El re­to de an­ti­ci­par el fu­tu­ro

Estilos - - Buena Vida - Tex­to: IN­GRID MAR­TÍ­NEZ Fo­tos: SHUTTERSTOCK

Vi­vi­mos ocu­pa­dos con los afa­nes co­ti­dia­nos, en­fo­ca­dos más en lo que su­ce­de­rá la se­ma­na en­tran­te que en lo que acon­te­ce­rá den­tro de 20, 30 ó 40 años. Que la vi­da no te sor­pren­da ca­re­cien­do de lo que ne­ce­si­tas pa­ra vi­vir bien des­pués de los 50. A fi­na­les de abril la re­vis­ta Es­ti­los pu­bli­có un ar­tícu­lo de mi au­to­ría ti­tu­la­do “Ten­go 50 años y bus­co em­pleo... ¿qué de­bo ha­cer?”. Va­rias per­so­nas me con­tac­ta­ron, unas pa­ra co­men­tar­me so­bre lo útil que les re­sul­tó su con­te­ni­do, otras pa­ra re­mi­tir­me su CV, pe­ro una en par­ti­cu­lar hi­zo al­go di­fe­ren­te; se apa­re­ció en mi ofi­ci­na. Me to­mó de sor­pre­sa, pe­ro le re­ci­bí. Era un se­ñor de unos 65 años en bus­ca de apo­yo pa­ra re­in­ser­tar­se en el mer­ca­do la­bo­ral. Cuan­do ter­mi­né de con­ver­sar con él, sa­bía cuál se­ría el te­ma so­bre el cual ver­sa­ría mi pró­xi­mo ar­tícu­lo. Su si­tua­ción, la cual la­men­ta­ble­men­te es la de mu­chos, me re­ve­ló la ne­ce­si­dad de crear con­cien­cia a los más jó­ve­nes so­bre la im­por­tan­cia de pre­pa­rar­se pa­ra el fu­tu­ro.

Vi­vi­mos ocu­pa­dos con los afa­nes co­ti­dia­nos, en­fo­ca­dos más en lo que su­ce­de­rá la se­ma­na en­tran­te que en lo que acon­te­ce­rá den­tro de 20, 30 ó 40 años. La ma­yo­ría nun­ca se ha de­te­ni­do a pen­sar qué ne­ce­si­ta­rá pa­ra vi­vir al ce­se de la vi­da pro­duc­ti­va. Al­gu­nos pre­fie­ren no ha­cer es­ta pro­yec­ción pa­ra evi­tar des­alien­to, otros sien­ten que no tie­nen tiem­po pa­ra eso. Exis­ten per­so­nas que no sa­ben por dón­de co­men­zar a cal­cu­lar lo que ne­ce­si­ta­rán por­que nun­ca han pen­sa­do cómo se­rán sus años una vez al­can­ce es­ta eta­pa. ¿Ten­dré mi pro­pio ne­go­cio? ¿Me gus­ta­ría se­guir mi pa­sión y pro­pó­si­to me­dian­te el tra­ba­jo vo­lun­ta­rio? ¿Me ten­dré que en­car­gar de mis padres du­ran­te su ve­jez?

Re­cuer­do cuan­do me en­con­tra­ba en la eta­pa de adul­tez tem­pra­na (an­tes de los

40). Mien­tras cre­cía pro­fe­sio­nal­men­te y per­ci­bía un atrac­ti­vo pa­que­te de com­pen­sa­cio­nes ja­más me pa­só por la men­te cómo se­ría mi vi­da al lle­gar a la adul­tez me­dia (en­tre los 40 y 65), o en la ve­jez, y mu­cho me­nos for­mu­lar­me pre­gun­tas co­mo... ¿y si pier­do el em­pleo? ¿Y si se di­fi­cul­ta con­se­guir tra­ba­jo? ¿Y si ten­go que de­jar el tra­ba­jo por al­gu­na si­tua­ción aten­di­ble? ¿Y si por al­gu­na cir­cuns­tan­cia me in­ca­pa­ci­to?

Hoy las per­so­nas em­pie­zan a tra­ba­jar en­tre los 22 y los 23 años y ter­mi­nan a los 65 ó 70 años; en to­tal tra­ba­jan una me­dia de 40 a 48 años y muy pro­ba­ble­men­te al fi­nal de es­te pe­rio­do no tie­nen se­gu­ro su sus­ten­to. Es­to es así no só­lo en paí­ses no desa­rro­lla­dos co­mo el nues­tro, sino tam­bién en los desa­rro­lla­dos.

La ma­yo­ría ha adop­ta­do la men­ta­li­dad “vi­va­mos el aho­ra”, y no an­ti­ci­pa el fu­tu­ro. En­tre los 25 y los 34 años pri­ma una cul­tu­ra de com­pla­cen­cia, uno no quie­re pri­var­se de nin­gún gus­to, to­do lo que es­tá a la mo­da lo prue­ba, a cos­ta ob­via­men­te de aho­rrar y/o in­ver­tir.

Ca­da uno tie­ne prio­ri­da­des dis­tin­tas de­pen­dien­do del mo­men­to que es­té vi­vien­do: el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, la crea­ción de patrimonio, el for­ta­le­ci­mien­to de la ca­li­dad de vi­da de los hi­jos, etc, pe­ro en­tre es­tas preo­cu­pa­cio­nes de­be­ría con­tar la de pla­near pa­ra el fu­tu­ro, con­for­me a la eta­pa en la que se en­cuen­tre.

Es­tas son al­gu­nas su­ge­ren­cias pa­ra que la vi­da no te sor­pren­da ca­re­cien­do de lo que ne­ce­si­tas pa­ra vi­vir des­pués de los 50 años: 1 Aho­rra. Mien­tras más tem­prano em­pie­ces me­jor, no im­por­ta el sa­la­rio que per­ci­bas, em­pie­za con un pe­que­ño mon­to men­sual y au­mén­ta­lo a me­di­da que ad­quie­ras más edad, pre­vien­do que al mo­men­to de tu re­ti­ro re­sul­te sig­ni­fi­ca­ti­vo. Exis­ten di­ver­sos ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros me­dian­te los cua­les pue­des ca­pi­ta­li­zar tus aho­rros; ase­só­ra­te.

2 Ad­quie­re a tem­pra­na edad tu vi­vien­da, aun­que no sea la de tus sue­ños. Con­ta­rás con un ac­ti­vo que más tar­de pue­de ser par­te de tu patrimonio o ser­vir­te pa­ra ad­qui­rir otra me­jor.

3 Evi­ta el so­bre­en­deu­da­mien­to y cui­da tu es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. Ela­bo­ra un pre­su­pues­to pa­ra que ten­gas cla­ros los in­gre­sos y gas­tos, e iden­ti­fi­ca cuá­les son ne­ce­sa­rios y cuá­les apla­za­bles, es­to te per­mi­ti­rá vi­vir de acuer­do a tu pro­pia reali­dad y, por con­si­guien­te, pla­near de me­jor ma­ne­ra y no re­cu­rrir a fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to co­mo com­ple­men­to de tus in­gre­sos.

4 Evi­ta la ten­ta­ción de de­jar de aho­rrar e in­ver­tir (títulos, cer­ti­fi­ca­dos, bie­nes in­mue­bles, etc.). En­tre los 30 y 40 años mu­chos es­tán te­nien­do a sus hi­jos y es­to in­du­da­ble­men­te pue­de con­su­mir una bue­na par­te del in­gre­so, aun así no pier­das de vis­ta el fu­tu­ro.

5 Con­ci­be un Plan B, al­gún pro­yec­to que –si te fal­ta el em­pleo– pue­da re­pre­sen­tar una fuen­te de in­gre­sos. ¡Arriés­ga­te, el que no se arries­ga no ga­na!

Cuan­do mi­ro atrás y re­cuer­do to­do el di­ne­ro que ga­né y mal­gas­té, re­co­noz­co que, al igual que la ma­yo­ría, yo pen­sa­ba que la eta­pa pro­duc­ti­va du­ra­ría pa­ra siem­pre y que los años no pa­sa­rían. ¡Cuán ilu­sos so­mos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.