Sa­bías que

Ga­briel “El me­ren­gue es un te­so­ro pa­trio pa­ra los do­mi­ni­ca­nos” En es­ta en­tre­vis­ta que­re­mos pre­sen­tar­les a Ga­briel En­ri­que Ra­mí­rez Pa­gán. Un jo­ven apa­sio­na­do de la mú­si­ca que to­mó la ban­de­ra del me­ren­gue y asu­mió su rit­mo co­mo un re­to per­so­nal pa­ra de­mostr

Estilos - - En Por­ta­da - Na­za­ret Es­pi­nal Ba­yoan Frei­tes Nor­ca —POR: —FOTOS: —DI­REC­CIÓN DE AR­TE: Améz­qui­ta Rea­ding Pan­ta­león Wendy —ES­TI­LIS­MO: —ASIS­TEN­TE DE ES­TI­LIS­MO: Ben­zán Taí­na Pe­ña Ca­mi­sas Gra­fit­ti Milk —MA­QUI­LLA­JE: —VES­TUA­RIO: Ran­cho Los Amo­res, en La Cua­ba —LO­CA­CIÓN Y AGRAD

Hay per­so­nas que pien­san que sa­lis­te de pron­to. ¿Nos re­cuer­das cuán­do co­mien­za a es­cri­bir­se la his­to­ria de Ga­briel, el ar­tis­ta? Siem­pre di­go que yo no es­co­gí la mú­si­ca. Fue la mú­si­ca que me es­co­gió a mí. Des­de que ten­go uso de ra­zón ten­go ese amor, esa co­ne­xión con to­do lo que tie­ne que ver con mú­si­ca. Cuan­do era un ni­ño iba a las com­pe­ten­cias in­ter­co­le­gia­les a can­tar con mi gui­ta­rra. Fui cre­cien­do y ese amor y esa pa­sión fue cre­cien­do. A los 17 años to­mé la de­ci­sión de par­tir a Ber­klee a es­tu­diar pro­duc­ción mu­si­cal du­ran­te cua­tro años. Cuan­do sa­lí, me mu­dé a Mia­mi, don­de em­pe­cé con mi es­tu­dio de gra­ba­ción.

¿Cuál es el si­guien­te pa­so? Em­pe­cé a pro­du­cir, a tra­ba­jar con gen­te de la in­dus­tria, a bus­car ese es­ti­lo de mú­si­ca que me iba a iden­ti­fi­car, a re­pre­sen­tar. O que yo po­día re­pre­sen­tar de la me­jor ma­ne­ra. Así na­ció el pri­mer ál­bum “Pe­ri­pe­cia” en 2013. Lue­go pue­de de­cir­se que pa­sé por un pe­río­do de tran­si­ción, de una bús­que­da per­so­nal, per­si­guien­do ese es­pa­cio, esa es­qui­na que to­da­vía no ha­bía en­con­tra­do. Pa­sé ca­si dos años es­tu­dian­do di­fe­ren­tes es­ti­los. Gra­bé dis­cos de ba­cha­ta, de me­ren­gue… y di­ga­mos que a fi­nal de 2014 lan­cé una can­ción con Mo­zart La Pa­ra, “Ta’ Pacheco”, que real­men­te no era mi es­pa­cio, pe­ro la hi­ci­mos pa’tri­piar.

¿Pe­ro te sen­tías có­mo­do con la can­ción? No es que no me sin­tie­ra có­mo­do, es que fue un re­la­jo que no pen­sá­ba­mos que iba a tras- cen­der. Al fi­nal fue to­do lo con­tra­rio. Lue­go me pu­se a tra­ba­jar más co­sas. Te­nía una can­ción, “Co­mo te sue­ño yo”, se la pre­sen­té a Vla­di­mir Do­tel a ver si le gus­ta­ba y ha­cía­mos al­go. Re­sul­ta que a ‘Vla­di’ le gustó mu­cho la can­ción, se mon­tó y la hi­ci­mos.

¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra ti? Creo que “Co­mo te sue­ño yo” mar­ca un an­tes y un des­pués en mi ca­rre­ra, por­que me abrió las puer­tas a una lí­nea y a un con­cep­to mu­si­cal que ha­cía tiem­po que na­die re­bus­ca­ba, al me­nos den­tro de mi ge­ne­ra­ción. Con la can­ción me di­je: es­ta es mi lí­nea, y en ba­se a ella sa­lió “Tú y yo”, “Pa’ no­so­tros dos” y “A tan so­lo una ho­ra”. De­ci­di­mos apos­tar a las can­cio­nes y dar­le fuer­te. De ahí, a su vez, na­ció el dis­co “Con­tra­co­rrien­te” a fi­na­les de ma­yo. Des­de en­ton­ces es­ta­mos de gi­ra por to­da La­ti­noa­mé­ri­ca. He­mos ido a unos 16 paí­ses, he­mos es­ta­do –li­te­ral­men­te– lle­van­do la güi­ra y la tam­bo­ra país por país, ha­cien­do que la gen­te co­nec­te, se mue­va y se re­go­ci­je con es­ta mú­si­ca que es un te­so­ro pa­trio pa­ra los do­mi­ni­ca­nos. A mí real­men­te me da mu­cho orgullo y ale­gría po­der de­cir que es­toy lu­chan­do por un gé­ne­ro mu­si­cal que ne­ce­si­ta jó­ve­nes que sim­ple­men­te apor­ten, trai­gan ideas nue­vas y con­cep­tos nue­vos pa­ra que nues­tra ge­ne­ra­ción tam­bién co­nec­te. Por­que no pue­des pre­ten­der que un gé­ne­ro mu­si­cal se man­ten­ga so­lo con gen­te que tie­ne más 30 años en el ne­go­cio. Pa­ra que pue­da tras­cen­der ne­ce­si­ta san­gre nue­va que apues­te por es­ta mú­si­ca.

Tu ge­ne­ra­ción tie­ne otro gus­to mu­si­cal, no por­que no gus­te el me­ren­gue, sino que no es la lí­nea. De he­cho, tu per­fil no es el que acos­tum­bra­mos a ver en un me­ren­gue­ro lo­cal… Na­da que ver. In­clu­si­ve yo con­su­mo otro ti­po de mú­si­ca. Si me pre­gun­tas yo es­cu­cho The Weeknd, Bruno Mars, Cold Play, Ma­roon 5…

En­ton­ces, ¿por qué de­ci­dis­te ha­cer me­ren­gue? Por­que soy do­mi­ni­cano, y es­to es al­go que co­noz­co. Yo con­su­mo mu­cho me­ren­gue tam­bién: Juan Luis Gue­rra, Jonny Jhon, Chi­chí Pe­ral­ta, Ile­ga­les, Pro­yec­to 1, Sandy Pa­po… hay mu­cho con­te­ni­do. Yo de­cía: “pue­do aga­rrar es­to, mo­di­fi­car­lo y agre­gar al­go di­fe­ren­te que sí co­nec­te con mi ge­ne­ra­ción, que no sea el me­ren­gue retro. Tie­ne co­mo ba­se el me­ren­gue, pe­ro con otros co­lo­res que lla­man la aten­ción en otros es­ti­los. Pa­ra mí fue una opor­tu­ni­dad por­que vi el es­pa­cio to­tal­men­te abier­to. Y ten­go la fa­ci­li­dad de es­cu­char y ver co­sas don­de mu­cha gen­te no lo ve.

En una en­tre­vis­ta re­cien­te a Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez, él de­cía que se pue­de com­pe­tir con el me­ren­gue. Tú que has es­ta­do de gi­ra y ha­ces me­ren­gue, ¿lo con­fir­mas? No creo que sea una com­pe­ten­cia. Siem­pre he di­cho, y lo he de­mos­tra­do con mi mú­si­ca en los paí­ses don­de he­mos es­ta­do tra­ba­jan­do, que al fi­nal no es cues­tión de gé­ne­ro sino de una bue­na can­ción. La gen­te co­nec­ta con lo que es­cu­cha, con lo que se iden­ti­fi­ca. Cuan­do hay con­te­ni­do, bue­na mú­si­ca, y se es­cu­cha ché­ve­re, la gen­te va a co­nec­tar de una for­ma u otra. Es­toy 100% se­gu­ro de que es así. Al fi­nal no im­por­ta el gé­ne­ro, im­por­ta el ca­ri­ño que le pon­ga el ex­po­nen­te y que co­nec­te con la gen­te. Así co­mo hay per­so­nas que aman lo que ha­go, hay otras a las que no les va a gus­tar. Pe­ro la mú­si­ca es cues­tión de gus­tos, al fi­nal na­die ha­rá mú­si­ca que le gus­te a to­do el mun­do. Co­mo ar­tis­ta de­bo en­con­trar un es­pa­cio don­de me sien­ta có­mo­do, en el que yo sea real, en el que ha­ga al­go au­tén­ti­co, y en el que la gen­te pue­da co­nec­tar con mi tra­ba­jo.

¿Ha­rías al­go pa­ra ir en la lí­nea que exi­ge el mer­ca­do, aun­que no se pa­rez­ca tan­to

a tu esen­cia? No creo que la esen­cia de un ar­tis­ta ten­ga que ver con el es­ti­lo ge­ne­ral­men­te. Más bien tie­ne que ver con en­con­trar tu iden­ti­dad in­de­pen­dien­te­men­te de lo que to­ques o can­tes. Tú eres tú. Juan Luis ha gra­ba­do me­ren­gue, ba­cha­ta, sal­sa, bos­sa, jazz. ¿Qué es Juan Luis Gue­rra? Es Juan Luis. Su tras­cen­den­cia y su apor­te a la mú­si­ca ha si­do tan gran­de que no ha im­por­ta­do el es­ti­lo o el gé­ne­ro de la mú­si­ca al que ha­ya in­cur­sio­na­do, él si­gue sien­do Juan Luis. Pe­ro hay otros ar­tis­tas que man­tie­nen fir­me su lí­nea... Sí, que son un po­co más or­to­do­xos. Pe­ro creo que des­de que ini­cié en es­to siem­pre he de­ja­do muy cla­ro que he si­do muy fu­sión. In­de­pen­dien­te­men­te de que es­té abra­zan­do el me­ren­gue, por­que es un es­ti­lo con el que me he iden­ti­fi­ca­do mu­cho co­mo do­mi­ni­cano y me he pro­pues­to lle­var la güi­ra y el me­ren­gue a lu­ga­res don­de otros de mi ge­ne­ra­ción to­da­vía aún no han que­ri­do lle­var­lo, siem­pre me man­ten­go ha­cien­do fu­sio­nes. Lo hi­ce en “Pla­ya y are­na” con Mark B, en “Ta’ Pacheco” con Mo­zart La Pa­ra. Ven­go con va­rios fea­tu­res bien in­tere­san­tes, un po­co más am­bi­cio­sos que los an­te­rio­res que he he­cho. Creo que la gen­te sim­ple­men­te va adap­tán­do­se y ab­sor­bien­do lo que a uno le van dan­do. Es­ta es una ca­rre­ra de cons­tan­cia, de dis­ci­pli­na, de tiem­po, de pa­cien­cia, de sa­ber aguan­tar y co­ger. Co­mo cual­quier ar­tis­ta, lo que te­ne­mos que ha­cer es ab­sor­ber lo que nos su­ma y desechar lo que no. La gen­te no es paciente, por lo ge­ne­ral no pien­sa lo que di­ce. Es muy fá­cil ha­blar y apun­tar a los demás sin sa­ber lo que hay de­trás.

¿Es­tá en tu men­te en­ton­ces ha­cer otro ti­po de fu­sio­nes mu­si­ca­les? Sí, cons­tan­te­men­te. Yo me con­si­de­ro muy mu­si­cal. Si hay can­cio­nes o es­ti­los que me mue­ven, in­cur­siono en eso. Siem­pre me ha gus­ta­do. Creo que es una fa­ci­li­dad que ten­go y, co­mo te di­je, mi mi­sión es que otros jó­ve­nes de mi ge­ne­ra­ción, y has­ta más jó­ve­nes, apues­ten y co­noz­can que hay mi­les de for­mas de ha­cer que un es­ti­lo se re­nue­ve y co­nec­te

“Mis ha­ters me mo­ti­van a se­guir tra­ba­jan­do y a dar mu­cho más” Ga­briel

con el pú­bli­co. Por­que la mú­si­ca se trans­for­ma y va co­nec­tan­do de­pen­dien­do de a qué pú­bli­co la quie­res di­ri­gir.

Te­ne­mos mu­chos bom­bar­deos en las re­des, y re­cien­te­men­te hu­bo un de­ba­te en esa vía, so­bre si la edu­ca­ción de­pen­de de los pa­dres o tam­bién de lo que hay en el am­bien­te. Eres un mú­si­co jo­ven, ¿crees que con tu mú­si­ca tie­nes el de­ber de edi­fi­car, cui­dan­do las letras? Sa­bes que eso es te­ma de dis­cu­sión so­bre to­do con la nue­va ge­ne­ra­ción. La mú­si­ca y los ar­tis­tas tie­nen mu­cha in­ci­den­cia en có­mo pien­san los jó­ve­nes, co­mo ac­túan, reac­cio- nan, qué pien­san que es co­ol o, por el con­tra­rio, qué es­tá mal, qué no se de­be ha­cer. Sí creo que los pa­dres tie­nen que ver mu­cho con la crian­za de sus hi­jos. Ellos de­ben re­gir qué es­cu­chan, có­mo se ma­ne­jan, có­mo se com­por­tan. El ho­gar es la pie­dra an­gu­lar pa­ra que el jo­ven se for­me co­mo par­te de la so­cie­dad. Pe­ro creo que co­mo ar­tis­ta de­bo cui­dar mi ima­gen, lo que di­go. De­bo cui­dar có­mo pien­so y có­mo me ex­pre­so en mis can­cio­nes por­que no sé a quién es­toy in­fluen­cian­do di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, y de qué for­ma lo pue­den to­mar. En lo per­so­nal tra­to de man­te­ner una lí­nea de res­pe­to. Si te fi­jas, en to­das mis can­cio­nes tra­to de di­ri­gir­me a las mu­je­res de una for­ma muy res­pe­tuo­sa. Una, por­que así lo apren­dí en mi ca­sa. Mis pa­dres me en­se­ña­ron a tra­tar a la mu­jer de esa for­ma. Y dos, por­que, de una for­ma, qui­zás in­di­rec­ta, in­flu­ye de ma­ne­ra po­si­ti­va que el que es­cu­che mi mú­si­ca se dé cuen­ta de ese ti­po de co­sas: del res­pe­to con el que me di­ri­jo ha­cia quien yo com­pon­go, que la ma­yo­ría de las ve­ces es ha­cia las mu­je­res. Me agra­da sa­ber que en cier­ta for­ma es­toy apor­tan­do, con mi mú­si­ca, pa­ra que pien­sen y co­pien ese ti­po de ac­ti­tud. Por el he­cho de ser jo­ven no siem­pre tie­nes que ha­cer X co­sas, o pa­ra pe­gar no hay que ha­cer lo que lle­va la ola.

Por eso el nom­bre de tu dis­co, “Con­tra­co­rrien­te”... Sí. In­clu­si­ve por­que es­toy apos­tan­do a un ti­po de mú­si­ca que no mar­ca ten­den­cia. Y qui­zá no es lo más fá­cil de en­trar en la ra­dio, ni de lle­var y to­rear por to­dos la­dos, pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te de to­das las ad­ver­si­da­des que es­toy te­nien­do, es­tá sa­lien­do a flo­te, y se­gui­mos cre­yen­do día a día, gra­cias a Dios.

¿Cuá­les son esas ad­ver­si­da­des que men­cio­nas? En los úl­ti­mos dos años mi mú­si­ca la ha arro­pa­do una can­ti­dad de gen­te bue­ní­si­ma; no te pue­do ni si­quie­ra ex­pli­car lo agra­de­ci­do que me sien­to. Pe­ro te cuen­to que eso no siem­pre fue así. Hu­bo mu­chos ata­ques por mi fa­mi­lia, por de quién era hi­jo. Mu­chos di­je­ron que así era mu­cho más fá­cil, por­que tie­nes “es­to” atrás. Pe­ro la gen­te no ve que eso mu­chas ve­ces no tie­ne

“Mi fa­mi­lia y mis ami­gos los guar­do pa­ra mí. Son lo úni­co 100% real, los que me ate­rri­zan” “La mú­si­ca se trans­for­ma y va co­nec­tan­do de­pen­dien­do de a qué pú­bli­co la quie­res di­ri­gir” “Pa­ra tras­cen­der el me­ren­gue se ne­ce­si­ta san­gre nue­va”

Ga­briel fue el chi­co que abrió el con­cier­to de Jus­tin Bie­ber en oc­tu­bre de 2013. En­ton­ces te­nía 23 años, ya lle­va­ba el cor­te de pe­lo al ras y usa­ba som­bre­ro.

Su pri­mer dis­co es “Pe­ri­pe­cia”, con sen­ci­llos co­mo Es­tar, A ti mu­jer y Me gus­ta.

En di­ciem­bre de 2013 subía de nue­vo co­mo te­lo­ne­ro, es­ta vez con Marc Anthony.

Es­te 2017 ga­na el So­be­rano en la ca­te­go­ría de Me­jor Me­ren­gue del Año por Pa’ no­so­tros dos. Ac­tual­men­te se en­cuen­tra pro­mo­cio­nan­do en el país el vi­deo de A tan so­lo una ho­ra, di­ri­gi­do por Iván He­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.