ECONOMÍA PER­SO­NAL DIE­GO SO­SA

¿Có­mo me pue­do sen­tir en con­trol fi­nan­cie­ro?

Estilos - - News -

Es­tar en con­trol de las fi­nan­zas per­so­na­les es co­mo ha­cer un che­queo de sa­lud com­ple­to. Sa­be­mos que hay en­fer­me­da­des que no po­de­mos de­tec­tar, pe­ro lo que sí po­dre­mos es es­tar con­fia­dos de que es­ta­mos sa­nos y to­ma­re­mos ac­cio­nes si al­go apa­re­ce. coach, Al­gu­nos tie­nen sus te­mo­res y pre­fie­ren no sa­car cuen­tas pa­ra no preo­cu­par­se. Has­ta pen­sa­rán en no leer es­te ar­tícu­lo es­pe­cu­lan­do que si es­tán en­fer­mos es me­jor no sa­ber­lo. Otros no han pen­sa­do en la si­tua­ción ya que “la vi­da es aho­ra”. Mien­tras que, se­gún mi ex­pe­rien­cia, po­cos es­tán en­ci­ma del asun­to aun­que no sa­ben bien si lo es­tán ha­cien­do de la me­jor ma­ne­ra.

Vea­mos un po­co de his­to­ria, lo que for­ja la men­te de las per­so­nas y crea cul­tu­ras en la sociedad.

Las da­mas ad­mi­nis­tra­do­ras del ho­gar sen­tían se­gu­ri­dad cuan­do te­nían di­ne­ro guar­da­do pa­ra las emer­gen­cias. Un ejem­plo in­tere­san­te eran la es­po­sas ru­sas, si el hom­bre las de­ja­ba só­lo po­dían lle­var­se lo que te­nían y que era de ellas. Ha­cían que sus ma­ri­dos les re­ga­la­ran jo­yas. Se sen­tían fi­nan­cie­ra­men­te res­pal­da­das por un tiem­po… su re­ser­va fi­nan­cie­ra es­ta­ba a su al­can­ce.

Los ri­cos de an­tes te­nían una ca­ja fuer­te en su ca­sa, se di­ce que al­gu­nos hoy tam­bién, con di­ne­ro que po­dían pal­par. Los de hoy no lo di­cen mu­cho, pe­ro se ha­bla de que al­go tie­nen guar­da­do. La ver­dad es que la ca­ja fuer­te la lle­nan de ob­je­tos que pue­den con­ver­tir en di­ne­ro y ocu­pa me­nos es­pa­cio. Co­mo co­lec­cio­nes de re­lo­jes y otros, va­len más por on­za que las pa­pe­le­tas. En ca­so de emer­gen­cia pue­den car­gar­lo y sa­lir rá­pi­da­men­te. Pe­ro tam­bién tie­nen cuen­tas se­cre­tas en lu­ga­res don­de pue­den ac­ce­der si per­die­ran el res­to.

Sen­tir­se se­gu­ro en fi­nan­zas es muy re­la­ti­vo, de­pen­de mu­cho de lo que uno ha­ce y có­mo ha si­do cria­do. Me ima­gino que al­guien que tra­ba­ja en un ban­co no sien­te la ne­ce­si­dad de guar­dar di­ne­ro en ca­sa, sa­be la for­ma de te­ner sus pa­pe­le­tas en la mano sin mu­cho es­fuer­zo.

Hoy día mu­chos no han vi­vi­do una cri­sis. No pien­san en te­ner una se­gu­ri­dad, es­tán vi­vien­do la épo­ca de al­can­zar el fu­tu­ro hoy y han op­ta­do me­jor por esa po­si­bi­li­dad. Se en­deu­dan pa­ra ad­qui­rir bie­nes y ser­vi­cios y no le dan prio­ri­dad al­gu­na a te­ner un col­chón que sir­va en ca­so de emer­gen­cia (que no tie­ne que ser lí­qui­do).

No es­toy lla­man­do a las vi­ci­si­tu­des, es so­lo que sé que la vi­da tie­ne va­ria­cio­nes y es me­jor es­tar pre­pa­ra­do que la­men­tar. Mi su­ge­ren­cia es que ten­ga un ca­pi­tal in­ver­ti­do que us­ted se­pa que, de lle­gar un mo­men­to ma­lo, no tie­ne que te­mer… sin­tien­do así el con­trol fi­nan­cie­ro en sus pro­pias ma­nos.

¿Cuán­to ne­ce­si­to por mes pa­ra vi­vir? Pien­se el tiem­po que po­dría pa­sar sin tra­ba­jo y mul­ti­pli­que esas dos va­ria­bles. Cuan­do ten­ga una in­ver­sión de esa cuan­tía po­drá es­tar más tran­qui­lo… sa­be que tie­ne de dón­de sa­car el di­ne­ro que re­que­ri­rá.

Mu­chas ve­ces ne­ce­si­ta­re­mos co­men­zar por el ini­cio: ha­cer un pre­su­pues­to, eva­luar nues­tros ac­ti­vos, lis­tar los pa­si­vos y su­mar­los (es­ta par­te la pue­de ha­cer con mi for­mu­la­rio, se lo re­ga­lo en: http://bit.ly/pres­fam); apren­der a sa­lir de deu­das; ini­ciar una cul­tu­ra u obli­ga­ción de ahorro; au­men­tar nues­tros in­gre­sos; apren­der de in­ver­sio­nes; y te­ner un plan de fu­tu­ro. To­do lo en­se­ño por ex­ten­so en mi li­bro Ar­co Iris Fi­nan­cie­ro. Lo im­por­tan­te en reali­dad es que pue­da vi­vir sin preo­cu­pa­cio­nes (ex­ce­so de fu­tu­ro) mien­tras dis­fru­ta el pre­sen­te. Fra­se de la se­ma­na. “Preo­cu­par­me por pen­sar en al­go es una se­ñal de que de ello de­bo ocu­par­me”

SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.