El IAD lla­ma a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas a rea­li­zar le­ga­li­za­ción de sus en­ti­da­des

El Tiempo - - ESTA SEMANA EN HIGÜEY -

HI­GÜEY. El téc­ni­co del de­par­ta­men­to de De­sa­rro­llo Ru­ral del Ins­ti­tu­to Agra­rio Do­mi­ni­cano (IAD), Jus­to Ger­man, lla­mó a las dis­tin­tas aso­cia­cio­nes a que reali­cen su pro­ce­so de in­cor­po­ra­ción o le­ga­li­za­ción, de­bi­do a que es­to tie­ne mu­cha im­por­tan­cia pa­ra el de­sa­rro­llo de ellos co­mo sec­tor y co­mu­ni­dad.

“La im­por­tan­cia de es­tar cons­ti­tui­do le­gal­men­te, es que se tie­ne asig­na­do su Re­gis­tro Na­cio­nal de Con­tri­bu­yen­tes o RNC, que es un nú­me­ro que se uti­li­za co­mo có­di­go de iden­ti­fi­ca­ción de los con­tri­bu­yen­tes en sus ac­ti­vi­da­des fis­ca­les”, in­di­có Ger­mán.

Di­jo que es­to fa­ci­li­ta ac­ce­der a los fi­nan­cia­mien­tos que es­tán dis­po­ni­bles en a las di­fe­ren­tes en­ti­da­des ban­ca­rias, tan­to pú­bli­cas co­mo pri­va­das y te­ner los be­ne­fi­cios que da el Po­der Eje­cu­ti­vo.

Re­ve­ló que en lo que va de año se han re­gis­tra­do, en es­ta re­gión unas sie­te aso­cia­cio­nes, por lo que en­tien­de, que es­tas or­ga­ni­za­cio­nes han si­do un po­co len­tas pa­ra rea­li­zar el pro­ce­so de in­cor­po­ra­ción o le­ga­li­za­ción, qui­zás por­que no co­no­cen la im­por­tan­cia de es­tar de­bi­da­men­te le­ga­li­za­da.

Di­jo que cuan­do las aso­cia­cio­nes es­tán afi­lia­da no pa­gan nin­gún ti­po de im­pues­to, lo que es un be­ne­fi­ció muy im­por­tan­te pa­ra es­tas en­ti­da­des.

En otro or­den, in­di­có que el pro­ce­so de la in­cor­po­ra­ción de las mis­mas ini­cia con la so­li­ci­tud del re­gis­tro de nom­bre de la aso­cia­ción en Ofi­ci­na Na­cio­nal de la Pro­pie­dad In­dus­trial (Ona­pi), la cual le emi­te un cer­ti­fi­ca­do de re­gis­tro del nom­bre, don­de se es­ta­blez­ca que nin­gu­na otra so­cie­dad tie­ne ese nom­bre, es­to a tra­vés de la emi­sión de una cer­ti­fi­ca­ción.

Ade­más, sos­tu­vo que los miem­bros de es­ta ins­ti­tu­ción de­ben ha­cer un listado con los di­rec­ti­vos que ellos eli­gie­ron y la co­pia de la cé­du­la de cada una de los par­tes, por lo que lue­go la ins­ti­tu­ción de la que él for­ma par­te pa­sa a ha­cer­le el ac­ta cons­ti­tu­ti­va y los es­ta­tu­tos.

“Des­pués del pro­ce­so an­te­rior, nos reuni­mos con los miem­bros y la di­rec­ti­va, o par­te de los miem­bros y rea­li­za­mos una asam­blea con la fi­na­li­dad de que ellos fir­men sus do­cu­men­tos”, ex­pli­có Ger­mán.

Di­jo que in­me­dia­ta­men­te ela­bo­ran un pro­yec­to que se re­gis­tra en la Al­cal­día del mu­ni­ci­pio que le co­rres­pon­de, y por úl­ti­mo se lle­va a la pro­cu­ra­du­ría re­gio­nal, que en el ca­so del Es­te le in­cum­be la de San Pe­dro de Ma­co­rís.

Ex­pli­có que pa­ra lle­var a ca­bo es­ta in­ten­sión, in­ver­ti­rían los gru­pos al­re­de­dor de unos 30 a 40 mil pe­sos en to­do el pro­ce­so, pe­ro que es­to se efec­túa de­pen­dien­do de la co­mu­ni­dad don­de se en­cuen­tren.

Jus­to Ger­man, téc­ni­co del de­par­ta­men­to de de­sa­rro­llo ru­ral del Ins­ti­tu­to Agra­rio Do­mi­ni­cano (IAD).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.