CHISPAS

El Tiempo - - ESPEJO DE EL TIEMPO -

NI DE VI­SI­TAS

¿Sa­bía us­ted que hay fun­cio­na­rios de La Al­ta­gra­cia que no pa­san ni vi­si­tas por sus ofi­ci­nas de tra­ba­jo? Pues así es, se­pa us­ted. Es­tos ser­vi­do­res de­ben en­ten­der que hay res­pon­sa­bi­li­da­des que cum­plir, y que pa­ra eso les pa­gan con im­pues­tos que se co­bran llue­ve, true­ne o ven­tee.

OJALA QUE SÍ

Las di­li­gen­cias que rea­li­za el se­na­dor de La Al­ta­gra­cia, don Ama­ble Aristy Cas­tro, pa­ra que el mu­ni­ci­pio de Hi­güey ten­ga un ser­vi­cio de ener­gía eléc­tri­ca de­cen­te, de­be ser apo­ya­do por to­da la co­mu­ni­dad. Ojala que es­tos es­fuer­zos no se que­den só­lo en “ve­re­mos” y se pue­dan ver los re­sul­ta­dos.

SER­VI­CIO PRECARIO

Es­te es­fuer­zo co­bra sin­gu­lar im­por­tan­cia, por­que lle­ga en un mo­men­to en que la po­bla­ción hi­güe­ya­na pa­re­ce aco­rra­la­da en me­dio de pro­lon­ga­das e in­ter­mi­na­bles tan­das de apa­go­nes que al­te­ran el rit­mo de vi­da de la gen­te, y afec­tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la pro­duc­ti­vi­dad de es­te pue­blo.

LAS ÚL­TI­MAS

Que un hi­jo ma­te a su pro­pio pa­dre no pue­de ver­se co­mo un he­cho ais­la­do y mu­cho me­nos co­mo al­go nor­mal en una so­cie­dad que se tor­na ca­da vez más vio­len­ta. No pue­de ser así, por­que un he­cho tan abo­mi­na­ble, no im­por­ta las cir­cuns­tan­cias y causas, de­be me­re­cer el re­pu­dio co­lec­ti­vo de la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na.

DE­SEN­LA­CE FA­TAL

Es­tos crí­me­nes de­jan es­tu­pe­fac­to a un país que des­pier­ta ca­da día con un caso que su­pera al otro en tér­mi­nos de im­pac­to. El de La Ro­ma­na, don­de una hi­ja apu­ña­ló mor­tal­men­te a su pro­ge­ni­tor, has­ta el pa­sa­do vier­nes, re­pre­sen­ta­ba el úl­ti­mo epi­so­dio de es­ta na­tu­ra­le­za. Se tra­ta del de­sen­la­ce fa­tal de si­tua­cio­nes que en el me­jor de los ca­sos pu­do ha­ber­se evi­ta­do.

UNA AD­VER­TEN­CIA

Y a pro­pó­si­to de des­gra­cias, se­ría bueno que las au­to­ri­da­des de La Ro­ma­na se den una vuel­te­ci­ta por la ave­ni­da Li­ber­tad de La Ro­ma­na, don­de hay un im­bor­nal sin ta­pas que ame­na­za cons­tan­te­men­te la vi­da de quie­nes pa­san a dia­rio por esa im­por­tan­te vía. No es­pe­ren que ocu­rra otro de los tan­tos ac­ci­den­tes que han ocu­rri­do allí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.