#Mon­ta­ñaRe­don­da, un ca­so de éxi­to que mues­tra el po­der del mar­ke­ting di­gi­tal pa­ra pro­mo­ver ex­cur­sio­nes

El Tiempo - - PORTADA - Mar­tín Sán­chez

MI­CHES, El Sei­bo. Des­de 1999, Mon­ta­ña Re­don­da ha fun­cio­na­do co­mo pun­to turístico; cuan­do se inau­gu­ró el Bu­le­var Turístico del Es­te (2013) se du­pli­có el nú­me­ro de vi­si­tan­tes, pe­ro lo que ca­ta­pul­tó el lu­gar le­van­ta­do a 956 pies (293 me­tros) so­bre el ni­vel del mar ha si­do la fie­bre de la era di­gi­tal: los vi­si­tan­tes al to­mar­se las fo­tos no se re­sis­ten a com­par­tir­las en sus re­des, con­vir­tién­do­se, ade­más de clien­tes, en “in­fluen­cers”.

Y fue así co­mo ma­jes­tuo­so el lu­gar, ubi­ca­do a 87 ki­ló­me­tros de Pun­ta Ca­na y a 194 de San­to Do­min­go, se ha trans­for­ma­do en una atrac­ción, po­si­cio­nán­do­se co­mo una de las ex­cu­sio­nes prin­ci­pa­les de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, ya que cual­quier per­so­na que use Fa­ce­book, Twit­ter e Ins­ta­gram, ha de te­ner un ami­go que ha postea­do una fo­to del lu­gar.

El tru­co es­tá cuan­do te mon­tas en una ha­ma­ca y te lan­za al va­cío pa­ra cap­tu­rar la fo­to que da la im­pre­sión que es­tá vo­lan­do. La adre­na­li­na co­mien­za cuan­do te mon­tas en el vehícu­lo to­do te­rreno o en unos de los ca­mio­nes del tras­por­te que co­bran RD$300 o US$5 pa­ra ex­tran­je­ros. Si es en vehícu­lo pro­pio de­be pa­gar RD$100 por per­so­nas.

Una vez que lle­ga a Mon­ta­ña Re­don­da ob­tie­ne una pa­no­rá­mi­ca de 360 gra­dos que per­mi­te ver a las lagunas Re­don­da y el Li­món, al mu­ni­ci­pio de Mi­ches, a la Bahía de Sa­ma­ná, a la pro­vin­cia de El Sei­bo, en­tre otros lu­ga­res.

Sandy Pión Mar­tí­nez, ge­ren­te de la em­pre­sa que lle­va el mis­mo nom­bre, sos­tie­ne que ca­da mes al­re­de­dor de 5,000 vi­si­tan­tes, en­tre do­mi­ni­ca­nos y ex­tran­je­ros, acu­den al lu­gar pa­ra con­tem­plar y to­mar­se fo­tos. Pe­se a que ha­cen cam­pa­ñas de mar­ke­ting en la pá­gi­na web y re­des so­cia­les, “los vi­si­tan­tes son los ver­da­de­ros pro­mo­to­res, cuan­do suben a to­mar­se sus fo­tos”, ma­ni­fies­ta.

La fa­mi­lia Pión Mar­tí­nez, pri­vi­le­gia­da con ser la due­ña de es­ta pro­pie­dad des­de ha­ce más de 30 años, or­ga­ni­za las ex­cur­sio­nes des­de Bá­va­ro, Pun­ta Ca­na y San­to Do­min­go. Un via­je a Mon­ta­ña Re­don­da sir­ve co­mo te­ra­pia a los clien­tes: ge­ne­ra tran­qui­li­dad a ver el ama­ne­cer en la pla­ya y el atar­de­cer de las ver­do­sas mon­ta­ñas.

Pa­ra que es­to fue­ra des­cu­bier­to se tu­vo que es­pe­rar la era de los mi­lle­nials (los na­ci­dos en­tre 1980 y 2000) pa­ra que es­te des­tino se die­ra a co­no­cer por to­do el mun­do.

Es­to se evi­den­cia con un ras­treo en el pe­rio­do 2004-2016 en Goo­gle Trends, he­rra­mien­ta que mues­tra las bús­que­das más po­pu­la­res en In­ter­net, don­de se re­fle­ja que a fi­na­les del 2015 fue que se dis­pa­ró en in­te­rés por el lu­gar de las per­so­nas en la red, con un va­lor por en­ci­ma de 40 el ni­vel de po­pu­la­ri­dad. Mien­tras que des­de esa fe­cha ha­cia atrás, el bus­ca­dor no mues­tra nin­gún re­sul­ta­dos.

Des­de el au­ge de las re­des so­cia­les, de­ce­nas de lu­ga­res eco­tu­rís­ti­cos han que­da­do des­cu­bier­tos, aun­que an­te­rior­men­te eran vi­si­ta­dos pe­ro de for­ma tí­mi­da. Los 27 char­cos de Da­ma­ja­gua (Puer­to Pla­ta), la La­gua Du­dú (Na­gua), el Sal­to el Li­món (Sa­ma­ná) en­tre otros, for­man par­te de los pre­fe­ri­dos en el país. Pues, ya no hay que es­pe­rar a re­ve­lar un ro­llo de fo­tos y sa­car las me­jo­res, pa­ra lue­go en­se­ñár­se­la a los ami­gos. So­lo bas­ta con to­már­se­las y su­bir­las a las re­des usan­do un hash­tag y di­cha fo­to se pue­de con­ver­tir en vi­ral. Es­ta mo­men­ta­nei­dad de la era di­gi­tal pro­vo­có la quie­bra de gi­gan­tes de las fo­to­gra­fías re­ve­la­das co­mo Ko­dak y Fu­ji­films.

En Ins­ta­gram, red so­cial con más de 700 mi­llo­nes de usua­rios, el hash­tag #Mon­ta­ñaRe­don­da tie­ne un pro­me­dio de 19,500 pu­bli­ca­cio­nes.

Una in­ver­sión de 200 dó­la­res en Fa­ce­book se con­vir­tió en una em­pre­sa de 1 mi­llón de dó­la­res

Ra­món Ávi­la pa­só por la amar­ga ex­pe­rien­cia de ser can­ce­la­do tres ve­ces du­ran­te un año. To­mó un prés­ta­mo a su her­mano, mon­tó su em­pre­sa e ini­ció una in­ver­sión de US$200 al mes en re­des so­cia­les ha­cia el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, prin­ci­pal emi­sor de tu­ris­tas a RD.

Jun­tó a su her­mano y cu­ña­do, es­pe­cia­li­za­dos en mar­ke­ting di­gi­tal y co­mu­ni­ca­ción, em­pe­za­ron a su­bir con­te­ni­do a las re­des y seg­men­tar la pro­mo­ción ha­cia Es­ta­dos Uni­dos.

Va­rias agencias de tu­ris­mo vie­ron su tra­ba­jo en las re­des y los con­tac­ta­ron pa­ra re­ci­ban los clien­tes que en­via­ban ha­cia RD. Cua­tro años des­pués, Renny Tra­vel tie­ne 47 em­plea­dos, po­see ofi­ci­nas en va­rias ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos y su em­pre­sa tie­ne un cos­to de US$1 mi­llón.

Tri­pAd­vi­sor e Ins­ta­gram son las cla­ves

Cuan­do una per­so­na desea ha­cer una ex­cur­sión o ir de via­je, Trip Ad­vi­sor es su me­jor alia­do. Es­te si­tio pro­por­cio­na una pun­ta­ción ba­sa­da en las re­se­ñas de los usua­rios que ya fue­ron. Los ho­te­les de Pun­ta Ca­na, en su ma­yo­ría, vi­ven una fie­bre de que­rer es­tar po­si­cio­na­do en el me­jor lu­gar, in­clu­so tie­ne per­so­nas que in­vi­ta a los tu­ris­tas que les dé una co­men­ta­rio po­si­ti­vo.

Ade­más de #Lo­maRe­don­da, en Ins­ta­gram el hasg­tag de tu­ris­mo más usa­do en RD es con 3.7 mi- llo­nes de pu­bli­ca­cio­nes; #Puer­toP­la­ta, con 441,368 pu­bli­ca­cio­nes; #Is­laSao­na, con 173,968; #Sa­ma­ná, con 47,403; #Ciu­da­dCo­lo­nial, con 32,465; #Ba­va­roBeach, 92,600; #Bahia­de­la­sA­gui­las, 29,131; y #LaRo­ma­na, con 261,946 .

Sa­lir de lo tra­di­cio­nal y cap­tar a los mi­lle­nials

Las es­ta­dís­ti­cas del Ban­co Cen­tral in­di­can que en el 2017, de los 6, 187,542 de tu­ris­tas que vi­nie­ron al país, el 33.4% te­nía eda­des com­pren­di­da en­tre 21 y 35 años; o sea, per­te­ne­cien­tes a los mi­lle­nials, quie­nes se­gún los es­tu­dios, pa­san en­tre 4 y 8 ho­ras al día ma­ni­pu­lan­do su mó­vil.

Pe­se a es­to, los tours ope­ra­do­res y em­pre­sas de ex­cur­sio­nes del país no han apro­ve­cha­do es­ta opor­tu­ni­dad al má­xi­mo: en 2016, el Ob­ser­va­to­rio Po­lí­ti­co Do­mi­ni­cano de la Fun­da­ción Glo­bal De­mo­cra­cia y Desa­rro­llo (OPD-Fun­glo­de), reali­zó un es­tu­dio lla­ma­do “Tu­ris­mo di­gi­tal y uso de nue­vas tec­no­lo­gías en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na”, el cual re­ve­ló que 7 de ca­da 10 tu­ro­pe­ra­do­res no tie­ne si­tio web, y los que te­nía es­ta­ban desac­tua­li­za­dos y no eran adap­ta­bles a dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

El in­for­me mos­tró que se le pue­de sa­car más pro­ve­cho al nom­bre de Pun­ta Ca­na, ya que es­te des­tino es el pre­fe­ri­do por el 20% de los es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra sus va­ca­cio­nes. Tam­bién su­gi­rió a RD apro­ve­char el mar­ke­ting di­gi­tal, “he­rra­mien­tas mó­vi­les, so­lu­cio­nes de geo­lo­ca­li­za­ción pa­ra al­can­zar un ma­yor flu­jo de vi­si­tas tu­rís­ti­cas y ele­var el ni­vel de los tu­ris­tas”.

El mo­ti­vo prin­ci­pal de ir a Mon­ta­ña Re­don­da es to­mar­se una fo­to y su­bir­la a las re­des so­cia­les.

Vis­ta pa­no­rá­mi­ca des­de la Mon­ta­ña Re­don­da, ha­cia Mi­ches.

Ex­cur­sio­nes mues­tran su ran­king en Tri­pAd­vi­sor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.