La cien­cia y la fe­li­ci­dad hu­ma­na

El Tiempo - - OPINIÓN - Ru­bén Da­río Cas­ti­llo Cas­ti­llo 2020tvluz@gmail.com

La cien­cia moderna ha si­do con­si­de­ra­da una ben­di­ción pa­ra la hu­ma­ni­dad, por­que nos ha abier­to los ojos y ha eli­mi­na­do la os­cu­ri­dad y la ig­no­ran­cia, que siem­pre nos ha lle­va­do por el ca­mino equi­vo­ca­do.

La cien­cia ha eli­mi­na­do las an­ti­guas ideas y su­pers­ti­cio­nes y nos ha en­se­ña­do có­mo mi­rar las cosas cien­tí­fi­ca­men­te. Ha en­se­ña­do que las su­pers­ti­cio­nes son to­das in­co­rrec­tas, por­que no son res­pal­da­das por ar­gu­men­tos cien­tí­fi­cos y la ob­ser­va­ción. La gen­te en el pa­sa­do creía que la tie­rra era estática, y el sol y los otros pla­ne­tas gi­ra­ban al­re­de­dor de ella. Pe­ro más tar­de, los cien­tí­fi­cos de­mos­tra­ron que la tie­rra y otros pla­ne­tas se mue­ven al­re­de­dor del sol. De es­ta ma­ne­ra, la cien­cia ha pro­vo­ca­do una re­vo­lu­ción to­tal en el pen­sa­mien­to y la ac­ción hu­ma­na, y ha cam­bia­do to­tal­men­te nues­tras vi­das.

La cien­cia ha in­ven­ta­do mu­chas cosas pa­ra los se­res hu­ma­nos. Es­tos in­ven­tos cien­tí­fi­cos han he­cho que nues­tras vi­das sean có­mo­das.

Hoy to­do lo ha­ce la má­qui­na, y el hom­bre sim­ple­men­te, tie­ne que sen­tar­se en ca­sa y dis­fru­tar de to­das es­tas ins­ta­la­cio­nes. Sin em­bar­go, la co­mo­di­dad no es fe­li­ci­dad.

La fe­li­ci­dad se de­fi­ne en la cien­cia eco­nó­mi­ca co­mo “au­sen­cia de ne­ce­si­dad”, es­to es, ne­ce­si­dad ma­te­rial, emo­cio­nal o men­tal. Por con­si­guien­te, la cien­cia no nos pue­de ha­cer fe­li­ces en to­dos los as­pec­tos, y no pue­de brin­dar­nos sa­tis­fac­ción to­tal, por­que la fe­li­ci­dad no es lo mis­mo que la co­mo­di­dad o el lu­jo.

Más bien, las cosas que es­ta­mos usan­do nos han vuel­to inac­ti­vos, de­pen­dien­tes y me­cá­ni­cos. Hoy no po­de­mos ha­cer na­da sin el pro­duc­to de la cien­cia, que es la tec­no­lo­gía.

La cien­cia ha­ce que la vi­da hu­ma­na sea más fá­cil y có­mo­da. Sin em­bar­go, tam­bién ex­po­ne a la hu­ma­ni­dad a cier­tos ries­gos.

Un mis­mo in­ven­to o in­no­va­ción, pue­de ser usa­do pa­ra bien del hom­bre y el pla­ne­ta, o pa­ra mal. Es de­cir, el mis­mo cu­chi­llo que pue­de uti­li­zar­se pa­ra pe­lar una na­ran­ja, tam­bién se pue­de usar pa­ra ce­gar la vi­da de un ser hu­mano.

En con­se­cuen­cia, la cien­cia y la tec­no­lo­gía que han trans­for­ma­do la vi­da del hom­bre en el pla­ne­ta, in­cre­men­tan­do su es­pe­ran­za de vi­da co­mo nun­ca an­tes, se de­be ci­men­tar en nue­vos pa­ra­dig­mas éti­cos mo­ra­les, que con­duz­can la exis­ten­cia hu­ma­na, por nue­vos sen­de­ros de bie­nes­tar, pro­gre­so y fe­li­ci­dad. Los exis­ten­tes, res­pon­den a otra reali­dad, y se han vuel­to anacró­ni­cos. En una fra­se, se re­quie­re un nue­vo re­na­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.