El ár­bol que no da­ba fru­tos

El Tiempo - - ESPEJO DE EL TIEMPO - ER­NES­TO RI­VE­RA (DU­KE)

Co­mo una enor­me sier­pe rep­tan­do por la pla­ya, se veía des­de el ris­co la pro­ce­sión con las an­tor­chas en­cen­di­das. Perdona a tu pue­blo, Se­ñor… de­cían las ple­ga­rias que lle­nas de fe y de es­pe­ran­za se ele­va­ban al cie­lo, mien­tras un so­fo­can­te ca­lor de cua­res­ma im­preg­na­do de olor a ce­ra de­rre­ti­da lle­na­ba la no­che.

Ma­nuel es­ta­ba sen­ta­do so­bre un pe­ñas­co con­tem­plan­do las olas des­ha­cer­se en es­pu­mas so­bre la blan­ca are­na de la pla­ya. Ha­bía muer­to ya el sol de aquel tran­qui­lo y pia­do­so Vier­nes San­to y Ma­nuel, ca­si em­bo­ta­dos los sen­ti­dos por el al­cohol me­di­ta­ba so­bre lo que ha­bía si­do su vi­da.

Veía­se en el tiem­po, de ni­ño cuan­do su ma­dre le en­se­ña­ba a bal­bu­cir las pa­la­bras del Pa­dre Nues­tro; lue­go la inocen­te ale­gría de su Pri­me­ra Co­mu­nión, y aquel gran cru­ci­fi­jo de ma­drea col­ga­do en la pa­red jus­to so­bre su ca­be­ce­ra. Cuán­tas ve­ces se arro­di­lló lleno de fer­vor an­te aquel Cris­to y le con­tó sus pe­nas. Y cuán­tas ve­ces se le­van­tó de allí re­con­for­ta­do a co­men­zar de nue­vo.

Aho­ra, pre­ci­sa­men­te en aque­lla no­che del Vier­nes Santos es­ta­ba so­lo. No es­ta­ba con él el Cris­to de su ca­be­ce­ra pa­ra con­so­lar­lo.

Allá, so­bre el pe­ñón, su ca­sa apa­re­cía som­bría. Aque­lla ca­sa. Es­ce­na­rio de tan­tas or­gías don­de su bo­ca mor­dió mil ve­ces los la­bios de aque­lla pe­ca­do­ra, úni­ca cau­sa de su des­ven­tu­ra; la que lo ha­bía con­ver­ti­do en un desecho hu­mano, y aho­ra en su sa­cri­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.