Amar es pri­me­ro (1)

El Tiempo - - OPINIÓN - Wan­da Ri­jo

Si pro­fe­ti­zo en­ten­dien­do los se­cre­tos de Dios, si ten­go co­no­ci­mien­to, fe, si die­ra a los pobres, si sa­cri­fi­co to­do, has­ta mi cuer­po, pe­ro no ama­ra a los de­más, no se­ría na­da: 1 Co­rin­tios 13

Es­to es so­lo una pe­que­ña lis­ta de to­do lo que po­de­mos ha­cer a tra­vés de nues­tros do­nes, ta­len­to, ca­ris­ma, pro­fe­sio­nes, ri­que­zas, ca­pa­ci­da­des e in­clu­so ha­blar la ver­dad, ser ho­nes­to y apli­car la jus­ti­cia en to­do y aún así no amar.

El amor es pri­me­ro, en to­do lo que va­ya­mos a ha­cer; ese de­be ser el fun­da­men­to so­bre el cual de­be que­dar edi­fi­ca­da cada ac­ción que lle­ve­mos a ca­bo por los de­más.

He­mos vis­to tan­tos avan­ces, tan­to de­sa­rro­llo, en to­das las áreas y de to­da ín­do­les en nues­tra so­cie­dad y el mun­do en sen­ti­do ge­ne­ral, pe­ro ¿cuán­to de ese avan­ce es­tá fun­da­men­ta­do en el amor?

To­do ha si­do ba­sa­do en el in­te­rés, la am­bi­ción, en un sis­te­ma egoís­ta que so­lo pro­cu­ra sus pro­pias ven­ta­jas y pla­ce­res ig­no­ran­do el in­te­rés o la ne­ce­si­dad del pró­ji­mo.

Y ve­mos es­te sis­te­ma es­ta­ble­ci­do en las re­la­cio­nes, las fa­mi­lias, las em­pre­sas o ne­go­cios, en la po­lí­ti­ca, en las re­li­gio­nes, y es pre­ci­sa­men­te esa pér­di­da de prio­ri­zar el amar, en pri­mer lu­gar, lo que cada vez más lle­va a la hu­ma­ni­dad a la ca­la­mi­dad y mi­se­ria exis­ten­cial que ve­mos hoy en día en to­das las es­fe­ras.

Hay un sen­tir de emer­gen­cia en el mun­do en­te­ro; es una lla­ma­da de au­xi­lio: “se nos mue­re el amor.”

Amar pri­me­ro tie­ne que ver con acep­tar, pres­tar aten­ción, per­do­nar y va­lo­rar a la per­so­na más que sus ac­cio­nes y obrar, las cua­les mu­chas ve­ces van a errar, se van a equi­vo­car, pe­ro a pe­sar de, amar es pri­me­ro.

Po­de­mos ver­nos en­vuel­tos en tan­tas cosas bue­nas y has­ta be­ne­fi­cio­sas pa­ra los de­más, sin em­bar­go pue­de que nin­gu­na de ellas es­té ba­sa­da en el amor por esa per­so­na.

Y mu­chas ve­ces de­ci­mos es que lo ha­go por­que amo a Dios, a Je­sús, y eso es bueno, pe­ro es Él quien nos man­dó a amar tam­bién a nues­tro pró­ji­mo, a aquel que ve­mos, que es lo que real­men­te nos con­fir­ma que lo es­ta­mos aman­do a Él (a Dios).

Ja­más lle­ga­mos a al­can­zar la ple­ni­tud si no ama­mos pri­me­ro. Sé que pa­ra mu­chos al leer es­tas pa­la­bras de alien­to, es un re­to po­ner en prác­ti­ca el amar pri­me­ro, pe­ro si nos en­fo­ca­mos en los re­sul­ta­dos y la re­com­pen­sa que ob­ten­dre­mos y có­mo se­rán ben­de­ci­dos los de­más nos da­ría­mos cuen­ta que na­da val­dría la pe­na más que amar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.