La muer­te del pe­rio­dis­ta Teó­fi­lo Gue­rre­ro del Ro­sa­rio

El Tiempo - - OPINIÓN - An­to­nio Ce­de­ño (Ma­cho)

Ha­bien­do es­ta­do acom­pa­ña­do esa no­che de Rafael de Soto Re­yes y Luis En­ri­qui­llo Ce­ba­llos de la Ro­ma­na, que lle­ga­ría a ser di­plo­má­ti­co en el go­bierno del pro­fe­sor Juan Bosch, en el Tro­ca­de­ro, en la ave­ni­da Jo­sé Trujillo Val­dez, es­qui­na ave­ni­da Me­lla, Mo­ro­qui­to y otros lu­ga­res co­mo El Pil­se­ner, de Me­li­tón He­rre­ra; en la ca­lle Jo­sé Trujillo Val­dez, don­de la Cer­ve­za Quis­que­ya te­nía un pre­cio de 10 cen­ta­vos la bo­te­lla gran­de. El dia­rio El Ca­ri­be da­ba cuen­ta que el pe­rio­dis­ta Teó­fi­lo Gue­rre­ro del Ro­sa­rio se ha­bía en­ve­ne­na­do, por­que es­tu­vo pre­so en­vuel­to en un asun­to cri­mi­nal, del cual ha­bía si­do in­dul­ta­do por el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, y por eso ha­bía de­ci­di­do qui­tar­se la vi­da, des­pués de to­mar­se unos tra­gos acom­pa­ña­do de sus ami­gos Rafael Soto y Luis Ce­ba­llos, de los cua­les ha­bían dos fo­to­gra­fías.

Rafael Soto era un hom­bre del Conde, que así se lla­ma­ba y Luis Ce­ba­llo era un ami­go de las mis­mas cua­li­da­des que él; pri­me­ro, de­bían ser dos ca­lie­ses. Ese era un me­ta men­sa­je pa­ra Luis En­ri­qui­llo Ce­ba­llos y Rafael de Soto Re­yes, pa­ra que no ha­bla­ran.

El mé­di­co le­gis­ta en el Dis­tri­to Na­cio­nal, doctor Ma­rino Men­do­za, le to­có or­de­nar el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver, Una vez exa­mi­na­do, el doctor Men­do­za cer­ti­fi­có la muer­te de Teó­fi­lo co­mo as­fi­xia por ahor­ca­mien­to, cer­ti­fi­ca­do que pu­bli­có El Ca­ri­be, ín­te­gra­men­te, for­mán­do­se un es­cán­da­lo uni­ver­sal, te­nien­do que re­trac­tar­se del cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción, cam­bián­do­lo por en­ve­ne­na­mien­to, que pu­bli­ca­ra co­rre­gi­do el ci­ta­do dia­rio.

Fue pa­ra el doctor Men­do­za, un hom­bre se­rio y res­pe­ta­do una pu­ña­la­da en el co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.