El PRM tie­ne otra vez el desafío de es­co­ger en­tre dos ge­ne­ra­cio­nes y ofer­tas dis­tin­tas

El Tiempo - - NACIONAL - Os­car Que­za­da

PUN­TA CA­NA. El anun­cio del ex pre­si­den­te Hi­pó­li­to Mejía, de que as­pi­ra­rá por cuar­ta oca­sión a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, aho­ra por el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Mo­derno (PRM), plan­tea una nue­va lu­cha en­tre sus dos prin­ci­pa­les lí­de­res, quie­nes en tér­mi­nos de edad bio­ló­gi­ca y es­ti­los de ha­cer po­lí­ti­ca re­pre­sen­tan lo nue­vo y lo vie­jo den­tro de es­ta or­ga­ni­za­ción opo­si­to­ra.

Hi­pó­li­to y Luis Abi­na­der ya se en­fren­ta­ron en una pri­me­ra con­ven­ción, ce­le­bra­da en el 2015, pa­ra es­co­ger el re­pre­sen­tan­te de la bo­le­ta de esa agru­pa­ción. Ese pro­ce­so in­terno es­tu­vo ma­ti­za­do por se­ña­la­mien­tos que cues­tio­na­ban la in­sis­ten­cia del ex pre­si­den­te ci­bae­ño en no ce­der es­pa­cio a nue­vas ge­ne­ra­cio­nes po­lí­ti­cas, den­tro de los que se ins­cri­be su prin­ci­pal opo­nen­te den­tro del PRM.

En esa con­ven­ción, Abi­na­der ven­ció fá­cil­men­te a Hi­pó­li­to, al ano­tar­se el 70.24 por cien­to del apo­yo de los pe­rre­meis­tas. El ex­pre­si­den­te Hi­pó­li­to Mejía ob­tu­vo un 28.61 por cien­to, que­dan­do así de­mos­tra­do que no es­ta­ban tan le­jos quie­nes en­tien­den que era tiem­po de que nue­vas ca­ras emer­jan en el es­pec­tro po­lí­ti­co-elec­to­ral de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

De es­ta for­ma, Abi­na­der se con­vir­tió en el pri­mer can­di­da­to pre­si­den­cial del PRM, tras su ba­ta­lla­do re­co­no­ci­mien­to por par­te de la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral (JCE). La hi­ja de Hi­pó­li­to Mejía, la se­ño­ra Ca­ro­li- na Mejía Gó­mez, fue la com­pa­ñe­ra de bo­le­ta de Luis, quien en­ton­ces ini­ció un pe­ri­plo por to­do el país, en bus­ca de los vo­tos que le per­mi­tie­ran en­fren­tar a un con­trin­can­te que en­ton­ces te­nía una ni­vel de acep­ta­ción por en­ci­ma del 60%.

Ese hom­bre era el pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na. Dos en­cues­tas pu­bli­ca­das me­ses an­tes de las elec­cio­nes de ma­yo del 2016 pro­yec­ta­ban un pa­no­ra­ma des­alen­ta­dor pa­ra Abi­na­der. La fir­ma Ga­llup pu­bli­có un es­tu­dio el 25 de abril del 2016, a me­nos de un mes pa­ra los co­mi­cios, que otor­ga­ba a Luis un 29 % de la in­ten­ción de vo­to y 63% a Da­ni­lo Me­di­na.

Una en­cues­ta rea­li­za­da por Green­berg-Dia­rio Li­bre, del 28 de abril al 2 de ma­yo del mis­mo año de las elec­cio­nes, tam­po­co da­ba mu­chas es­pe­ran­zas al can­di­da­to pe­rre­meis­ta. Ese son­deo arro­jó que Me­di­na le ga­na­ría 57% a 34%.

La Ga­llup es­tu­vo bien cer­ca y Greem­berg con una va­lor apro­xi­ma­do, por­que los re­sul­ta­dos fi­na­les ofre­ci­dos por la JCE de esas elec­cio­nes die­ron a Da­ni­lo Me­di­na y al Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na (PLD) y alia­dos 2 mi­llo­nes 847 mil 414 su­fra­gios, pa­ra un 61.74%, y a Luis y al PRM y alia­dos, 1 mi­llón 613 mil 207, pa­ra un 34.98%.

La di­fe­ren­cia en los nú­me­ros al­can­za­dos por Hi­pó­li­to y Abi­na­der en los co­mi­cios del 2012 y 2016, am­bos fren­te a Da­ni­lo Me­di­na, fue real­men­te abis­mal. En el 2012, el PLD y alia­dos ga­na­ron en una pri- me­ra vuel­ta con el 51.21%, y el PRD y alia­dos que­da­ron en se­gun­do lu­gar, con 46.95%.

Esos re­sul­ta­dos tie­nen mu­cho que ver con que en el 2012 to­da­vía el PRD es­ta­ba com­pa­ra­ti­va­men­te cohe­sio­na­do y la par­ti­ci­pa­ción de su mi­li­tan­cia fue ma­si­va. Es de­cir, la di­fe­ren­cia no­ta­ble en­tre el por­cen­ta­je al­can­za­do por Hi­pó­li­to y Luis en esas dos elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fue in­du­da­ble­men­te mar­ca­da por la rup­tu­ra del PRD en el 2014.

El fu­tu­ro de Luis

Con la pues­ta en vi­gen­cia de la nue­va ley de par­ti­dos y agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas, el PRM, al igual que las de­más or­ga­ni­za­cio­nes, de­be­rá de­ci­dir el mo­de­lo pa­ra ele­gir a su can­di­da­to pre­si­den­cial. En el 2015, es­te par­ti­do lo hi­zo a tra­vés de una con­ven­ción con el pa­drón de ins­cri­tos, que en ese mo­men­to se di­jo era de 524 mil 675 mi­li­tan­tes y di­ri­gen­tes.

La ma­trí­cu­la de es­te par­ti­do de­be­rá es­co­ger en­tre Luís e Hi­pó­li­to, con nue­vos com­po­nen­tes en el am­bien­te po­lí­ti­co na­cio­nal y con el re­to de de­mos­trar que es una op­ción real pa­ra des­pla­zar del po­der al go­ber­nan­te PLD, que en el 2020 ha­bría cum­pli­do 16 años se­gui­dos en la con­duc­ción del Es­ta­do.

A di­fe­ren­cia de Hi­pó­li­to Mejía, el economista y em­pre­sa­rio Luís Abi­na­der si­gue con la ven­ta­ja de que re­pre­sen­ta una nue­va ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cos que go­za de gran acep­ta­ción den­tro y fue­ra del PRM. Su dis­cur­so es pro­po­si­ti­vo y no tie­ne co­la que le pi­sen, co­mo el des­afor­tu­na­do cua­trie­nio que en­ca­be­zó Hi­pó­li­to (2000-2004) y las fric­cio­nes que pro­vo­ca­ron sus afa­nes re­elec­cio­nis­tas.

Pa­ra las elec­cio­nes del 2016, Luis te­nía 48 años y me­nos ex­pe­rien­cia. Des­de en­ton­ces, tu­vo tiem­po su­fi­cien­te pa­ra se­guir ca­mi­nan­do pue­blos y ciu­da­des, ven­dien­do una pro­pues­ta asen­ta­da en un pro­yec­to que in­ten­ta con­ven­cer a un elec­to­ra­do dividido en su ma­yo­ría en­tre el po­pu­lis­mo y el clien­te­lis­mo po­lí­ti­co.

Las ideas y plan­tea­mien­tos de Luis son prác­ti­ca­men­te si­mi­la­res a las que pre­sen­tó al país cuan­do qui­so ser pre­si­den­te y no pu­do. Crea­ción de em­pleos, com­ba­te a la co­rrup­ción, so­lu­ción al pro­ble­ma eléc­tri­co, dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de las ri­que­zas y eli­mi­na­ción de la po­bre­za, son pi­la­res en los que des­can­sa el dis­cur­so de Luís Abi­na­der.

Tam­bién se le oye ha­blar y pro­po­ner en te­mas de equi­dad de gé­ne­ro, se­gu­ri­dad ciudadana y trans­pa­ren­cia en el ma­ne­jo de los re­cur­sos del Es­ta­do. Su es­ti­lo de so­cia­li­zar e in­clu­so coin­ci­dir con el Go­bierno en as­pec­tos fun­da­men­ta­les de la vi­da na­cio­nal, le han va­li­do el re­co­no­ci­mien­to de po­lí­ti­co ra­zo­na­ble e in­cli­na­do a la con­fron­ta­ción cons­truc­ti­va.

Por lo pron­to, Luis Abi­na­der tie­ne aho­ra que asi­mi­lar es­ta nue­va as­pi­ra­ción de Hi­pó­li­to, aho­ra con su hi­ja Ca­ro­li­na co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PRM y un es­ce­na­rio po­lí­ti­co muy dis­tin­to al que pri­ma­ba en el 2016. Ese par­ti­do tie­ne tam­bién la ta­rea de au­men­tar su membresía y si­tuar­la en un ma­yor gra­do de com­pe­ti­ción, y re­pen­sar su ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra con otras fuer­zas y mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos.

Es­to úl­ti­mo fa­vo­re­ce­rá a cual­quie­ra que re­sul­te ga­na­dor de la con­ven­ción pa­ra ele­gir el can­di­da­to pre­si­den­cial del PRM, don­de sus miem­bros y mi­li­tan­tes ten­drán otra vez la opor­tu­ni­dad de ele­gir en­tre dos ge­ne­ra­cio­nes y es­ti­los dia­me­tral­men­te opues­tos de ha­cer po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.