OR­DE­NA TU HO­GAR EN 10 SIM­PLES PA­SOS

Estilos - - Portada - Por: RO­CÍO GAIA / EFE RE­POR­TA­JES Fo­tos: SHUTTERSTOCK

Te pro­po­ne­mos un de­cá­lo­go pa­ra or­ga­ni­zar los es­pa­cios, des­de un pe­que­ño ar­ma­rio has­ta una ca­sa en­te­ra, de for­ma efi­cien­te, sim­pli­fi­can­do tu día a día y au­men­tan­do el bie­nes­tar. ¿Te gus­ta­ría dis­po­ner de una téc­ni­ca sen­ci­lla y efi­caz pa­ra re­or­ga­ni­zar tu ca­sa, des­pa­cho y es­pa­cio, sim­pli­fi­car tu vi­da y li­be­rar­te de la pe­sa­di­lla de no en­con­trar lo que bus­cas o an­dar con­ti­nua­men­te re­co­gien­do co­sas?

La or­ga­ni­za­do­ra pro­fe­sio­nal Ma­ría Ga­llay ha desa­rro­lla­do un sis­te­ma de or­ga­ni­za­ción fun­cio­nal pa­ra op­ti­mi­zar los es­pa­cios y po­ner­los en un or­den que fun­cio­na to­dos los días, al que ca­li­fi­ca co­mo “una te­ra­pia con­tra el caos”.

Ga­llay (www.or­ga­ni­za­cion­de­lor­den.com) es au­to­ra del li­bro “El po­der del or­den” y tam­bién im­par­te vi­deo cla­ses en vi­vlium. com y pla­ne­tahi­per­me­dia.com.

Es­ta es­pe­cia­lis­ta com­par­te con Es­ti­los un de­cá­lo­go de con­se­jos de oro pa­ra man­te­ner to­do en su si­tio en nues­tro ar­ma­rio y en nues­tra ca­sa, con la in­ten­ción de po­der dis­fru­tar de otra for­ma de vi­vir.

FI­JA UN OB­JE­TI­VO RA­ZO­NA­BLE

“La con­sig­na de la or­ga­ni­za­do­ra nipona Marie Kondo de “ha­cer­lo to­do jun­to” pue­de ser­vir pa­ra Ja­pón, pe­ro en nues­tro es­ti­lo de vi­da oc­ci­den­tal dis­po­ne­mos de mu­chos más me­tros cua­dra­dos, nos gus­tan los re­cuer­dos y los re­ga­los y no ha­ce­mos lim­pie­za de ob­je­tos una vez al año co­mo los ja­po­ne­ses. No es ra­zo­na­ble pre­ten­der or­de­nar una ca­sa en­te­ra de gol­pe, por lo que acon­se­jo ele­gir un ob­je­ti­vo ra­zo­na­ble pa­ra el tiem­po que se pue­da in­ver­tir, co­mo una ha­bi­ta­ción, la co­ci­na, el ba­ño, el tras­te­ro o un ar­ma­rio y en­fo­car­se en ese ob­je­ti­vo, pe­ro no pa­rar has­ta ter­mi­nar”.

LO PRI­ME­RO ES VACIAR

2

Tan­to en el ca­so de un ar­ma­rio co­mo en el de una li­bre­ría, la des­pen­sa o el ar­chi­vo de do­cu­men­tos, se re­co­mien­da vaciar to­do el con­te­ni­do de una vez.

“Si es un ar­ma­rio, pon­ga to­da la ro­pa so­bre la ca­ma, ya que so­lo po­drá dar­se cuen­ta de lo que tie­ne y de lo que so­bra si tie­ne a la vis­ta el to­tal del con­te­ni­do, sin ol­vi­dar­se de la ro­pa que pue­da es­tar pa­ra la­var, fue­ra de tem­po­ra­da o en la bol­sa de de­por­te”.

ES­TA­BLE­CE CA­TE­GO­RÍAS Y CLA­SI­FI­CA

“Una vez va­cia­do el ar­ma­rio y con to­do a la vis­ta, hay que cla­si­fi­car­lo: si se tra­ta de ro­pa, cla­si­fí­que­la por pren­das, jun­tan­do to­dos los pan­ta­lo­nes, to­das las ca­mi­se­tas, to­dos los jer­seys, to­do el cal­za­do”. Ga­llay su­gie­re a con­ti­nua­ción en­fo­car­se por un mo­men­to so­lo en una ca­te­go­ría o ítem de in­du­men­ta­ria, co­mo por ejem­plo las ca­mi­se­tas, pa­ra sa­ber qué can­ti­dad de esas pren­das se tie­ne, al­go que la ma­yo­ría de las per­so­nas des­co­no­ce. “Se­pa­re las ca­mi­se­tas de ti­ran­tes, de man­ga cor­ta, de man­ga lar­ga… y ha­ga una pi­la con ca­da una de es­tas pren­das. Si las pi­las son al­tas y se caen, cla­si­fí­que­las tam­bién por co­lor y, así, si es ‘fan’ de las ca­mi­se­tas ne­gras, se­rá evi­den­te cuántas po­see y cuá­les no ne­ce­si­ta”.

QUÉDATE CON LO ESEN­CIAL

4

“Ha lle­ga­do el mo­men­to de la ver­dad, el de se­lec­cio­nar, y es ne­ce­sa­rio de­ci­dir­lo con to­tal sin­ce­ri­dad”. Pa­ra po­der ele­gir la ro­pa

que se que­da y la que se va, “con­vie­ne ha­cer­se es­tas pre­gun­tas: ¿me que­da bien?, ¿me gus­ta? ¿lo voy a uti­li­zar?”. La ex­per­ta tam­bién re­co­mien­da com­pro­bar que nos que­da­mos con aque­llas pren­das que cum­plen las pre­mi­sas an­te­rio­res, ya que “lo de­más no lo ne­ce­si­ta­mos”.

CA­DA CO­SA EN SU LU­GAR

5

“Pa­ra con­se­guir que el or­den se man­ten­ga, el se­cre­to es que ca­da co­sa ten­ga su si­tio y que se pue­da vol­ver a él ca­si sin pen­sar”. Y pa­ra que es­to sea fá­cil, el si­tio tie­ne que ser có­mo­do, ló­gi­co y prác­ti­co. Pa­ra sa­ber cuál es el si­tio ade­cua­do pa­ra co­sa hay que pen­sar pa­ra qué se uti­li­za, cuál es la fun­ción de ese ob­je­to. Cuán­to más ló­gi­co sea ese si­tio, y cuan­to más fá­cil sea ex­traer­lo de ese lu­gar y me­nos im­pe­di­men­tos ha­ya pa­ra esa ex­trac­ción, más rá­pi­do vol­ve­rá ese ob­je­to a ese si­tio, des­pués de uti­li­zar­lo.

REDISEÑA EL ES­PA­CIO

6

Ga­llay re­cuer­da que la ma­yo­ría de no­so­tros guar­da­mos nues­tra ro­pa en ar­ma­rios di­se­ña­dos pa­ra otras per­so­nas o en los que ve­nían con nues­tra vi­vien­da.

Pe­ro aho­ra es fá­cil y ba­ra­to in­cor­po­rar cier­tos ac­ce­so­rios o adap­tar al­gu­nas es­truc­tu­ras pa­ra op­ti­mi­zar el es­pa­cio de acuer­do a nues­tras co­sas, por ejem­plo po­nien­do una ba­rra ex­tra pa­ra col­gar las per­chas o una ces­ta, cam­biar las bal­das de al­tu­ra o ade­cuar los ca­jo­nes.

A ve­ces pue­de ser ne­ce­sa­rio adap­tar un ar­ma­rio de adul­to pa­ra que lo uti­li­ce un ni­ño en edad de ser au­tó­no­mo.

BUS­CA NUE­VAS SO­LU­CIO­NES

7

Ga­llay po­ne es­te ejem­plo: “Cuan­do uno en­tra por la puer­ta, sa­be que ne­ce­si­ta de­jar las lla­ves, la car­te­ra, una fun­da, el co­rreo, el bul­to de de­por­te, en­tre otras co­sas, mien­tras que los ni­ños ne­ce­si­tan de­jar la mo­chi­la, los za­pa­tos...”. “Si hay un ar­ma­rio en el re­ci­bi­dor, an­tes de com­prar otro mue­ble, hay que re­vi­sar su fun­cio­na­li­dad y ver si hay es­pa­cio pa­ra col­gar, com­pro­bar si se pue­de po­ner una bal­da pa­ra apo­yar o un gan­cho pa­ra col­gar”. “A ve­ces un ac­ce­so­rio ba­ra­to y sim­ple re­suel­ve do­lo­res de ca­be­za, co­mo una mo­chi­la ti­ra­da en el sue­lo”.

CREA UNA PAU­TA DE OR­DEN NUE­VA

8

Ga­llay re­co­mien­da re­vi­sar las ru­ti­nas y pro­ce­di­mien­tos dia­rios, co­mo los im­pli­ca­dos en lo que uno ne­ce­si­ta pa­ra ves­tir­se, ya que en un ar­ma­rio de ro­pa es im­por­tan­te pen­sar dón­de va ca­da co­sa en fun­ción de có­mo se vis­te ca­da uno, pe­ro tam­bién en fun­ción de có­mo se guar­da la ro­pa lim­pia. “Por ejem­plo, hay que re­vi­sar si se des­per­di­cia mu­cho tiem­po o mu­chos ges­tos pa­ra ha­cer una co­sa, y ver en qué si­tio es­tán colocados de­ter­mi­na­dos ob­je­tos, así co­mo com­pro­bar si ese lu­gar es ade­cua­do al or­den en que ne­ce­si­ta­mos sa­car­los. Si se com­par­ten es­pa­cios y ta­reas es­tos pro­to­co­los tam­bién tie­nen que com­par­tir­se, y los de­más miem­bros de la fa­mi­lia de­ben sa­ber dón­de va ca­da co­sa pa­ra res­pe­tar ese or­den”.

DESHAZTE DE LO QUE SO­BRA

9

Ga­llay acon­se­ja lle­gar has­ta el fi­nal y, tan­to si se ha qui­ta­do ro­pa pa­ra do­nar o pa­pe­les pa­ra re­ci­clar, no hay que de­jar­los en fun­das o ca­jas por el pa­si­llo, un rincón del sa­lón o el ma­le­te­ro del co­che. “Pa­ra que el tra­ba­jo es­té ter­mi­na­do, hay que efec­tuar un úl­ti­mo es­fuer­zo y sa­car to­do eso en el mis­mo mo­men­to en que se ha­ce la or­ga­ni­za­ción, no al día si­guien­te. Eso hay que cum­plir­lo”.

ELI­GE UNA RE­COM­PEN­SA

10

Pa­ra Ga­llay uno me­re­ce re­com­pen­sar­se tras es­te es­fuer­zo si ha con­se­gui­do lle­gar al fi­nal de los 10 pa­sos, pe­ro rea­li­za una ad­ver­ten­cia. “¡Cui­da­do!: si su pun­to dé­bil es la ro­pa y le ha cos­ta­do ho­ras se­pa­rar ro­pa pa­ra do­nar, es pre­fe­ri­ble no pre­miar­se yen­do a com­prar a las “re­ba­jas” de las tien­das, sino con ex­pe­rien­cias que le ha­rán sen­tir me­jor, co­mo “to­mar un ca­fé con un ami­go o ver una pe­lí­cu­la que tie­ne sguar­da­da ha­ce tiem­po. Otra po­si­ble re­com­pen­sa con­sis­te “sim­ple­men­te en abrir el ar­ma­rio que ha si­do or­ga­ni­za­do y ver que to­do es­tá en su si­tio, dar­se cuen­ta del es­pa­cio que se ha ga­na­do y de lo fá­cil que se­rá ves­tir­se ca­da ma­ña­na”.

En con­clu­sión: ¡Eli­ja dis­po­ner de es­pa­cio y tiem­po pa­ra us­ted y de­je de car­gar con un mon­tón de co­sas que le di­fi­cul­tan la vi­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.