Mar­ga­ri­ta Mi­ran­da­mi­trov

Es­tá por ini­ciar la nue­va tem­po­ra­da de “Ci­ne­ma Events” de Ca­rib­bean Ci­ne­mas, y una vez más Mar­ga­ri­ta Mi­ran­da de Mi­trov, de la Fun­da­ción Sin­fo­nía y Ope­ra Lo­vers RD, la­bo­ra co­mo re­pre­sen­tan­te ofi­cial pa­ra po­ner al al­can­ce del pú­bli­co to­das es­tas op­cio­nes de

Estilos - - De Tú A Tú Intro - Tex­to: JOAN PRATS Fo­to: RI­CAR­DO HER­NÁN­DEZ

¿Có­mo sur­gió tu in­te­rés en el mun­do de la ópe­ra? Cuan­do es­tu­dia­ba en el Con­ser­va­to­rio­me enamo­ró Ri­chard Wag­ner, pe­ro ade­más ha­bía asis­ti­do a re­pre­sen­ta­cio­nes en el Tea­tro Na­cio­nal. No voy a ol­vi­dar nun­ca “La Tra­via­ta” de Ver­di en el re­cién inau­gu­ra­do Tea­tro Na­cio­nal. Por eso es tan im­por­tan­te ex­po­ner a los jó­ve­nes a la ópe­ra.

¿Por qué son im­por­tan­tes es­te ti­po de even­tos cul­tu­ra­les? Son esen­cia­les. Pri­me­ro por­que tie­nen una ca­li­dad in­su­pe­ra­ble. Me­tro­po­li­tan Ope­ra es sin du­da uno de los gran­des tea­tros del mun­do. El Bols­hoi por igual, la es­cue­la ru­sa de ba­llet es po­si­ble­men­te la más pres­ti­gio­sa a ni­vel mun­dial, e igual­men­te el Na­tio­nal Thea­tre. Con es­tas trans­mi­sio­nes brin­da­mos al pú­bli­co do­mi­ni­cano una car­te­le­ra de una ex­ce­len­cia y ni­vel de ca­li­dad in­su­pe­ra­ble.

¿Có­mo ini­cia­ron las pro­yec­cio­nes del Me­tro­po­li­tan Ope­ra en RD? Ca­rib­bean Ci­ne­mas em­pe­zó en San Juan, Puer­to Ri­co, en el 2006 y ellos fue­ron pio­ne­ros cuan­do el Met co­men­zó las trans­mi­sio­nes en el ci­ne. Cin­co años más tar­de CC San­to Do­min­go de­ci­de traer­lo a sus ci­nes de Acró­po­lis. Em­pe­za­mos a ir a esa primera tem­po­ra­da en­tre 25 ó 30 per­so­nas y pen­sá­ba­mos que no iba a du­rar. Pa­ra nues­tra sor­pre­sa Ca­rib­bean Ci­ne­mas de­ci­dió se­guir con las trans­mi­sio­nes. Las mo­vió a Fi­ne Arts en No­vo­cen­tro, que es es­pec­ta­cu­lar, don­de he­mos crea­do una co­mu­ni­dad muy gran­de. Y des­pués se su­mó el Bols­hoi y el Na­tio­nal Thea­ter, que tam­bién tie­nen una car­te­le­ra im­pre­sio­nan­te.

¿Qué re­co­men­da­rías a quie­nes es­tán in­tere­sa­dos en iniciarse en la ópe­ra? Zam­bu­llir­se en ella sin te­mor. Sim­ple­men­te no hay que te­ner mie­do por­que, pri­me­ro, la ópe­ra es tea­tro y el tea­tro es mú­si­ca. To­das las obras es­tán sub­ti­tu­la­das, hay ópe­ras que son más cor­tas, ti­po “La Bohème”, que es de dos ho­ras. Yo no re­co­men­da­ría ne­ce­sa­ria­men­te en­trar con un com­po­si­tor co­mo, por ejem­plo, Ri­chard Wag­ner por­que son ópe­ras de una du­ra­ción de 4 ó 5 ho­ras. Qui­zás es me­jor co­men­zar con al­go más cor­to, pe­ro no ten­gan mie­do, en­tren. La ópe­ra le lle­ga al pú­bli­co. ¿Crees que se es­tá ha­cien­do lo su­fi­cien­te pa­ra apo­yar a los ar­tis­tas dominicanos que se desa­rro­llan en es­tas áreas? Nun­ca se ha­ce lo su­fi­cien­te. Se ha­cen es­fuer­zos, hay mu­chí­si­mo ta­len­to. Los jó­ve­nes hoy día tie­nen un de­seo muy gran­de de echar ha­cia ade­lan­te. Vi­vi­mos en un uni­ver­so muy abier­to, muy co­nec­ta­do y, cla­ro, to­do el mun­do quie­re es­tu­diar fue­ra y se quie­re for­mar. No es fá­cil. Son ca­rre­ras muy sa­cri­fi­ca­das, muy du­ras.

¿Cuá­les son los be­ne­fi­cios de es­cu­char ópe­ra? Más que de es­cu­char ópe­ra, yo di­ría es­cu­char mú­si­ca y ha­blo en el sen­ti­do más am­plio. La bue­na mú­si­ca nos ha­bla, es un len­gua­je que nos lle­ga di­rec­ta­men­te a to­do, a nues­tra en­tra­ña más ín­ti­ma. El pro­ce­so de oír mú­si­ca te da mu­cho, te de­vuel­ve mu­cho. Tan­to pue­de ser una ópe­ra co­mo una sin­to­nía, asis­tir a un con­cier­to o es­cu­char un re­ci­tal.

¿Qué sor­pre­sas po­de­mos es­pe­rar en es­ta tem­po­ra­da? Es­ta tem­po­ra­da de la Me­tro­po­li­tan Ope­ra Li­ve In HD es de diez ópe­ras y son esen­cia­les. Hay pa­ra to­dos los gus­tos. El di­rec­tor ge­ne­ral de la Me­tro­po­li­tan Ope­ra, Pe­ter Gill, di­ce que es co­mo si fue­ra un me­nú de de­gus­ta­ción de la tem­po­ra­da nor­mal de la Me­tro­po­li­tan. Hay mu­chas ópe­ras ita­lia­nas, ten­dre­mos una jo­ya del bel can­to co­mo “El eli­xir de amor”, que es una ópe­ra có­mi­ca; tam­bién “La Bohème”’de Puc­ci­ni, que es la ópe­ra que más se ha re­pre­sen­ta­do en la his­to­ria de la Me­tro­po­li­tan Ope­ra; pe­ro tam­bién hay ópe­ras ale­ma­nas, ru­sas y fran­ce­sas.

“Con es­tas trans­mi­sio­nes es­ta­mos brin­dan­do al pú­bli­co do­mi­ni­cano una car­te­le­ra de una ex­ce­len­cia y un ni­vel de ca­li­dad in­su­pe­ra­ble”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.