­que for­ma par­te del con­jun­to de le­yes que nos ri­gen como so­cie­dad or­ga­ni­za­da. Por eso que­jar­se de lo que se en­tien­de como in­co­rrec­to o con­tra­rio a al­gu­na nor­ma con­ven­cio­nal, se­rá siem­pre una ac­ti­tud en­ten­di­ble y has­ta cier­to pun­to ló­gi­ca.

Sin em­bar­go, la pro­tes­ta ra­zo­na­ble dis­ta mu­cho de aque­lla que pue­de ser uti­li­za­da como es­ca­ra­mu­za pa­ra ex­cu­sar nues­tros pro­pios exa­brup­tos. Es, tam­bién, un com­por­ta­mien­to com­pren­si­ble, más no así jus­ti­fi­ca­ble, por­que la pro­tes­ta se con­ver­ti­ría en­ton­ces en un pre­tex­to re­pu­dia­ble, que no pue­de ser vis­ta den­tro del mar­co plu­ral y de aper­tu­ra que la li­ber­tad de ex­pre­sión per­mi­te.

Por es­to, es ne­ce­sa­rio ha­cer la si­guien­te ano­ta­ción. A nin­gún ser hu­mano le asis­te el de­re­cho de desaho­gar sus dis­gus­tos por el mo­ti­vo del que se tra­te, agre­dien­do la mo­ral aje­na, y má­xi­me si pa­ra ello se apoya en ar­gu­men­tos ba­la­díes y sub­je­ti­vos.

La sus­ten­ta­ción de lo que se di­ce es un ele­men­to fun­da­men­tal e in­elu­di­ble en to­do dis­cur­so orien­ta­do a de­fen­der las ideas, plan­tea­mien­tos y con­cep­tos es­gri­mi­dos en el con­tex­to de una dis­cu­sión real­men­te jui­cio­sa.

Fuera de es­te mar­co, se tra­ta­ría de una me­ra re­tó­ri­ca va­cía, dis­lo­ca­da y sin po­si­bi­li­da­des al­gu­nas de ser dig­na­men­te con­si­de­ra­da como ins­tru­men­to de de­fen­sa.

Es­to ex­pli­ca que, con re­la­ti­va fre­cuen­cia, quie­nes gus­tan de aden­trar­se en dis­cu­sio­nes o de­ba­tes de to­do ti­po vean frus­tra­das sus in­ten­cio­nes de al­zar­se con la vic­to­ria an­te sus ri­va­les. Por­que no se tra­ta del sim­ple de­cir con la bo­ca en lla­ma pro­duc­to del am­bien­te ai­rea­do que sue­le ca­rac­te­ri­zar es­tos mo­men­tos, don­de in­clu­so se pier­den cor­du­ras y pos­tu­ras.

El re­sul­ta­do di­rec­to (y tam­bién ló­gi­co) de es­ta con­duc­ta es la in­sen­sa­tez per­so­na­li­za­da en quie­nes al no en­con­trar for­mas po­si­bles de man­te­ner una lí­nea dis­cur­si­va ajus­ta­da a los cá­no­nes de un de­ba­te con­cien­zu­do, re­cu­rren a la ma­le­di­cen­cia cruel con­tra quie­nes su­po­ne sus an­ta­gó­ni­cos.

Lo acon­se­ja­ble y con­ve­nien­te es in­ten­tar ejer­ci­tar la pru­den­cia, an­tes de arries­gar­se a de­fen­der a ra­ja­ta­blas nues­tro le­gí­ti­mo de­re­cho de de­fen­sa sin te­ner for­mas po­si­bles de apo­yar lo que in­tere­sa de­cir, de­mos­trar o de­nun­ciar.

De lo con­tra­rio, se­ría una aven­tu­ra in­cier­ta y con es­ca­sos re­sul­ta­dos a fa­vor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.