ECO­NO­MÍA PER­SO­NAL DIE­GO SO­SA

¿Por qué un águi­la cam­bia su tra­ba­jo?

Estilos - - Intro Buena Vida Gente -

Cam­biar de tra­ba­jo pue­de ser un trau­ma, tan­to an­tes co­mo des­pués de la de­ci­sión. Mu­chas ve­ces no de­pen­de de lo que que­re­mos, sino del ries­go que po­de­mos o de­be­mos co­rrer. Con­sul­tor, coach, con­fe­ren­cis­ta y es­cri­tor do­mi­ni­cano. dso­sa@dia­rio­li­bre.com www.die­go­so­sa.in­fo / fa­ce­book:da­so­sa No es lo mis­mo un jo­ven sin res­pon­sa­bi­li­da­des y ba­jo la pro­tec­ción de sus pa­dres, que una per­so­na de la cual, eco­nó­mi­ca­men­te ha­blan­do, de­pen­den otros.

Si no co­no­ce mi con­cep­to del águi­la y el pa­pa­ga­yo se lo re­su­mi­ré: el pa­pa­ga­yo se que­ja de to­do pe­ro no ha­ce na­da por me­jo­rar su si­tua­ción. El águi­la vue­la al­to, se arries­ga y bus­ca so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas. Es co­mo ser víc­ti­ma o pro­ta­go­nis­ta. A unos se les es­cu­cha des­de le­jos y los otros ha­cen lo que tie­nen que ha­cer pa­ra con­se­guir lo que se plan­tean co­mo ob­je­ti­vos.

Plan­tea­ré a con­ti­nua­ción al­gu­nos de los te­mas que ha­cen que un águi­la quie­ra vo­lar a otro tra­ba­jo. Si us­ted es de es­te ti­po de per­so­nas o ma­ne­ja un equi­po, le se­rá de uti­li­dad la in­for­ma­ción: l Los com­pa­ñe­ros o el je­fe. Aun­que me pa­re­ce que to­dos nos des­mo­ti­va­mos con es­ta si­tua­ción. La di­fe­ren­cia es que un águi­la bus­ca­rá la for­ma de de­jar ese am­bien­te. Si us­ted ma­ne­ja un equi­po y se da cuen­ta de que so­lo tie­ne pa­pa­ga­yos, es ho­ra de re­vi­sar su ges­tión, o no sa­be ele­gir, o es­tá de­jan­do ir los me­jo­res ta­len­tos. Un águi­la no du­ra­rá de­ma­sia­do en me­dio de una jau­la de pa­pa­ga­yos co­man­da­da por el su­per­pa­pa­ga­yo. l Por ser al­guien más. Cuan­do un águi­la sien­te que no ha­ce la di­fe­ren­cia muy po­si­ble­men­te se des­mo­ti­ve y bus­que vo­lar más al­to. Es­tá en su ADN ge­ne­rar cam­bios. Un tra­ba­jo me­cá­ni­co, re­pe­ti­ti­vo y sin re­le­van­cia la frus­tra­rá. l Se sien­te en­jau­la­da. Con­si­de­rar­se con las alas cor­ta­das sue­le ser muy pe­li­gro­so. Cau­sa de­pre­sio­nes y una in­con­for­mi­dad cons­tan­te. Bus­car re­tos, ha­cer ta­reas di­fe­ren­tes y sen­tir pro­gre­so es­tá en su na­tu­ra­le­za. Su zo­na de con­fort es­tá fue­ra de la zo­na de con­fort… es in­fi­ni­ta. l No lo­grar equi­li­brio en­tre el tra­ba­jo y la vi­da. Po­de­mos con­fun­dir­nos, un águi­la ama dar to­do por el tra­ba­jo. Pue­de pa­sar 24 ho­ras la­bo­ran­do de ser ne­ce­sa­rio pa­ra que las ta­reas sal­gan bien, pe­ro to­do es pa­ra te­ner una vi­da. Si sien­te que ese equi­li­brio no se pue­de lo­grar por lo ge­ne­ral pen­sa­rá en sa­lir volando. l Pues­to in­fle­xi­ble. Mien­tras más pro­ce­sos rí­gi­dos ten­ga el pues­to o la em­pre­sa, más di­fi­cul­tad le da­rá re­te­ner a las águi­las. Sé que se de­ben te­ner pro­ce­sos, pe­ro ellos de­ben ser los me­jo­res y es­tar abier­tos a me­jo­ras. Cuan­do se cie­rran afec­tan las po­si­bi­li­da­des de pro­gre­so y a los em­plea­dos que pue­den ge­ne­rar una me­jo­ra con­ti­nua. l Pro­duc­ti­vi­dad so­lo en exi­gen­cias. Las águi­las se con­cen­tran en re­sul­ta­dos. Las em­pre­sas de hoy tam­bién. Po­dría­mos de­cir que es­tán to­tal­men­te ali­nea­dos y no ha­bría pro­ble­mas. El in­con­ve­nien­te apa­re­ce cuan­do per­so­nas in­ter­me­dias no sa­ben li­diar con las pre­sio­nes que sig­ni­fi­can es­tar por de­ba­jo del pre­su­pues­to. Lle­nar de jun­tas y lla­ma­das de exi­gen­cia, ca­ras lar­gas y un lá­ti­go y pro­ce­sos bu­ro­crá­ti­cos no ayu­dan a las águi­las, so­lo en­tor­pe­cen su ca­mino al éxi­to en lo­grar las me­tas.

Hay más ra­zo­nes que lle­va­rían a un águi­la a cam­biar de em­pleo, o peor, a pen­sar to­do el tiem­po en ha­cer­lo y no eje­cu­tar­lo por ra­zo­nes de pe­so. Te­ner un águi­la en­jau­la­da no es de pro­ve­cho, hay que ha­cer­la vo­lar y guiar­la pa­ra que la caza sea la me­jor… hay que ayu­dar­le a que el em­pleo val­ga su bie­nes­tar per­so­nal y el de los que de ella de­pen­den. Fra­se de la se­ma­na. “Al que le pu­sie­ron alas es pa­ra que vue­le”

SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.