FAL­TA DE UN HOS­PI­TAL SI­GUE EN LA LIS­TA DE AL­TA PRIO­RI­DAD EN EL MU­NI­CI­PIO VI­LLA HER­MO­SA.

El Tiempo - - PORTADA - Ed­gar Mo­re­ta emo­re­ta@edi­to­ra­ba­va­ro.com

VI­LLA HER­MO­SA, La Ro­ma­na. Uno de los mu­ni­ci­pios de es­ta pro­vin­cia que ha ido en ma­yor as­cen­so en los úl­ti­mos años es Vi­lla Her­mo­sa; sin em­bar­go, es­tá atra­ve­san­do “un es­tan­ca­mien­to” en torno a la cons­truc­ción de obras pun­tua­les, de acuer­do a re­si­den­tes en esa de­mar­ca­ción.

To­do in­di­ca, de acuer­do a sus re­si­den­tes, que Vi­lla Her­mo­sa só­lo cre­ce en po­bla­ción, no así en ser­vi­cios so­cia­les. Un ejem­plo que ci­tan es que, pe­se a la en­tra­da en vi­gen­cia del Sis­te­ma 911, los ni­ve­les de violencia con­ti­núan in­cre­men­tán­do­se.

El Go­bierno cen­tral re­sal­ta las obras edu­ca­ti­vas cons­trui­das en los úl­ti­mos años. De acuer­do a los da­tos ofre­ci­dos por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, en el go­bierno del pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na se han cons­trui­do nue­ve cen­tros edu­ca­ti­vos, to­dos con la mo­da­li­dad de Jor­na­da Es­co­lar Ex­ten­di­da, y que tres de ellos es­tán ubi­ca­dos en Vi­lla Her­mo­sa, sumando así 82 au­las que al­ber­gan a 2,625 alum­nos.

Pe­se a esas bue­nas no­ti­cias en el sec­tor Edu­ca­ción, se que­jan de los ma­les que día a día tie­nen que afron­tar, y des­ca­li­fi­can la ges­tión mu­ni­ci­pal que rea­li­za el ac­tual al­cal­de Freddy John­son.

Ges­tión mu­ni­ci­pal

Mu­ní­ci­pes ase­gu­ran que el al­cal­de Freddy John­son, no les ha cum­pli­do con las pro­me­sas he­chas en cam­pa­ña, cuan­do bus­ca­ba ser fa­vo­re­ci­do con sus vo­tos pa­ra op­tar por el car­go que ac­tual­men­te os­ten­ta.

“Su ges­tión ha si­do pé­si­ma, la peor; no ha he­cho na­da de pro­ve­cho pa­ra el mu­ni­ci­pio; só­lo to­mar ese di­ne­ro y uti­li­zar­lo pa­ra sus ne­go­cios per­so­na­les”, ex­pre­só un se­ñor que pi­dió so­lo ser iden­ti­fi­ca­do por el nom­bre de Mi­guel.

Agre­gó que “el par­que no ha he­cho na­da pa­ra man­te­ner­lo bo­ni­to, y él lo que di­ce es que no tie­ne que ver con par­ques. Es­ta ha si­do la peor ges­tión que he­mos te­ni­do en es­te mu­ni­ci­pio”, ex­pli­có el se­ñor, con tono de in­dig­na­ción.

Asi­mis­mo, otros de los mu­ní­ci­pes con­sul­ta­dos por es­te se­ma­na­rio di­je­ron que el al­cal­de es­tá rea­li­zan­do una ges­tión pa­ra su pro­pio pe­cu­lio. “El cons­tru­yó ese ce­men­te­rio por­que tie­ne una fu­ne­ra­ria, y es al­go que le sir­ve pa­ra su ne­go­cio, ven­der ca­jas (ataú­des) y ha­cer­se más ri­co”, afir­ma otro se­ñor iden­ti­fi­ca­do co­mo Er­nes­to.

Va­rios de los mu­ní­ci­pes abor­da­dos al res­pec­to cer­ti­fi­can que el mu­ni­ci­pio es­tá peor que an­tes, y que se ne­ce­si­ta de for­ma ur­gen­te un cam­bio. “Del 1 al 10, yo le doy un dos, por­que a mi en­ten­der es­to es­tá peor. Só­lo tie­nes que ver es­te par­que (Duar­te), que ha­ce unos años siem­pre ha­bía es­ta­do lim­pio; mi­ra aho­ra co­mo es­tá”, ex­pre­sa el se­ñor Ri­chard Mer­ce­des al mo­men­to de ser abor­da­do.

Ese par­que se en­cuen­tra a os­cu­ras, se han lle­va­do las lám­pa­ras, los ban­cos es­tán de­te­rio­ra­dos y el sue­lo lu­ce agrie­ta­do por des­cui­do de jar­di­ne­ría. Es­ta in­fra­es­truc­tu­ra fun­cio­na co­mo uno de los pun­tos de desaho­go prin­ci­pa­les de es­te te­rri­to­rio.

En ho­ras de la no­che, ocu­rren fre­cuen­te­men­te atra­cos de ce­lu­la­res por la zo­na, por lo que las per­so­nas ca­yen­do la tar­de sue­len re­ti­rar­se a sus ca­sas. Otras de las de­nun­cias que ha­cen los vi­llaher­mo­sen­ses es el co­bro de la ba­su­ra. “Aquí pa­ga cada ca­sa des­de 200 a 300 pe­sos por la re­co­gi­da de ba­su­ra, y al­gu­nos ne­go­cios pa­gan 1,000 pe­sos men­sua­les, pe­ro no ve­mos en qué se es­tá in­vir­tien­do ese di­ne­ro”, cues­tio­na un se­ñor de nom­bre Nel­son.

Se­gu­ri­dad

Es­te mu­ni­ci­pio siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por la al­ta fre­cuen­cia de ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas, pe­ro va­rios de sus ha­bi­tan­tes ase­gu­ran que, pe­se a la en­tra­da en vi­gen­cia del Sis­te­ma de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal 911 en La Ro­ma­na ha au­men­ta­do el pa­tru­lla­je y ha dis­mi­nui­do un po­co la de­lin­cuen­cia.

“La Po­li­cía Na­cio­nal es­tá úl­ti­ma­men­te muy ac­ti­va, ya que vie­ne la pri­me­ra fa­se del Sis­te­ma 911 y ha re­per­cu­ti­do en po­si­ti­vo, lo que se ve en la dis­mi­nu­ción de la de­lin­cuen­cia, no tan ele­va­do, pe­ro sí por lo me­nos se ve un desaho­go a esa pro­ble­má­ti­ca”, ex­pre­só el di­ri­gen­te co­mu­ni­ta­rio Ery Le­roy.

“Vi­lla Her­mo­sa es un mu­ni­ci­pio que se creó im­pro­vi­sa­da­men­te; tie­ne mu­chos ba­rrios, mu­chos de ellos sin ilu­mi­na­ción, lo que ha­ce pro­pi­cia esa in­se­gu­ri­dad”, afir­ma Le­roy.

Den­tro de los pun­tos más “ca­lien­tes”, a juz­gar por sus pro­pios re­si­den­tes de di­cho mu­ni­ci­pio, se pue­den ci­tar: La Cur­va, del sec­tor del Pi­ca Pie­dra, Vi­lla Cao­ba, las pro­xi­mi­da­des del co­le­gio Eu­ge­nio Ma­ría de Hos­tos y El Jo­bo.

Sa­lud

La sa­lud es uno de los re­cla­mos más pro­nun­cia­dos por los re­si­den­tes en es­te mu­ni­ci­pio, ya que en ca­so de emer­gen­cias se ven com­pe­li­dos a di­ri­gir­se a los cen­tros de sa­lud de del mu­ni­ci­pio ca­be­ce­ra, La Ro­ma­na, y en el peor de los ca­sos al Hos­pi­tal Arís­ti­des Fia­llo Ca­bral, el cual se en­cuen­tra al otro ex­tre­mo de la ciu­dad.

El Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­co hi­zo in­ten­tos de cons­truir un cen­tro de sa­lud en el te­rreno do­na­do por la fa­mi­lia Pu­jols, pe­ro los es-

Una de las prin­ci­pa­les ar­te­rias del mu­ni­ci­pio de Vi­lla Her­mo­sa.

Par­que Duar­te de Vi­lla Her­mo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.