Ri­chard Branson Un mag­na­te de gran co­ra­zón

Freddy Ginebra en­tre­vis­ta al mag­na­te, aven­tu­re­ro y fi­lán­tro­po in­glés Sir Ri­chard Branson du­ran­te su bre­ve vi­si­ta a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Due­ño de Vir­gin Group, es­te en­tu­sias­ta de la vi­da tie­ne una gran mi­sión: se ha pro­pues­to mar­car la di­fe­ren­cia en el mu

Estilos - - En Portada - —POR: Freddy Ginebra

Cuan­do Fran­cis­co me pi­dió que le acom­pa­ña­ra al ae­ro­puer­to a re­ci­bir a un per­so­na­je im­por­tan­te le pre­gun­té có­mo se lla­ma­ba.

–Ri­chard Branson –me con­tes­tó sin aña­dir ad­je­ti­vos.

–¿Y qué ha­ce? –in­sis­tí.

–Es­tá, al igual que yo, me­ti­do en es­to de pro­te­ger el me­dioam­bien­te –aña­dió sin po­ner­me mu­cho ca­so.

–¿Y dón­de te lo en­con­tras­te? –¡Oh! –con acen­to ci­bae­ño– en una con­fe­ren­cia en New York, le es­cu­ché ha­blar y me emo­cio­nó, y cuan­do ter­mi­nó lo in­vi­té. Es­ta­mos en el ae­ro­puer­to. El in­vi­ta­do, des­cu­bro, no vie­ne en vue­lo co­mer­cial sino en su pro­pio avión.

–¿Y quién es es­te ti­po que tie­ne avión pri­va­do?

–Na­die –me con­tes­tó. Son las 10:43 p.m. Una ru­bia des­pam­pa­nan­te en­tra rién­do­se al sa­lón VIP, le si­gue –con ma­le­tín de mano– el per­so­na­je es­pe­ra­do. Has­ta es­te mo­men­to no sé quién es ni de qué se tra­ta el asun­to. Es­tre­cha­mos ma­nos, el mi­nis­tro de me­dioam­bien­te, en un in­glés ci­bae­ño, se desem­pe­ña de lo más bien. La re­la­ción es de vie­jos ami­gos. La asis­ten­te dse ocu­pa de to­dos los de­ta­lles. Nos sen­ta­mos unos mi­nu­tos en lo que lle­ga su equi­pa­je, que re­sul­tó muy pe­que­ño.

–Ve­ni­mos de L.A. –le es­cu­cho de­cir a ella con acen­to in­ter­na­cio­nal.

Dos jee­pe­tas y un gru­po de se­gu­ri­dad nos acom­pa­ñan. Me sien­to vi­vien­do una aven­tu­ra di­ver­ti­da. En un mo­men­to en que se or­ga­ni­zan las co­sas en­tro a San Goo­gle y pon­go su nom­bre y, sor­pre­sa, to­do un mul­ti­mi­llo­na­rio que ha si­do con­de­co­ra­do no sé cuan­tas ve­ces por su preo­cu­pa­ción por el me­dioam­bien­te y la con­ser­va­ción de las es­pe­cies.

Lo mi­ro con de­te­ni­mien­to. Na­da que lo di­fe­ren­cie de mí ex­cep­to la ru­bia y su cuen­ta en el ban­co... bueno, y el to­que del jet pri­va­do.

Ri­chard tie­ne el pe­lo blan­co y lar­go, co­mo lo usan los jó­ve­nes, bi­go­te y bar­ba, 67 años, son­ríe to­do el tiem­po co­mo si su vi­da fue­ra siem­pre fá­cil. No hay na­da afec­ta­do en su fi­gu­ra, más di­ría que es un ti­po sim­pá­ti­co, fá­cil de ha­cer ami­gos con una tre­men­da pa­sión por la vi­da. Si me lo en­con­tra­ra en la ca­lle ja­más des­cu­bri­ría que es un mag­na­te in­glés co­no­ci­do mun­dial­men­te por su mar­ca Vir­gin y que tie­ne al­re­de­dor de 360 em­pre­sas con no sé cuán­tos em­plea­dos y una for­tu­na de más o me­nos 5 mil mi­llo­nes de dó­la­res. ¡Uffff!, des­de ya quie­ro en­tre­vis­tar­lo, pe­ro no sé en qué mo­men­to po­dré ha­cer­lo pues su vi­si­ta es por 24 ho­ras y su úni­co com­pro­mi­so es par­ti­ci­par en un ac­to en el Acua­rio y lue­go, des­de allí mis­mo, par­ti­rá al ae­ro­puer­to y se­gui­rá con sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les.

Subimos a la jee­pe­ta, la ru­bia del mag­na­te se va en una y el mi­nis­tro y yo jun­to a él en la otra. Lo ten­go sen­ta­do a mi la­do, bus­co al­go que lo de­la­te, al­go que me in­for­me so­bre qué se sien­te te­ner un im­pe­rio y el mun­do a sus pies. Na­da. Un hom­bre sen­ci­llo que ha­bla de co­sas sen­ci­llas.

–¿Yo? Pues di­ri­jo una Ca­sa de Tea­tro –le con­tes­to cuan­do me pre­gun­ta que qué ha­go y de in­me­dia­to, co­mo si fué­ra­mos vie­jos ami­gos, le in­vi­to ca­mino al ho­tel.

–Nos pa­ra­mos y te la mues­tro, ver­la te di­rá más que mis pa­la­bras. –¿Es­tás can­sa­do?

–Si es cor­ta la pa­ra­da, ¡no pro­blem!

Fran­cis­co se­cun­da mi pro­po­si­ción y lle­ga­mos al­re­de­dor de las 11:30 p.m. a mi vie­ja ca­sa co­lo­nial.

–Es­te es mi pa­la­cio, mi reino –le di­go ba­ján­do­nos de los ca­rros. Ri­chard se pa­sea por la ga­le­ría. Los Fran­cos, un gru­po de San­tia­go, in­ter­pre­ta una can­ción de Juan Luis Gue­rra y la mú­si­ca nos con­ta­gia a to­dos.

–¿Qué te brin­do?

–A beer –res­pon­de rá­pido.

Pre­si­den­te, nues­tra me­jor cer­ve­za, y de in­me­dia­to le pi­do a Pi­yo­yo, el bar­ten­der, que me dé una ves­ti­da de no­via. El am­bien­te es­tá mo­vi­dí­si­mo, la gen­te can­ta, las ri­sas se des­pa­rra­man y el am­bien­ta­lis­ta fi­na­li­za su cer­ve­za obe­dien­te­men­te con sa­tis­fac­ción.

Nos le­van­ta­mos y, ca­si sa­lien­do des­de Ñao, el bar de Dio­mary La Ma­la, que que­da cru­zan­do la ca­lle, se es­cu­cha su po­ten­te voz im­preg­nan­do la Me­ri­ño de nos­tal­gia.

Le to­mo de la mano y le di­go: –Per­do­na que abu­se de ti, pe­ro co­mo sé que eres tan in­ten­so co­mo yo, no quie­ro que de­jes de es­cu­char a es­ta do­mi­ni­ca­na que es or­gu­llo de to­dos. Cru­zo la ca­lle, abro la puer­ta de un ates­ta­do lu­gar y lo me­to de ca­be­za. Ri­chard no ha te­ni­do tiem­po de de­cir que no, ob­ser­vo su ros­tro com­pla­ci­do, Dio­mary ter­mi­na la can­ción y, con la mis­ma ve­lo­ci­dad que en­tra­mos, lo sa­co y lo lle­va­mos a su ho­tel.

–Ex­cú­sa­me –le di­go–, es que que­ría que en es­te via­je te lle­va­ras un tro­ci­to de bohe­mia de nues­tra no­che y de mi ciu­dad co­lo­nial, de la que es­toy tan or­gu­llo­so.

El ca­ba­lle­ro man­tu­vo la son­ri­sa to­da la no­che. Cru­za­mos una mi­ra­da y su­pe que era uno de los míos, se sa­bía pa­sa­je­ro en trán­si­to.

Tem­prano fui­mos a desa­yu­nar el Mi­nis­tro y yo al ho­tel con Sir Ri­chard Branson. Ves­tía igual que la no­che an­te­rior, ca­mi­sa blan­ca y jeans,

su asis­ten­te ya ha­bía sa­li­do ha­cia el Acua­rio pa­ra ul­ti­mar de­ta­lles. Pien­so en la en­tre­vis­ta. Le di­go a Do­mín­guez-bri­to de mi in­ten­ción y me acon­se­ja es­té tran­qui­lo.

Lle­ga­mos al Acua­rio y un gru­po de per­so­nas com­pro­me­ti­das con la pre­ser­va­ción de las es­pe­cies y el me­dioam­bien­te nos es­pe­ran, me ha­go a un la­do, sur­gen los flas­hes, le ha­cen pre­gun­tas, él se pa­sea por el lu­gar, vi­si­ta a un vie­jo ma­na­tí, le da de co­mer unas fru­tas, flash, flash, flash...

Dis­cre­ta­men­te lo si­go, soy el maes­tro de ce­re­mo­nias de es­te ac­to y me con­cen­tro, no de­jo que el es­plen­dor me dis­trai­ga.

Co­mien­za el ac­to, se su­ce­den los dis­cur­sos y, pa­ra fi­na­li­zar, el defensor del me­dioam­bien­te in­glés di­ce sus pa­la­bras que son tra­du­ci­das de in­me­dia­to. El pú­bli­co aplau­de eu­fó­ri­co, el mi­nis­tro lo abra­za, le en­tre­gan un ob­se­quio y rum­bo al ae­ro­puer­to.

–Aho­ra –me di­ce Fran­cis­co– es­ta es tu opor­tu­ni­dad –y me gui­ña un ojo–. Es­te es tu mo­men­to. Me que­do aquí y te es­pe­ro, tú ve con Ca­yo, el cho­fer, al ae­ro­puer­to y

lo des­pi­des y apro­ve­chas el tra­yec­to pa­ra tus pre­gun­tas.

¿Que­rrá una en­tre­vis­ta aho­ra? Más pier­do si no lo in­ten­to, lo peor es que di­ga que no y co­mo quie­ra ha si­do una ma­ra­vi­llo­sa ex­pe­rien­cia es­tas 24 ho­ras jun­to a es­te gran defensor del me­dioam­bien­te. El se va a des­pe­dir de mí cuan­do apro­ve­cho pa­ra de­cir­le que soy el en­car­ga­do de acom­pa­ñar­lo. “¡Ah, qué bien! Y de in­me­dia­to le ha­go la pro­pues­ta:

–¿Te mo­les­ta­ría res­pon­der unas pre­gun­tas? Es­cri­bo pa­ra Dia­rio Li­bre y... –no me de­ja ter­mi­nar–.

–Muy bien, en­ton­ces que ella se sien­te de­lan­te y tú y yo atrás pa­ra con­ver­sar. La ru­bia obe­de­ce.

Subimos, no pier­do tiem­po, sa­co mi gra­ba­do­ra y...

–Dis­pa­ra –me di­ce el hom­bre del im­pe­rio Vir­gin con su me­jor son­ri­sa. –Vi­vir es pa­ra ti...

–Vi­vir la vi­da al má­xi­mo in­ten­sa y ple­na­men­te sin des­per­di­ciar un mi­nu­to y, bueno, em­plear­te a fon­do y con ga­nas co­mo lo ha­ces tú. Aquí sen­tí su mi­ra­da cóm­pli­ce, nos re­co­no­ci­mos.

–¿En qué crees?

–Creo en la de­cen­cia de las per­so­nas y pien­so que la ma­yo­ría de los se­res hu­ma­nos son per­so­nas de bien y en­can­ta­do­res, y creo siem­pre en pro­cu­rar lo me­jor de ca­da uno. Creo en ha­la­gar a la gen­te, no cri­ti­car­la, creo que las per­so­nas cre­cen cuan­do son re­ga­das co­mo las flo­res... si no te rie­gan te mar­chi­tas y te arru­gas, tam­bién co­mo las flo­res.

—FO­TOS: Marvin Del Cid y Getty Images —FO­TOS:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.