Lo teo­ló­gi­co en la vi­sión duar­tia­na

El Tiempo - - OPINIÓN - Adolfo Du­luc

Por qué se ha­bla de Edu­ca­ción Cris­tia­na en un país que per­mi­te la li­ber­tad de cul­tos? Pre­ci­sa­men­te, por­que esa li­ber­tad no pa­sa de ser un pos­tu­la­do cons­ti­tu­cio­nal, lo cual, a mi jui­cio, se pres­ta pa­ra el li­ber­ti­na­je, pa­ra un epi­cu­reís­mo fé­rreo que con­du­ce a un sin­cre­tis­mo des­bor­dan­te, don­de “na­da es na­da” y don­de “to­do se va­le”.

Pa­ra el pró­cer, la Pa­tria an­he­la­da de­bía lle­var en sus en­tra­ñas los prin­ci­pios bí­bli­cos que es­cu­chó en su fe­li­gre­sía do­mi­ni­cal. Allí los apren­dió, en la Igle­sia. Los pu­so en su co­ra­zón y en el cen­tro de nues­tros sím­bo­los, trans­mi­tien­do su va­lor y sig­ni­fi­ca­do a sus dis­cí­pu­los.

Evi­den­te­men­te, los do­mi­ni­ca­nos pue­den con­tem­plar la ana­lo­gía sa­cra cuan­do el lien­zo na­cio­nal es aca­ri­cia­do por los vien­tos cá­li­dos del es­te y es­tos ha­cen que los in­fi­ni­tos hi­los que la en­tre­te­jen des­ve­len una cruz ní­vea cua­si sal­ví­fi­ca que fi­gu­ra sos­te­nien­do el es­cu­do, un es­cu­do que car­ga en su pe­cho las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras abier­tas en el evan­ge­lio se­gún San Juan 8:32: «Y co­no­ce­réis la ver­dad, y la ver­dad os ha­rá li­bres.»

Ob­via­men­te, Duar­te con­ci­bió la do­mi­ni­ca­ni­dad ba­jo pre­cep­tos bí­bli­cos; pe­ro, esas doc­tri­nas han si­do mar­gi­na­das, en mu­cho de los ca­sos, por ideo­lo­gías fo­rá­neas que han si­do in­fil­tra­das por la trans­cul­tu­ra­ción y las agen­das in­ter­na­cio­na­les. Un ejem­plo lu­ci­fe­rino y tan­gi­ble co­mo la ideo­lo­gía de la “pre­fe­ren­cia se­xual” que echa a un la­do la con­cep­ción ori­gi­nal ba­sa­da en la anatomía hu­ma­na, til­dán­do­la de an­ti­quí­si­ma y des­fa­sa­da. En otras pa­la­bras, las per­so­nas des­pués de adul­tas pue­den de­ci­dir por su se­xo. De ahí, en­ton­ces, re­sul­ta una cues­tión tri­co­tó­mi­ca: lo on­to­ló­gi­co, lo bio­ló­gi­co y lo teo­ló­gi­co.

Se­gún la ideo­lo­gía an­tes men­cio­na­da, en la ac­tua­li­dad no exis­te ar­mo­nía al­gu­na en­tre los gé­ne­ros tra­di­cio­na­les, mas­cu­lino y fe­me­nino, va­rón y hem­bra, hom­bre y mu­jer, sino que las pre­fe­ren­cias pos­mo­der­nas, lla­ma­das LGTB, ha si­do fru­to de una du­do­sa lu­cha por la li­ber­tad, por la igual­dad y por el res­pe­to, co­mo lo enar­bo­lan sus se­gui­do­res más fie­les. Sin dar lu­gar a du­das, se tor­na di­fí­cil ex­pli­car a nues­tros des­cen­dien­tes esa reali­dad; y a los que no asi­mi­lan esa es­tra­ta­ge­ma so­cial, se les eti­que­ta de fa­ná­ti­cos y ho­mo­fó­bi­cos.

En re­su­men, pa­ra mu­chos, es­te tras­fon­do teo­ló­gi­co del Pa­tri­cio, es al­go ba­nal e in­sí­pi­do; pa­ra otros, un sim­ple cre­yen­te; pa­ra al­gu­nos, una es­tra­te­gia pro­se­li­tis­ta pa­ra ga­nar adep­tos; y pa­ra otro seg­men­to, una de­ci­sión tron­cal que co­lo­ca al To­do­po­de­ro­so an­te cual­quier cir­cuns­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.