Ca­tar­sis emo­cio­nal

El Tiempo - - VARIEDADES - Emilio Ji­mé­nez

El con­cep­to de ca­tar­sis fue in­tro­du­ci­do por Aris­tó­te­les pa­ra re­fe­rir­se al pro­ce­so de “pu­ri­fi­ca­ción” que po­dían ex­pe­ri­men­tar los es­pec­ta­do­res de la tra­ge­dia so­bre sus ba­jas pa­sio­nes, al ob­ser­var la in­ter­pre­ta­ción de las emo­cio­nes pro­fun­das y mo­vi­li­za­do­ras por par­te de los ac­to­res. Pe­ro fue Sig­mund Freud quien lo res­ca­tó más ade­lan­te y lo apli­có al ám­bi­to psi­co­te­ra­péu­ti­co pa­ra de­no­mi­nar al pro­ce­so de des­car­ga y ali­vio de la ten­sión emo­cio­nal.

Por otro la­do, des­de la psi­co­lo­gía so­cial tam­bién se ha em­plea­do es­te tér­mino pa­ra desa­rro­llar la teo­ría ca­tár­ti­ca de la agre­si­vi­dad, a raíz de los es­tu­dios del psi­coa­ná­li­sis. A tra­vés de ella, se ex­pli­ca có­mo el ser hu­mano pue­de ir acu­mu­lan­do frus­tra­cio­nes en su vi­da dia­ria que pue­den aca­bar en agre­sión pe­ro que pue­den ser ali­via­das a tra­vés de la ca­tar­sis, me­dian­te la par­ti­ci­pa­ción de un “in­ter­me­dia­rio” en la agre­sión aje­na.

Co­mo ve­mos, de un mo­do u otro, la ca­tar­sis emo­cio­nal es ese pro­ce­so que nos per­mi­te des­car­gar to­da la ener­gía ge­ne­ra­da por nues­tras emo­cio­nes, in­clu­so las más re­pri­mi­das. De lo que po­de­mos de­du­cir la im­por­tan­cia que tie­ne es­te pro­ce­so pa­ra nues­tro bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co.

El psi­coa­ná­li­sis rea­li­za una de­fi­ni­ción si­mi­lar de la idea de ca­tar­sis, al con­si­de­rar que la po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­car una emo­ción re­pri­mi­da a tra­vés de la te­ra­pia sir­ve pa­ra que el in­di­vi­duo ha­ga ca­tar­sis y se li­be­re del trau­ma.

En el ám­bi­to de la bio­lo­gía, por úl­ti­mo, la ca­tar­sis consiste en desechar de ma­ne­ra in­ten­cio­nal o es­pon­tá­nea cier­tas sus­tan­cias que re­sul­tan da­ñi­nas pa­ra el or­ga­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.