Que llue­va, que llue­va, la vir­gen de la cue­va

¡Con­vier­te es­tos días gri­ses en una pa­le­ta de co­lo­res! Con es­tas quin­ce ideas la di­ver­sión ini­cia­rá con la pri­me­ra go­ta.

Estilos - - Buena Vida / Bienestar - Por: KAR­LA HER­NÁN­DEZ Fo­tos: SHUTTERSTOCK

1 ¡Con­vier­te tu ho­gar en un spa de lu­jo! Los días gri­ses son per­fec­tos pa­ra mi­mar­te un po­co. In­ten­ta una mi­nu­cio­sa ma­ni­cu­ra y pe­di­cu­ra, acom­pa­ña­das de una mas­ca­ri­lla pa­ra el ros­tro, al­gún tra­ta­mien­to ca­se­ro pa­ra el pe­lo, un aro­má­ti­co ba­ño con agua ti­bia, una co­pa de vino y la mú­si­ca de tu pre­fe­ren­cia. 2 Día llu­vio­so = ¡Ma­ra­tón de se­ries en Net­flix!

Ar­ma tu kit con las pa­lo­mi­tas de tu pre­fe­ren­cia, al­gu­na go­lo­si­na y una mu­lli­da sá­ba­na. ¿No te gus­tan las se­ries? En ese ca­so, un mon­tón de in­tere­san­tes do­cu­men­ta­les es­pe­ran por ti.

3 Su­mér­ge­te en las pa­la­bras

Si eres de los que se que­jan por la fal­ta de tiem­po pa­ra leer, apro­ve­cha pa­ra avan­zar en ese li­bro que des­de ha­ce me­ses quie­res co­men­zar. ¿El ma­ri­da­je per­fec­to? Una ta­za de cho­co­la­te con marsh­ma­llows.

4 ¡Tar­de de vi­deo­jue­gos!

Los pri­me­ros true­nos anun­cian el ini­cio de la ba­ta­lla cam­pal en­tre tú y los de­más miem­bros de tu fa­mi­lia.

5 ¡Sa­ca al mú­si­co den­tro de ti! Prac­ti­ca esa pie­za que des­de ha­ce tiem­po quie­res apren­der a to­car o apro­ve­cha los true­nos pa­ra me­jo­rar tus ha­bi­li­da­des en la ba­te­ría (y sin mo­les­tar a los ve­ci­nos).

6 Ar­ma un rom­pe­ca­be­zas o un mo­de­lo de ae­ro­plano

Con­vier­te es­te pa­sa­tiem­po en tu nue­vo hob­bie e in­te­gra a tus hi­jos, her­ma­nos o ami­gos en el pro­yec­to. Des­pués de to­do, va­rías ca­be­zas son me­jo­res que una.

7 Re­ta tu ce­re­bro

Aña­de en tu lis­ta de com­pras un li­bro de Su­do­ku o cru­ci­gra­mas. Un po­co de gim­na­sia ce­re­bral nun­ca es­tá de más.

8 To­ma una sies­ta

¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que tu­vis­te la opor­tu­ni­dad de dor­mir a me­dia tar­de o le­van­tar­te al me­dio­día?

9 Or­ga­ni­za un tor­neo de me­sa

¡Ol­ví­da­te del Mo­no­po­lio! Se­gún la re­vis­ta Board Game Geek, la bi­blia de los vi­deo­jue­gos, los tres me­jo­res jue­gos de me­sa son Pan­de­mic Le­gacy: Sea­son 1 (Pan­de­mia), Th­rough the Ages: A New Story of Ci­vi­li­za­tion (His­to­ria de las ci­vi­li­za­cio­nes), y Twi­light Strug­gle

(La Gue­rra Fría). Agre­ga na­chos con que­so ¡y que co­mien­ce la ba­ta­lla!

10 Lim­pia tu ca­sa

Sí, no es lo más di­ver­ti­do que pue­des ha­cer, pe­ro te ga­ran­ti­za­mos que la ex­pe­rien­cia de ver tu ca­sa lim­pia y or­ga­ni­za­da es fran­ca­men­te li­be­ra­do­ra. Pun­tos ex­tra si or­ga­ni­zas tu li­bre­ro o sa­cas la ro­pa que no usas y la do­nas.

11 ¡Da­le un uso más di­ver­ti­do a tu lin­ter­na!

Cuel­ga al­gu­nas sá­ba­nas en for­ma de tien­da, unas al­moha­das en el pi­so y pa­sa la me­jor no­che de llu­via con tus hi­jos. Haz fi­gu­ras con las ma­nos y per­mi­te que tus hi­jos adi­vi­nen qué ani­mal se for­ma con la sombra. Tam­bién pue­des usar la luz pa­ra am­bien­tar his­to­rias de te­rror o apren­der a co­mu­ni­car­se uti­li­zan­do el có­di­go mor­se.

12 En­se­ña a tu pe­rro nue­vos tru­cos So­lo se ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra que tu ami­go in­con­di­cio­nal apren­da a sen­tar­se, sal­tar o dar vuel­tas en el sue­lo.

13 Re­de­co­ra tu ha­bi­ta­ción

Cam­bia los mue­bles de lu­gar, aña­de al­gu­na plan­ta o co­lo­ca al­gún cua­dro.

14 Pon­te al día con tus se­res que­ri­dos ¿Re­cuer­das que an­tes se usa­ba el te­lé­fono pa­ra lla­mar? Apro­ve­cha esas ho­ras de tranquilidad y lla­ma a esos fa­mi­lia­res y ami­gos con los que no ha­blas des­de ha­ce un tiem­po.

15 Me­di­ta

Re­lá­ja­te y respira pro­fun­do. De­ja que tu men­te y tu cuer­po se trans­por­ten a un lu­gar de paz y re­fle­xio­na so­bre aque­llas me­tas que quie­res cum­plir.

“Los pri­me­ros true­nos anun­cian el ini­cio de la ba­ta­lla cam­pal en­tre tú y los de­más miem­bros de tu fa­mi­lia”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.