Con­se­jos pa­ra su se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra

El Tiempo - - OPINIÓN - Frank Marrero

Mu­chos do­mi­ni­ca­nos se con­for­man con tra­ba­jar y ga­nar un suel­do pa­ra sen­tir­se se­gu­ros fi­nan­cie­ra­men­te, sin em­bar­go, la­men­ta­mos de­cir­le que con és­to no al­can­za.

La se­gu­ri­dad que ofre­ce un sa­la­rio es, al fin y al ca­bo, al­go tem­po­ral: du­ra só­lo el tiem­po que se ten­ga ese em­pleo. Por eso, pa­ra al­can­zar una se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra, es ne­ce­sa­rio con­ver­tir los in­gre­sos en ri­que­za. Es de­cir, ca­na­li­zar nues­tro suel­do en aho­rros e in­ver­sio­nes que pue­dan dar­nos ma­yor fle­xi­bi­li­dad pa­ra ad­mi­nis­trar nues­tras fi­nan­zas per­so­na­les.

Pa­ra lo­grar­lo, le pre­sen­ta­re­mos las tres for­mas más usa­das.

Gas­te me­nos y aho­rre más

En un mun­do don­de la gra­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta y el con­su­mo van de la mano, la ten­ta­ción a gas­tar di­ne­ro apa­re­ce to­do el tiem­po. Y si us­ted su­cum­be re­gu­lar­men­te a ella, nun­ca al­can­za­rá una ver­da­de­ra se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra. La su­ge­ren­cia pa­ra em­pe­zar a aho­rrar de ma­ne­ra re­gu­lar es co­men­zar con po­co. La idea fi­nal es que se vuel­va un há­bi­to.

Pri­me­ro es­ta­bléz­ca­se una me­ta de aho­rro de al me­nos 10% de sus in­gre­sos ca­da mes y lue­go, con­for­me és­tos au­men­ten, ele­ve esa ci­fra en un pun­to por­cen­tual ca­da mes has­ta lle­gar a 15%. Si us­ted si­gue es­te sis­te­ma a lo lar­go de su vi­da la­bo­ral, lo­gra­rá ter­mi­nar con una bue­na su­ma de di­ne­ro lle­ga­do su re­ti­ro.

In­vier­ta se­gún sus ca­pa­ci­da­des

La in­ver­sión es el si­guien­te pa­so pa­ra ge­ne­rar ri­que­za real, sin em­bar­go, mu­chos sue­len es­ca­par­le por creer que es di­fí­cil. Pa­ra ser un in­ver­sor exi­to­so no ha­ce fal­ta co­lo­car su di­ne­ro en com­ple­jos ins­tru­men­tos de in­ver­sión. La re­co­men­da­ción es que se­lec­cio­ne ac­ti­vos que us­ted pue­da in­ver­tir (com­prar) y que us­ted do­mi­ne el te­ma de ese ti­po de ne­go­cio. Siem­pre ten­ga en cuen­ta el ries­go, to­do ne­go­cio tie­ne su ries­go y que le per­mi­tan ob­te­ner ga­nan­cias a cor­to o lar­go pla­zo.

Man­ten­ga el rum­bo

Por úl­ti­mo, más im­por­tan­te que em­pren­der el ca­mino ha­cia la se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra, es man­te­ner­se en él. Mu­chas ve­ces ha­brá ten­ta­cio­nes en el ca­mino o gas­tos que uno es­tá for­za­do a ha­cer, lo que nos lle­va a que­rer uti­li­zar los aho­rros que te­ne­mos guar­da­dos. Sin em­bar­go, és­te es el mo­men­to en que uno más tie­ne que re­sis­tir.

Co­mo ve­rá, al­can­zar la se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra no de­pen­de so­la­men­te de to­mar las de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras co­rrec­tas, sino tam­bién de te­ner el va­lor y la de­ter­mi­na­ción de man­te­ner­las en tiem­pos di­fí­ci­les. In­vier­ta en su edu­ca­ción fi­nan­cie­ra asis­ta a los ta­lle­res de fi­nan­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.