Turista: “Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na tie­ne mu­cho po­ten­cial fue­ra de Pun­ta Ca­na”

El Tiempo - - A FONDO - Mar­tín Sán­chez msan­chez@edi­to­ra­ba­va­ro.com

PUN­TA CA­NA. “La gen­te mía, cuan­do pien­sa en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na só­lo pien­sa en el sol, en la pla­ya; pien­sa en Pun­ta Ca­na, pe­ro hay mu­cho po­ten­cial en otros lu­ga­res, co­mo Ja­ra­ba­coa, Cons­tan­za y Sa­ma­ná”.

Es­ta ex­pre­sión es de Brad McKen­ney, un turista na­ti­vo en Bos­ton, Es­ta­dos Uni­dos, que en vez de alo­jar­se en un re­sort de to­do in­clui­do, pre­fi­rió ir a un re­si­den­cial pa­ra co­no­cer las cos­tum­bres de los do­mi­ni­ca­nos.

Y va­ya que sí la co­no­ció: apren­dió que al­gu­nos do­mi­ni­ca­nos cuan­do ven a un turista pien­san que tie­ne di­ne­ro, “que te quie­ren obli­gar a com­prar sus pro­duc­tos”. Sin em­bar­go, ad­mi­te que es­to pa­sa en to­das par­tes del mun­do. Tam­bién co­no­ció el sig­ni­fi­ca­do de “cha­pia­do­ra”, “klk” y otras fra­ses arrai­ga­das por los do­mi­ni­ca­nos. “Co­no­cí gen­te ama­ble, gen­te her­mo­sa”, in­di­có Brad.

Es­te fa­ná­ti­co del béis­bol, de­por­te que lo mo­ti­vó a ve­nir al país, ad­mi­te que fue­ra de los más de 80 com­ple­jos ho­te­le­ros dis­tri­bui­dos en las pla­yas de Ca­pa Ca­na, Pun­ta Ca­na, Ca­be­za de To­ro, Cor­te­si­to, Are­na Gor­da, Ma­cao y Uve­ro Al­to, hay to­do un mun­do que ex­plo­rar.

Pe­ro en­tien­de que pa­ra lo­grar a que los hués­pe­des ha­gan ex­cur­sio­nes fue­ra de los ho­te­les se de­be me­jo­rar el trans­por­te. “Pa­ra me­jo­rar el tu­ris­mo en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, el Go­bierno de­be me­jo­rar las con­di­cio­nes del trán­si­to, por­que es di­fí­cil mo­ver­se de un lu­gar a otro”, sos­tie­ne Brad.

“Si el trans­por­te es di­fí­cil pa­ra el que ha­bla es­pa­ñol, ima­gí­na­te pa­ra el que no lo ha­bla”, in­di­ca con un es­pa­ñol po­co en­ten­di­do, pe­ro vuel­ve y re­co­no­ce que es­ta me­dia is­la tie­ne mu­cho más que sol y pla­ya.

Par­ques cul­tu­ra­les

Mien­tras se ha­bi­li­tan las con­di­cio­nes, en La Al­ta­gra­cia, em­pre­sas de ex­cur­sio­nes han mon­ta­do par­ques te­má­ti­cos don­de ex­hi­ben la cul­tu­ra, his­to­ria y gas­tro­no­mía de Quis­que­ya. Exis­ten más de 40 ran­chos ha­bi­li­ta­dos pa­ra ha­cer tu­ris­mo cul­tu­ral en la par­te ru­ral de es­ta pro­vin­cia, por cu­yo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Pun­ta Ca­na ate­rri­za­ron, en el pri­mer se­mes­tre de 2018, un to­tal de 2 mi­llo­nes 93 mil 527 per­so­nas (69.4%),con­vir­tién­do­se así en la me­ca del tu­ris­mo en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Una de es­tas ex­cur­sio­nes es la Ad­ven­tu­re Boo­gies, la cual brin­da a los tu­ris­tas un com­bo com­pues­to por el tu­ris­mo ex­tre­mo, de re­crea­ción y cul­tu­ral: adre­na­li­na de los boo­gies, re­co­rri­do por la pla­ya Ma­cao y una vi­si­ta al par­que Ad­ven­tu­re Ca­ve Kin­goom, don­de se en­cuen­tra el Mu­seo In­dí­ge­na Yu­ca­ye­ke Ma­cao, que con­tie­ne pin­tu­ras y ob­je­tos de la épo­ca pre­co­lom­bi­na.

Los vi­si­tan­tes tam­bién dis­fru­tan de dan­zas re­crea­das por un “ca­ci­que”, y to­ca­da y bai­la­da por un gru­po de “in­dios”. El mu­seo, ubi­ca­do en la co­mu­ni­dad de El Sa­la­do, tam­bién tie­ne un ce­no­te de agua cris­ta­li­na, en la que los vi­si­tan­tes dis­fru­tan de un ri­co ba­ño ba­jo una cas­ca­da.

Cuen­ta con un jar­dín de or­quí­deas y otras plan­tas en­dé­mi­cas de la re­gión, co­mo el ca­fé, ca­cao, ta­ba­co, ba­ta­ta, agua­ca­te, au­ya­ma y san­día. Es­ta em­pre­sa es una de las pio­ne­ras en la zo­na tu­rís­ti­ca, con 20 años de fun­cio­na­mien­to. Du­ran­te el mes de ju­lio, unos 36 mil tu­ris­tas rea­li­za­ron di­cha ex­cur­sión, sien­do el mes más pro­duc­ti­vo en su his­to­ria, in­di­có su ge­ren­te, Ri­go­ber­to Pi­men­tel.

De igual ma­ne­ra, Ma­na­tí Park, ubi­ca­do en Bá­va­ro, es un par­que que brin­da show taino, con del­fi­nes, leo­nes ma­ri­nos y un zoo­ló­gi­co con más de 100 ani­ma­les.

Fue­ra de las “jau­las de oro”

En La Al­ta­gra­cia, de unos 3,010.34 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, han sur­gi­do ini­cia­ti­vas pa­ra sa­car a los tu­ris­tas a co­no­cer el pue­blo. En el 2008, el Clús­ter Tu­rís­ti­co de La Al­ta­gra­cia y la Aso­cia­ción de Ho­te­les del Es­te (Aso­les­te) hi­cie­ron el pri­mer in­ten­to de crear la “Ru­ta cul­tu­ral”, con la fi­na­li­dad de crear una ex­cur­sión des­de Bá­va­ro y Pun­ta Ca­na ha­cia el mu­ni­ci­pio ca­be­ce­ra de Hi­güey.

La “Ru­ta cul­tu­ral” con­tem­pla­ba un bu­le­var des­de la Ba­sí­li­ca Nues­tra Se­ño­ra de La Al­ta­gra­cia has­ta la le­gen­da­ria Igle­sia San Dio­ni­sio, fun­da­da en 1572. La ca­lle cen­tral iba a ser un mer­ca­do de ar­te­sa­nía, dul­ces, ali­men­tos, fru­tas, co­mi­da, tien­das de re­ga­los, ta­la­bar­te­ría y otras ac­ti­vi­da­des, don­de los tu­ris­tas pu­die­ran co­no­cer y com­prar ob­je­tos.

Er­nes­to Ve­loz, pre­si­den­te de Aso­les­te, re­cuer­da que la idea no pro­gre­só por­que su prin­ci­pal pro­mo­tor, el ar­qui­tec­to Rady Ce­dano (51 años), fa­lle­ció a des­tiem­po. Ma­ni­fies­ta que el prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra crear es­ta ru­ta es la se­gu­ri­dad de los ex­tran­je­ros.

Re­cuer­da un he­cho la­men­ta­ble don­de un turista fue he­ri­do du­ran­te un asal­to.

Agre­ga tam­bién que no es­tán las con­di­cio­nes pa­ra im­ple­men­tar el tu­ris­mo cul­tu­ral de la pro­vin­cia. “Siem­pre he­mos te­ni­do pro­pues­ta, pe­ro nun­ca he­mos po­di­do ate­rri­zar­las”, ex­pre­sa Ve­loz. Las Tres Cru­ces, la rui­na del pri­mer in­ge­nio de Amé­ri­ca, la Ca­sa Mu­seo Juan Pon­ce de León (1505), ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio de San Ra­fael de Yu­ma, son par­te de las re­li­quias que se pue­den apro­ve­char pa­ra el tu­ris­mo cul­tu­ral, pre­ci­sa Ve­loz.

Y es que la his­to­ria de La Al­ta­gra­cia es só­lo un pe­da­zo del pas­tel en la fas­ci­nan­te ex­po­si­ción de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, que se pue­de ex­hi­bir an­te los más de los 6.1 de ex­cur­sio­nis­tas que vi­si­tan el país cada año.

Joel San­tos, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ho­te­les y Res­tau­ran­tes de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (Aso­naho­res), es un aban­de­ra­do de que a las ex­cur­sio­nes al in­te­rior del país hay que sa­car­les pro­ve­cho. “Pa­ra po­ner un ejem­plo: Is­la Sao­na re­ci­bió más 900 mil tu­ris­tas y la Zo­na Co­lo­nial más de 600 mil du­ran­te el 2017”, in­di­ca San­tos

Re­co­no­ce que se de­ben to­mar ini­cia­ti­vas, ya que las ex­cur­sio­nes es una ten­den­cia mun­dial y que los clien­tes cada vez más quie­ren co­no­cer la co­ti­dia­ni­dad, cul­tu­ra y com­par­tir con la gen­te del pue­blo. En­tien­de que es­te país tie­ne buen pa­tri­mo­nio pa­ra desa­rro­llar es­te sec­tor.

Si no es así, hay que pre­gun­tar­le a un jo­ven nor­te­ame­ri­cano, lla­ma­do Brian Chesky, crea­dor de Airbnb, una apli­ca­ción mó­vil que sir­ve de in­ter­me­dia­ria (co­bra un por cien­to del cos­to de la ren­ta de la vi­vien­da) en­tre el pro­pie­ta­rio y los tu­ris­tas que desean alo­jar­se en pro­pie­da­des fue­ra de los ho­te­les. En el país hay más de 45,000 alo­ja­mien­tos, en­tre vi­llas, apar­ta­men­tos y ran­chos re­gis­tra­dos en la pla­ta­for­ma.

A ni­vel mun­dial abar­ca dos mi­llo­nes de pro­pie­da­des en 33 mil ciu­da­des de 192 paí­ses. El cre­ci­mien­to de es­ta apli­ca­ción, va­lo­ra­da por For­bes en 2015 por más US$20 mil mi­llo­nes, fue ob­je­to de de­ba­te en enero de es­te año por em­pre­sa­rios tu­rís­ti­cos du­ran­te una con­fe­ren­cia en Pun­ta Ca­na. A es­tos les preo­cu­pa que la App no pa­gue di­vi­sas por los tu­ris­tas. Por aho­ra, las ci­fras no son alar­man­tes: de los más de 4.1 mi­llo­nes de tu­ris­tas lle­ga­ron en enero-ju­lio de 2018, el 94.2% se alo­jó en ho­te­les, se­gún el Ban­co Cen­tral.

Show taino que re­fle­ja la cul­tu­ra de la épo­ca pre­co­lom­bi­na, que for­ma par­te de la pro­pues­ta de Ad­ven­tu­re Boo­gies.

Brad, turista de EEUU, le en­can­tó vi­si­tar RD.

La na­tu­ra­le­za brin­da atrac­ti­vos lu­ga­res a vi­si­tar, co­mo el Mu­seo In­dí­ge­na Yu­ca­ye­ke Ma­cao.

Tu­ris­tas se to­man fo­tos en Mu­seo In­dí­ge­na Yu­ca­ye­ke Ma­cao.

Joel San­tos in­di­ca que se de­be pro­mo­ver más es­te sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.