Amar es pri­me­ro (2)

El Tiempo - - OPINIÓN - Wan­da Ri­jo

El amar de­be ser el fun­da­men­to de to­das nues­tras ac­cio­nes y obras por los de­más. No po­de­mos per­mi­tir el edi­fi­car sin fun­da­men­to ni esen­cia lo cual es: el amor. Por­que ja­más po­dría per­ma­ne­cer lo que edi­fi­ca­mos, ya sea una re­la­ción, una fa­mi­lia, una amis­tad, una em­pre­sa, un mi­nis­te­rio la esen­cia de to­do es el amor “no lo pierdas”.

La pa­la­bra nos en­se­ña qué no ha­ga­mos na­da por or­gu­llo, en­vi­dia, ce­los, com­pe­ten­cia o por nues­tro ego por­que no nos val­dría de na­da, ya que el ego, el or­gu­llo y la com­pe­ten­cia no nos per­mi­ti­rían ver el in­te­rés ni la ne­ce­si­dad de nues­tro pró­ji­mo más bien nues­tro pro­pio in­te­rés y co­di­cia.

En el obrar por en­vi­dia y ce­los se­ria lo con­tra­rio de obrar en amor, ya no ha­bría fun­da­men­to ni esen­cia en ese obrar por lo tan­to pron­to se de­rrum­ba­ría to­do lo que ha­ya­mos edi­fi­ca­do, sin em­bar­go ve­mos co­mo lo­gran per­ma­ne­cer fir­mes y es­ta­bles re­la­cio­nes, amis­ta­des, fa­mi­lias, ne­go­cios, so­cie­da­des, mi­nis­te­rios y en­ti­da­des que fue­ron edi­fi­ca­das so­bre el fun­da­men­to y la esen­cia del amor, han per­ma­ne­ci­do y nun­ca de­ja­ran de ser por­que el amor per­ma­ne­ce pa­ra siem­pre y nun­ca de­ja de ser.

Ja­más vol­va­mos a per­mi­tir que el or­gu­llo, la com­pe­ten­cia, los ce­los y la en­vi­dia sea la ba­se so­bre la cual edi­fi­que­mos por­que no hay so­li­des en ello; y nos trae­rá rui­nas y des­truc­ción en nues­tros sen­ti­mien­tos, con­cien­cia y emo­cio­nes que a la vez da­ña­ran a nues­tro pró­ji­mo lo cual nos ha­rá col­gar un pe­so de cul­pa­bi­li­dad y con­de­na­ción.

No ol­vi­de­mos que amar es pri­me­ro y en el amor no hay ce­los, ni en­vi­dia, ni or­gu­llo ni egoís­mo.

No im­por­ta cuán­tas fal­tas y erro­res co­me­tas amar es pri­me­ro, pre­ci­sa­men­te ese amor cu­bri­rá esas fal­tas y esos erro­res y pro­ba­ble­men­te al amor bo­rrar esas fal­tas que­de co­mo el fun­da­men­to de una her­mo­sa re­la­ción de amis­tad, fa­mi­liar, de ne­go­cios, mi­nis­te­rial etc. que du­re pa­ra to­da la vi­da.

Pro­cu­re­mos con di­li­gen­cia lle­nar nues­tro co­ra­zón de ese amor ge­nuino y ver­da­de­ro pa­ra edi­fi­car­nos los unos a los otros y po­der le­van­tar gran­des re­la­cio­nes, fa­mi­lias, em­pre­sas y mi­nis­te­rios que fun­cio­nen y per­ma­nez­can pa­ra siem­pre.

Por­que el amor no bus­ca lo su­yo ni es egoís­ta y ni se en­va­ne­ce de­be­mos se­guir ese fluir en amor y ve­re­mos vi­das trans­for­ma­das y cam­bia­das aun en nues­tros más le­ja­nos y dis­tan­tes ami­gos y co­no­ci­dos, edi­fi­que­mos en amor por­que amar es pri­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.