La mai­ce­na en­dul­za la be­lle­za de la mu­jer

El Tiempo - - VARIEDADES - Dian­nelys San­tos dsan­tos@edi­to­ra­ba­va­ro.com

VE­RÓN. Los tra­ta­mien­tos de be­lle­za son in­nu­me­ra­bles hoy en día. En­tre ellos exis­te una gran va­rie­dad de pro­ce­di­mien­tos na­tu­ra­les que son uti­li­za­dos por la mu­jer, los cua­les dan re­sul­ta­dos efec­ti­vos.

Por es­ta ra­zón es con­si­de­ra­ble de­jar des­can­sar un ra­to lo con­ven­cio­nal. La mai­ce­na, tam­bién lla­ma­da al­mi­dón de maíz, sue­le em­plear­se pa­ra ha­cer ma­sa, rea­li­zar pos­tres, es­pe­sar cier­tos ali­men­tos en el mo­men­to de la pre­pa­ra­ción, en­tre otros usos.

Sin em­bar­go, su uti­li­dad no se ago­ta en la co­ci­na, sino que tam­bién se la pue­de em­plear y es muy útil co­mo pro­duc­to de cui­da­do per­so­nal.

Es­tos son los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios de la mai­ce­na en el ros­tro y ca­be­llo, que pue­den ser apro­ve­cha­dos pre­pa­ran­do mas­ca­ri­llas bien sen­ci­llas y na­tu­ra­les.

Es uti­li­za­da pa­ra ela­bo­rar re­me­dio con­tra el sal­pu­lli­do, ya que la fé­cu­la de maíz tie­ne pro­pie­da­des que ali­vian al­gu­nos pro­ble­mas en la piel co­mo sal­pu­lli­do, irri­ta­cio­nes y pi­ca­du­ras de in­sec­tos.

Tam­bién se usa pa­ra el ac­né. Pa­ra la piel es muy re­co­men­da­da ya que re­du­ce el ex­ce­so de se­bo, evi­tan­do la apa­ri­ción de es­pi­ni­llas, gra­ni­tos y pun­tos ne­gros.

De la mis­ma ma­ne­ra, lim­pia pro­fun­da­men­te la piel, de­ján­do­la más jo­ven y re­no­va­da, y al mis­mo tiem­po evi­ta que los ra­di­ca­les li­bres e im­pu­re­zas la afec­ten. Es re­co­men­da­ble pa­ra dar­le un as­pec­to más ale­gre y re­tra­sar la apa­ri­ción de arru­gas, así co­mo re­du­cir­las.

En com­bi­na­ción con otros in­gre­dien­tes co­mo el zu­mo de li­món, la mai­ce­na ac­túa co­mo un acla­ran­te na­tu­ral ideal pa­ra tra­tar man­chas, sol o ci­ca­tri­ces os­cu­ras.

Su uso ade­más es im­por­tan­te pa­ra las per­so­nas con ca­be­llo gra­so, que su cue­ro ca­be­llu­do tien­de a en­gra­sar­se muy rá­pi­do du­ran­te el día.

En es­te ca­so se pre­pa­ra una pas­ta con mai­ce­na y agua, pos­te­rior­men­te se pro­ce­de a apli­car­la al ter­mi­nar de la­var el ca­be­llo. Se re­co­mien­da igual­men­te pa­ra la­cear el pe­lo.

Pol­vo tras­lú­ci­do

Nor­mal­men­te, es­tos pol­vos ha­cen que el ma­qui­lla­je se fi­je y que la gra­sa no apa­rez­ca. La mai­ce­na tie­ne el mis­mo efec­to, así que se pue­de apli­car con una bro­cha.

En el ca­so de que el pin­ta­la­bios no ten­ga un aca­ba­do mate, la mai­ce­na lo da­rá. Las mu­je­res se pin­tan los la­bios co­mo de cos­tum­bre y al fi­nal se le pa­sa un pin­cel es­pol­vo­rea­do con mai­ce­na. Fi­nal­men­te se sa­cu­de el so­bran­te con una bro­cha.

En com­bi­na­ción con otros in­gre­dien­tes co­mo el zu­mo de li­món, la mai­ce­na ac­túa co­mo un acla­ran­te na­tu­ral ideal pa­ra tra­tar man­chas de sol o ci­ca­tri­ces os­cu­ras”.

La mai­ce­na po­see be­ne­fi­cios pa­ra el ros­tro y ca­be­llo, que pue­den ser apro­ve­cha­dos pre­pa­ran­do mas­ca­ri­llas de una ma­ne­ra sen­ci­lla y na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.