Estilos - - En Portada -

Ma­rit­za To­ri­bio Mar­tín: No­so­tros es­ta­mos si­guien­do una ten­den­cia que se es­tá dan­do en el mer­ca­do eu­ro­peo y nor­te­ame­ri­cano, don­de los gim­na­sios low cost es­tán in­va­dien­do esos mer­ca­dos, co­mo es­tá su­ce­dien­do en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Y la ten­den­cia es que han sur­gi­do más cen­tros es­pe­cia­li­za­dos y per­so­na­li­za­dos. En ese ca­so, la po­bla­ción que prac­ti­ca dis­ci­pli­na­da­men­te el fit­ness se ha da­do cuen­ta de la im­por­tan­cia que con­lle­va te­ner un se­gui­mien­to a su la­do, un en­tre­na­dor. La gen­te an­da bus­can­do re­sul­ta­dos efec­ti­vos y es lo que no­so­tros que­re­mos dar­le. Pa­ra ello te­ne­mos una alian­za nu­tri­cio­nal con Nu­tri­med, que vie­ne a com­ple­men­tar lo que no­so­tros co­mo cen­tro, no so­lo ne­ce­si­tá­ba­mos, sino que tam­bién que­ría­mos ofre­cer.

¿Eso quie­re de­cir que sus clien­tes pue­den op­tar por una ase­so­ría nu­tri­cio­nal? Ma­rit­za. Por su­pues­to. La per­so­na que lle­gue aquí ten­drá un equi­po de pro­fe­sio­na­les tra­ba­jan­do pa­ra que ob­ten­ga los re­sul­ta­dos. El equi­po es el mé­di­co, la par­te nu­tri­cio­nal, si lo re­quie­re, el ins­truc­tor, y Mar­tín y yo pa­ra dar se­gui­mien­to y so­por­te.

¿Es op­ta­ti­vo? Ma­rit­za. La par­te nu­tri­cio­nal, sí; por­que la par­te mé­di­ca es obli­ga­to­ria. Mar­tín. Cuan­do una per­so­na quie­re ini­ciar una ru­ti­na de ejer­ci­cio, de­be pa­sar por la mano del doc­tor/a por­que no sa­be­mos con qué con­di­ción lle­ga y, di­cho sea de pa­so, mu­chas ve­ces las per­so­nas no sa­ben que tie­nen un pro­ble­ma de sa­lud: pre­sión al­ta, co­les­te­rol, es­co­lio­sis… En al­gu- nos ca­sos se pue­den co­rre­gir, en otros se re­fie­re a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que le ha­ga su de­bi­da eva­lua­ción.

¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do la cos­tum­bre de las per­so­nas de ir al gim­na­sio? Hu­bo un mo­men­to que se con­vir­tió en una mo­da,

¿eso es­tá cam­bian­do? Ma­rit­za. Creo que la gen­te es­tá sien­do más cons­cien­te por­que se ha da­do cuen­ta de que ha­cer ejer­ci­cio es sa­lud, es pre­ven­ción de en­fer­me­da­des. Los mis­mos mé­di­cos tam­bién son más cons­cien­tes; no to­dos en­ten­dían lo que se ha­cía en un gim­na­sio. Aho­ra sí. Tan­to los mé­di­cos co­mo la po­bla­ción se es­tán edu­can­do en que la ba­se de la sa­lud sean los ejer­ci­cios.

¿Cier­to o fal­so: una per­so­na del­ga­da de­be o no ha­cer ejer­ci­cio? Ma­rit­za. Una per­so­na tie­ne que ha­cer ejer­ci­cio, sin im­por­tar su con­tex­tu­ra. Tie­nes ob­je­ti­vos di­fe­ren­tes y de­bes ali­men­tar­te pa­ra lo­grar esos ob­je­ti­vos. Mar­tín. En el pa­sa­do nos en­fo­cá­ba­mos mu­cho en te­ner que ba­jar de pe­so, al­go con lo que no­so­tros no es­tá­ba­mos de acuer­do por­que hay com­po­si­cio­nes óseas que son dis­tin­tas. Hay quie­nes pe­san mu­cho sien­do del­ga­dos por­que su ma­sa ósea es más den­sa, más grue­sa, aun­que ten­gan la mis­ma edad, el mis­mo pe­so y la mis­ma es­ta­tu­ra. El com­po­nen­te de­ter­mi­nan­te es el por­cen­ta­je de gra­sa. Una per­so­na del­ga­da pue­de ser muy flá­ci­da por­que su com­po­nen­te de gra­sa es muy al­to ver­sus su ma­sa mus­cu­lar. En una eva­lua­ción la per­so­na se da cuen­ta de que ser del­ga­da no sig­ni­fi­ca es­tar sa­lu­da­ble.

“La gen­te se ha da­do cuen­ta de que ha­cer ejer­ci­cio sig­ni­fi­ca sa­lud y pre­ve­nir en­fer­me­da­des” “La po­bla­ción dis­ci­pli­na­da del fit­ness sa­be lo im­por­tan­te que es te­ner un en­tre­na­dor”

Mar­tín Ga­bi­ron­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.