¿Por qué la Amé­ri­ca es­pa­ño­la se di­vi­dió en mu­chos paí­ses mien­tras que Bra­sil no?

El Tiempo - - INTERNACIONAL -

BRA­SIL. Cuan­do Cris­tó­bal Co­lón to­có tie­rra tras su tra­ve­sía del Atlán­ti­co, en 1492, no ima­gi­na­ba to­da­vía que cam­bia­ría el cur­so de la his­to­ria pa­ra siem­pre. Tam­po­co pen­sa­ría que de allí a po­cos años des­en­ca­de­na­ría una lu­cha en­tre las dos ma­yo­res po­ten­cias eco­nó­mi­cas y mi­li­ta­res de la épo­ca, Es­pa­ña y Por­tu­gal, por ha­cer­se con las ri­que­zas de ese te­rri­to­rio aún des­co­no­ci­do pa­ra los eu­ro­peos.

Dos años des­pués, los Re­yes Ca­tó­li­cos, Isa­bel y Fer­nan­do, y el de Por­tu­gal, Juan II, lle­ga­ron a un com­pro­mi­so y fir­ma­ron en Tor­de­si­llas (en­ton­ces Reino de Cas­ti­lla) un pac­to pa­ra re­par­tir­se las tie­rras “des­cu­bier­tas y por des­cu­brir” fue­ra de Eu­ro­pa.

Más de 500 años des­pués, el ma­pa la­ti­noa­me­ri­cano si­gue ex­hi­bien­do la he­ren­cia cul­tu­ral de esa lu­cha: des­de los ca­ño­nes del río Bra­vo has­ta las frías la­de­ras de la Tie­rra del Fue­go, los idio­mas más ha­bla­dos son el es­pa­ñol y el por­tu­gués.

Pe­ro, mien­tras el cas­te­llano se ha­bla en 19 Es­ta­dos dis­tin­tos, el por­tu­gués si­gue sien­do la len­gua ofi­cial de uno so­lo, Bra­sil.

¿Por qué la Amé­ri­ca es­pa­ño­la se frac­tu­ró en tan­tos paí­ses mien­tras que la Amé­ri­ca por­tu­gue­sa que­dó sus­tan­cial­men­te igual que en la épo­ca de la co­lo­ni­za­ción?

Hay va­rias ra­zo­nes que ex­pli­can es­te acon­te­ci­mien­to y los his­to­ria­do­res no siem­pre coin­ci­den. Una de las cau­sas tie­ne que ver con la dis­tan­cia geo­grá­fi­ca en­tre las ciu­da­des de las an­ti­guas co­lo­nias y la for­ma en que eran ad­mi­nis­tra­das por sus res­pec­ti­vas me­tró­po­lis.

Se­gún el his­to­ria­dor me­xi­cano Al­fre­do Ávi­la Rue­da de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM), aun­que la Amé­ri­ca por­tu­gue­sa, el ac­tual Bra­sil, te­nía unas di­men­sio­nes con­ti­nen­ta­les, la ma­yor par­te de la po­bla­ción se con­cen­tra­ba en las ciu­da­des cos­te­ras y la dis­tan­cia en­tre ellas eran me­no­res que las que ha­bía en la Amé­ri­ca es­pa­ño­la.

És­ta es­ta­ba for­ma­da por cua­tro gran­des vi­rrei­na­tos: Nue­va Es­pa­ña, Pe­rú, Río de la Pla­ta y Nue­va Gra­na­da. Ca­da uno de ellos res­pon­día a la Mo­nar­quía His­pá­ni­ca, era ad­mi­nis­tra­do lo­cal­men­te y te­nía po­cos víncu­los con los otros.

Ade­más se crea­ron va­rias ca­pi­ta­nías, co­mo las de Ve­ne­zue­la, Gua­te­ma­la, Chi­le y Qui­to, que te­nían go­bier­nos in­de­pen­dien­tes de los vi­rrei­na­tos.

“La ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la se es­ta­ble­ció al­re­de­dor de dos cen­tros prin­ci­pa­les: Mé­xi­co y Li­ma. Eso no su­ce­dió en Bra­sil, don­de la ad­mi­nis­tra­ción era mu­cho más cen­tra­li­za­da”, ex­pli­ca el his­to­ria­dor me­xi­cano.

Otra di­fe­ren­cia, se­gún el his­to­ria­dor bra­si­le­ño Jo­sé Mu­ri­lo de Car­val­ho, es­tá re­la­cio­na­da con la for­ma­ción de las eli­tes en los dos im­pe­rios co­lo­nia­les.

Hay va­rias ra­zo­nes que ex­pli­can es­te acon­te­ci­mien­to y los his­to­ria­do­res no siem­pre coin­ci­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.