Ricky Mar­tin dixit: ven­gan pa’ca

El ar­tis­ta bo­ri­cua vi­ve una es­plén­di­da ma­du­rez per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Es­te año se­rá una de las gran­des es­tre­llas del Fes­ti­val Pre­si­den­te, al que no ve­nía des­de 1998.

Estilos - - Buena Vida / Música - Tex­to: PA­BLO FE­RRER Fotos: GETTYIMAGES

El ar­tis­ta más popular del pop latino en las dos úl­ti­mas dé­ca­das si­gue en ple­na for­ma a sus 45 años. La edad no le ha pa­sa­do fac­tu­ra en­tre la fa­na­ti­ca­da, y sus pre­fe­ren­cias se­xua­les de­ja­ron de ser ali­men­to de los ta­bloi­des ama­ri­llis­tas ha­ce tiem­po. Pa­pá fe­liz, con pa­re­ja es­ta­ble y una ca­rre­ra de en­sue­ño que si­gue acu­mu­lan­do re­tos y lo­gros, el bo­ri­cua se­rá una de las gran­des es­tre­llas del Fes­ti­val Pre­si­den­te, en el que so­la­men­te ha es­ta­do una vez: en 1998, año de su gran consagración a ni­vel pla­ne­ta­rio des­pués de un lus­tro de po­pu­la­ri­dad cre­cien­te en Amé­ri­ca.

En tiem­pos de agrio de­ba­te so­bre la per­ver­sión de gé­ne­ros mu­si­ca­les y la om­ni­pre­sen­cia del re­gue­tón, al que se han ple­ga­do ca­si to­das las gran­des fi­gu­ras de la in­dus­tria en el ám­bi­to del pop latino, la in­sis­ten­cia de Mar­tin en la fór­mu­la que le han da­do la fa­ma es va­lo­ra­da in­clu­so por quie­nes no son sus fans. De he­cho, el uni­ver­so al­ter­na­ti­vo (aun­que ló­gi­ca­men­te no com­par­ta su elec­ción so­no­ra) res­pe­ta y va­lo­ra su éti­ca de tra­ba­jo y com­pro­mi­so con la pu­re­za de la crea­ción. El hom­bre se cui­da, es la an­tí­te­sis de la pre­po­ten­cia, cui­da a sus fans y man­tie­ne con in­te­li­gen­cia una ra­ya al­re­de­dor de su vi­da pri­va­da, de la que so­la­men­te se sa­ben co­sas cuan­do él así lo de­ci­de.

Ahí van diez ra­zo­nes por las que us­te­des, de­vo­tos del Fes­ti­val Pre­si­den­te, no de­ben per­der­se su pre­sen­ta­ción:

1 Los te­ma­zos. Al­guno y al­gu­na lo di­si­mu­la­rán, pe­ro la ma­yo­ría dis­fru­ta un mun­do co­rean­do can­cio­nes co­mo ‘La co­pa de la vi­da’, ‘Sha­ke your Bon Bon’, ‘Tu re­cuer­do’, ‘Vuel­ve’, ‘Ma­ría, ‘She bangs’, La mor­di­di­ta’ o ‘Li­vin’ la vi­da lo­ca’. Ricky Mar­tin sa­be có­mo en­cen­der una fies­ta y, con la na­tu­ra­li­dad del que co­no­ce la fór­mu­la, ha­cer pa­ro­nes ro­mán­ti­cos en el es­pec­tácu­lo pa­ra quie­nes pre­fie­ren su ver­sión pau­sa­da.

2 El ca­ris­ma. Lle­va tres dé­ca­das lar­gas subido a un es­ce­na­rio. Se sa­be to­dos los tru­cos es­cé­ni­cos, in­clu­so ha in­ven­ta­do al­gu­nos. Si­gue en ple­na for­ma, aun­que qui­zá ha­ya mer­ma­do un tan­to su ex­plo­si­vi­dad en el bai­le en be­ne­fi­cio del tono ge­ne­ral del

show, que siem­pre aca­ba por to­do lo al­to. 3 La pues­ta en es­ce­na. No se li­mi­ta a can­tar y con­to­near­se: ne­ce­si­ta que to­do va­ya co­mo la se­da allá arri­ba. Su cua­dro de bai­le es ex­plo­si­vo, el ves­tua­rio tie­ne un pa­pel cla­ve en los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra y ‘flow’, cui­da el de­co­ra­do y las lu­ces al de­ta­lle… va­mos, que se in­vo­lu­cra en ca­da seg­men­to del tra­ba­jo des­de me­ses an­tes al ini­cio de ca­da gi­ra.

4 Los re­cuer­dos. El grue­so de su pú­bli­co en los re­ci­ta­les an­da en­tre los trein­ta y mu­chos y los cin­cuen­ta y po­cos: cues­tión ge­ne­ra­cio­nal. En bas­tan­tes ca­sos ha­bla­mos de gen­te ‘cher­che­ra’ que si­gue sa­lien­do a bai­lar pe­ro no fre­cuen­ta los gran­des con­cier­tos. En San­to Do­min­go, mu­chos trae­rán me­mo­rias al pre­sen­te abri­ga­dos por sus can­cio­nes.

5 La his­to­ria. An­tes de su lan­za­mien­to so­lis­ta a prin­ci­pios de los años 90, es­ta­ba Me­nu­do… que for­ma par­te del ima­gi­na­rio popular de Amé­ri­ca La­ti­na, la primera gran

boy band de ma­sas: hu­bo otras, pe­ro el im­pac­to de es­tos mu­cha­chos fue sal­va­je. Ricky fue el me­nu­do de los Me­nu­do mu­cho tiem­po. Ade­más, ahí es­ta­ba su gran ami­go Ro­bi Dra­co Ro­sa, co­la­bo­ra­dor ar­tís­ti­co pos­te­rior. So­bre él ha­bla con res­pe­to y ad­mi­ra­ción: ‘Dra­co es un gue­rre­ro, mi her­mano y uno de los ar­tis­tas más crea­ti­vos y ta­len­to­sos que he co­no­ci­do, con una ca­rre­ra ad­mi­ra­ble y un re­per­to­rio mu­si­cal ex­qui­si­to’.

6 Es­tá al día. El re­cien­te due­to con Ma­lu­ma ‘Ven­te pa’ca’ le ha co­nec­ta­do con nue­vas au­dien­cias (lo mis­mo le ha ocu­rri­do al co­lom­biano) y la alian­za ha si­do enor­me­men­te be­ne­fi­cio­sa pa­ra am­bos ar­tis­tas. Ricky le do­bla en edad, pe­ro eso no ha si­do un óbi­ce pa­ra con­se­guir el im­pac­to bus­ca­do.

7 El Cen­tro Tau. El ar­tis­ta puer­to­rri­que­ño ha im­pul­sa­do en su tie­rra es­ta ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va; ofre­ce a la ni­ñez y la ju­ven­tud una for­ma­ción in­te­gral, que in­clu­ye la mú­si­ca y prio­ri­za a sec­to­res so­cia­les des­fa­vo­re­ci­dos. Se co­la­bo­ra con la co­mu­ni­dad loí­ce­ña (de Loi­za, Puer­to Ri­co) pa­ra em­po­de­rar a 140 par­ti­ci­pan­tes.

8 El ci­ne. Ricky aca­ba de ter­mi­nar el ro­da­je de un te­le­fil­me de la se­rie ‘Ame­ri­can Cri­me Story’ cen­tra­do en Gian­ni Ver­sa­ce y di­ri­gi­do por Ryan Murphy, don­de in­ter­pre­ta a An­to­nio D’ami­co, aman­te del di­se­ña­dor ita­liano. Pe­né­lo­pe Cruz y Ed­gar Ra­mí­rez es­tán en el re­par­to. El bo­ri­cua ya ac­tuó en los años 90 en ‘Ge­ne­ral Hos­pi­tal’ y ‘Al­can­zar una es­tre­lla’.

9 Mul­ti­fun­cio­nal. Ade­más de su gi­ra mun­dial, es­te año ha man­te­ni­do una re­si­den­cia de va­rios me­ses en el Park Thea­tre at Mon­te Car­lo de Las Ve­gas, en un es­pec­tácu­lo de re­pa­so a su ca­rre­ra co­pro­du­ci­do con Ja­mie King.

10 Ca­ri­ño a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. No es dis­cur­so tri­lla­do de ve­cino cor­dial. Ricky Mar­tin quie­re mu­cho a Quis­que­ya y siem­pre lo pre­go­na a los cua­tro vien­tos, ade­más de ser un ren­di­do ad­mi­ra­dor (uno más) del ta­len­to de nues­tro Juan Luis Gue­rra, y cul­ti­var una gran amis­tad con la má­na­ger del ar­tis­ta do­mi­ni­cano, Ama­rilys Ger­mán.

“Ricky Mar­tin siem­pre se in­vo­lu­cra en ca­da seg­men­to del tra­ba­jo des­de me­ses an­tes de ca­da gi­ra”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.