¿ERES ADIC­TO AL AMOR?

Estilos - - En Portada -

Es­te es un com­por­ta­mien­to pro­ble­má­ti­co en el amor que se ma­ni­fies­ta por un pa­trón re­pe­ti­ti­vo y di­ver­so. Los adic­tos al amor pue­den:

Ob­se­sio­nar­se al enamo­rar­se.

“Enamo­rar­se” de per­so­nas no dis­po­ni­bles: ca­sa­das, que vi­ven en otro país, muy ne­ce­si­ta­das emo­cio­nal­men­te, en otra re­la­ción, adic­tos, etc.

En­gan­char­se a los efec­tos eu­fó­ri­cos que ge­ne­ra el ro­man­ce: enamo­rar­se li­be­ra un neu­ro­trans­mi­sor muy po­ten­te y adic­ti­vo: la fe­ni­le­ti­la­mi­na que ha­ce que mu­chos se que­den “en­gan­cha­dos” a es­ta sen­sa­ción (igual que un dro­ga­dic­to) que des­apa­re­ce en los pri­me­ros 18 me­ses de la re­la­ción. Es­to pro­vo­ca que mu­chos adic­tos al amor, cuan­do han de­ja­do de sen­tir es­ta sen­sa­ción en la re­la­ción, bus­quen re­la­cio­nes nue­vas una y otra vez o se man­ten­gan en re­la­cio­nes si­mul­tá­neas.

No po­der aban­do­nar una re­la­ción tó­xi­ca por mie­do al aban­dono y la so­le­dad.

De­pen­der enor­me­men­te de una per­so­na.

Te­ner una preo­cu­pa­ción cró­ni­ca por el amor ro­mán­ti­co, co­que­teo y fan­ta­sía.

Sen­tir­se va­cíos e in­com­ple­tos; pa­ra ellos la vi­da no tie­ne sen­ti­do si no es­tán en una re­la­ción.

Atri­buir al ob­je­to de de­seo (el gran amor) cua­li­da­des má­gi­cas, idea­li­zar­lo y per­se­guir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.