¿Ju­gar a ser adul­tos?

Apro­ve­char que sean ni­ños no sig­ni­fi­ca ati­bo­rrar­los de ac­ti­vi­da­des. No. Tam­po­co quie­re de­cir que los de­jes en ca­sa sin na­da que ha­cer. En­con­trar el equi­li­brio es la cla­ve pa­ra que ten­gan una ni­ñez sa­na. Co­mo to­das las de­más, es­ta se­rá una eta­pa que so­lo v

Estilos - - Buena Vida / Educación - Tex­to: NA­ZA­RET ES­PI­NAL Fotos: SHUTTERSTOCK Y FUEN­TE EX­TER­NA

Ba­llet, ka­ra­te, na­ta­ción, pin­tu­ra, in­glés, piano… dos ma­dres con­ver­san en la fi­la del su­per­mer­ca­do so­bre lo que ha­cen sus hi­jos des­pués del co­le­gio. Es­tán or­gu­llo­sas por­que, a pe­sar de los ma­la­ba­res que tie­nen que ha­cer jun­to a sus es­po­sos pa­ra lle­var y traer a los ni­ños, son muy apli­ca­dos y les va muy bien en to­do, in­clu­yen­do el co­le­gio. Yo me pre­gun­ta­ba: “¿y qué tiem­po ten­drán pa­ra ser ni­ños?”.

“Las ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res son im­por­tan­tes, pe­ro de ma­ne­ra equi­li­bra­da”, ase­gu­ra Cla­ris­sa Gue­rre­ro, psi­có­lo­ga clí­ni­ca con una maes­tría en in­ter­ven­ción del ni­ño y la fa­mi­lia. Es­te es un ca­so más que prue­ba que los ex­tre­mos son pe­li­gro­sos por­que, co­mo ad­vier­te la es­pe­cia­lis­ta, “cuan­do el niñ@ tie­ne que li­diar con una agen­da ex­tre­ma­da­men­te car­ga­da, co­mien­za a ma­ne­jar mu­cho es­trés y an­sie­dad a una edad muy tem­pra­na, y a lle­nar exi­gen­cias que no van acor­des con su desa­rro­llo”.

“Es cier­to que la neu­ro­plas­ti­ci­dad ce­re­bral, es de­cir, la can­ti­dad de co­ne­xio­nes neu­ro­na­les que exis­ten a una tem­pra­na edad es mu­cho ma­yor, sin em­bar­go, es­tas co­ne­xio­nes no ha­rían na­da si la par­te emo­cio­nal no es­tá equi­li­bra­da”. Gue­rre­ro jus­ti­fi­ca es­ta afir­ma­ción aña­dien­do que un niñ@ es­tre­sa­do no va a pen­sar con cla­ri­dad, aun­que ten­ga la ca­pa­ci­dad de ha­cer­lo.

Lo re­co­men­da­ble es que ten­gan un es­pa­cio por lo me­nos dos ve­ces a la se­ma­na, ade­más del sábado y el do­min­go, pa­ra es­pa­cios de re­crea­ción li­bre, sin dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, en los que pue­dan crear, ju­gar jue­gos sim­bó­li­cos (los tra­di­cio­nal: a ser un su­per­hé­roe, con los ami­gui­tos, a la en­fer­me­ra), par­ti­ci­par en una cla­se que no sea muy es­truc­tu­ra­da o ir a un lu­gar ex­clu­si­va­men­te a di­ver­tir­se, sin es­pe­rar a cam­bio una ca­li­fi­ca­ción o un ni­vel de com­pe­ti­ti­vi­dad ex­ce­si­vo.

“Mu­chas ve­ces los ni­ños pi­den cla­ses de bai­le y pin­tu­ra, ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res don­de pue­de dis­fru­tar. El te­ma es­tá cuan­do en­tra el apúrate, el tienes que ha­cer­lo me­jor, por­que ahí de­ja de con­ver­tir­se en un dis­fru­te pa­ra el ni­ño”.

LI­DIAR CON SU IN­DE­PEN­DEN­CIA

Hay ni­ños que, aun­que pa­rez­ca ex­tra­ño, no tie­nen esos mis­mos in­tere­ses de es­par­ci­mien­to, pre­fie­ren otro ti­po de ac­ti­vi­dad y pue­den lle­gar a ver­se ais­la­dos. Cla­ris­sa Gue­rre­ro los lla­ma “in­de­pen­dien­tes por­que les gus­ta más el mun­do adul­to, el aca­dé­mi­co”. En es­tos ca­sos su­gie­re es­ti­mu­lar­les las ac­ti­vi­da­des de y con ni­ños, por­que “se su­po­ne” que es lo sano pa­ra su edad.

Es bueno des­ta­car que un niñ@ que pre­sen­te es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en su con­duc­ta no sig­ni­fi­ca que ten­ga una con­di­ción es­pe­cial, aun­que hay al­gu­nas que cier­ta­men­te las arras­tran, pe­ro mu­chas ve­ces son ni­ños que pa­san mu­cho tiem­po con adul­tos, son hi­jos úni­cos, tie­nen her­ma­nos muy ma­yo­res, o sim­ple­men­te es la for­ma en que es­tá es­truc­tu­ra­da su per­so­na­li­dad.

CÓ­MO DES­CU­BRIR SUS TA­LEN­TOS

l Ex­pón a tus hi­jos a vi­vir ex­pe­rien­cias di­ver­sas.

l Apún­ta­lo en un cam­pa­men­to don­de ten­ga con­tac­to con di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des y así des­cu­bri­rás dón­de es­tán con­cen­tra­das sus ca­pa­ci­da­des. Lue­go pre­gún­ta­le cuál dis­fru­tó más.

l Che­quea su in­te­rés y ha­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas pa­ra po­ten­ciar­las. Pon­drá em­pe­ño en la me­di­da que le gus­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.