#Al­cal­deCha­llen­ge: la res­pues­ta de una ciu­dad has­tia­da

El Tiempo - - OPINIÓN -

El cú­mu­lo de ba­su­ra en la ciu­dad de La Ro­ma­na, ro­mán­ti­ca­men­te lla­ma­da por sus re­si­den­tes co­mo “La Flor del Es­te”, ha pro­vo­ca­do el har­taz­go en la ciu­da­da­nía, crean­do de ma­ne­ra in­ge­nio­sa y es­pon­tá­nea una cam­pa­ña que se ha he­cho vi­ral en las re­des so­cia­les lla­ma­da “#al­cal­deCha­llen­ge”,

De es­ta for­ma, de­ce­nas de mu­ní­ci­pes han he­cho pú­bli­ca una reali­dad, que sal­ta la vis­ta y que en na­da es des­co­no­ci­da por el go­bierno mu­ni­ci­pal en­ca­be­za­do por el al­cal­de Jo­sé Re­yes.

Imá­ge­nes de sa­lu­do al al­cal­de des­de sec­to­res co­mo Quis­que­ya, Sa­vi­ca, Vi­lla Pe­rey­ra, Pa­pa­ga­yo y La Avia­ción, en­tre otros, ga­na­ron mi­les de li­kes en las re­des so­cia­les. Sin em­bar­go, la si­tua­ción es más de­li­ca­da que la sim­ple de­nun­cia y preo­cu­pa­ción de los ro­ma­nen­ses.

Al día de hoy, la Al­cal­día de la Ro­ma­na y la em­pre­sa Aseos Mu­ni­ci­pa­les, man­tie­nen un di­mes y di­re­tes en torno al cum­pli­mien­to del con­tra­to otor­ga­do ha­ce 17 años, pe­ro que car­ga a cues­ta una deu­da de la pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal que so­bre pa­sa los 50 mi­llo­nes de pe­sos.

Es­to lle­vó a que la pa­sa­da se­ma­na ha­ya si­do po­lé­mi­ca, ya que co­lap­só el sis­te­ma de re­co­lec­ción de ba­su­ra. El re­gi­dor Car­los Ma­nuel Gue­rre­ro Cas­tro ex­pre­só que Aseos Mu­ni­ci­pa­les es­tá ha­cien­do una “es­ta­fa” a la pro­vin­cia de La Ro­ma­na, de­bi­do a la ines­ta­bi­li­dad en la re­co­gi­da de ba­su­ra.

El al­cal­de mu­ni­ci­pal Jo­sé Re­yes, se de­fen­dió an­te las crí­ti­cas di­cien­do que no es esa a la úni­ca en­ti­dad que el ca­bil­do le de­be di­ne­ro, y que tras he­re­dar una deu­da de más de 50 mi­llo­nes de pe­sos, a su en­ten­der se vuel­ve “cues­ta arri­ba”.

En tan­to que, el re­pre­sen­tan­te de Aseos Mu­ni­ci­pa­les, Juan Po­lan­co, se de­fen­dió an­te las crí­ti­cas y de­nun­cia de los con­ce­ja­les du­ran­te la reunión del pa­sa­do miér­co­les, al ca­li­fi­car esos pro­nun­cia­mien­tos co­mo “in­tere­ses po­lí­ti­cos”.

Mien­tras eso ocu­rre, los mu­ní­ci­pes de La Ro­ma­na ya no aguan­tan más la si­tua­ción, con jus­ta ra­zón, pues el cú­mu­lo de desechos só­li­dos lo úni­co que hereda a una co­mu­ni­dad es una es­te­la de in­fec­cio­nes, en­fer­me­da­des y de­te­rio­ro de la ima­gen pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.