5 tips pa­ra pre­pa­rar­te an­te un desas­tre na­tu­ral

En las úl­ti­mas se­ma­nas no so­lo nos he­mos en­fren­ta­do a las ame­na­zas de va­rios hu­ra­ca­nes, sino tam­bién a un es­ta­do an­ti­ci­pa­do de an­gus­tia mu­chas ve­ces más da­ñino que el mis­mo fe­nó­meno. Un día an­tes del pa­so de María por el país re­ci­bí, en el lap­so de 1 ho­ra

Estilos - - Buena Vida / Bienestar - Tex­to: KIRSSY LO­REN­ZO Fo­to: SHUT­TERS­TOCK La au­to­ra es con­fe­ren­cis­ta, es­cri­to­ra y coach www.kirssy­lo­ren­zo.com

Es her­mo­so ver có­mo so­mos tan em­pá­ti­cos y que­re­mos ayu­dar, sin em­bar­go al­gu­nos es­tu­dios re­cien­tes in­di­can que nues­tra con­di­ción emo­cio­nal, an­tes y des­pués de una ca­tás­tro­fe na­tu­ral, pue­de ha­cer la gran di­fe­ren­cia a la ho­ra de so­bre­vi­vir.

Un desas­tre na­tu­ral de­ja más que des­truc­ción fí­si­ca. Al­gu­nos de los efec­tos emo­cio­na­les que pue­de pro­vo­car son: sen­sa­ción de pá­ni­co, an­sie­dad, con­fu­sión, ais­la­mien­to, cul­pa o des­am­pa­ro, en­tre otros.

Es mi­sión de nues­tro ce­re­bro es­tar aler­ta a las cir­cuns­tan­cias crí­ti­cas don­de la res­pues­ta ins­tin­ti­va es pe­lear o huir. Des­afor­tu­na­da­men­te no to­dos reac­cio­na­mos de la ma­ne­ra más óp­ti­ma en es­tas cir­cuns­tan­cias.

De acuer­do con Laurence Gon­za­les, quien ha de­di­ca­do 30 años a ana­li­zar his­to­rias de so­bre­vi­vien­tes, “la ac­ti­tud, la emo­ción y la for­ma en que se afron­ta la ad­ver­si­dad se­rán de­ter­mi­nan­tes pa­ra su­pe­rar­la”.

Aquí com­par­to al­gu­nos tips pa­ra adap­tar­se emo­cio­nal­men­te a es­tos even­tos:

1 Pre­pá­ra­te. Nues­tro ce­re­bro es po­de­ro­so, so­lo te­ne­mos que pro­gra­mar­lo pa­ra que nos dé los re­sul­ta­dos desea­dos. Mien­tras más pre­pa­ra­do es­tés men­tal­men­te, me­jor fun­cio­na­rás ba­jo la pre­sión de la si­tua­ción en vi­vo. Si pue­des en­sa­yar al­gún plan de ac­ción al­ter­na­ti­vo, se­rá fan­tás­ti­co.

Cuan­do los desas­tres de las to­rres ge­me­las, el equi­po de bom­be­ros que res­ca­tó más de 2,800 vi­das de la to­rre 2, lo lo­gró gra­cias al ensayo de po­si­bles es­ce­na­rios co­mo ese. 2 Man­tén la cal­ma. “Es muy fá­cil de­cir­lo”, pien­sa la gran ma­yo­ría de las per­so­nas, pe­ro te ex­pli­co por qué es tu me­jor al­ter­na­ti­va men­tal y neu­ro­quí­mi­ca­men­te ha­blan­do: En tiem­pos de an­ti­ci­pa­ción a un fe­nó­meno at­mos­fé­ri­co es­cu­chas, ves o ex­pe­ri­men­tas una ame­na­za. El sis­te­ma ner­vio­so li­be­ra adre­na­li­na y cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés. Es­tos quí­mi­cos en­tran al to­rren­te san­guí­neo, via­jan­do por el cuer­po. El cor­ti­sol ele­va el azú­car en la san­gre y la adre­na­li­na ha­ce la­tir al co­ra­zón más rá­pi­do. Cuan­do es­ta res­pues­ta de aler­ta se pro­lon­ga du­ran­te días, a cau­sa de una si­tua­ción que nos ame­na­za du­ran­te un tiem­po con­ti­nua­do, la si­tua­ción se vuel­ve pe­li­gro­sa. No so­lo enfermas al re­du­cir el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta y tu es­tó­ma­go se pre­dis­po­ne a úl­ce­ras, sino que tu ce­re­bro rep­til, el de la res­pues­ta ins­tin­ti­va, en­tra en con­trol, anu­lan­do la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta de tu ce­re­bro neo­cór­tex (el ana­lí­ti­co) que es el que po­see la ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar la me­jor so­lu­ción da­das las cir­cuns­tan­cias.

3 Tra­ba­ja por par­tes. Cuan­do ocu­rre al­go que nos im­pre­sio­na po­de­mos reac­cio­nar pa­ra­li­zán­do­nos. Es tan abru­ma­dor que no vas ni ha­cia atrás ni ha­cia de­lan­te. Pa­ra su­pe­rar es­ta sen­sa­ción, di­vi­de las ac­cio­nes y pla­nes a eje­cu­tar en par­tes y con­cén­tra­te so­lo en una a la vez, dan­do un or­den de prio­ri­dad.

4 To­do es­tá en la ac­ti­tud. Una ac­ti­tud po­si­ti­va pue­de sig­ni­fi­car la di­fe­ren­cia en­tre que­dar­se en­gan­cha­do en las la­men­ta­cio­nes o re­cu­pe­rar­se de un even­to trau­má­ti­co. Una de las co­sas que más va­lo­ro del apren­di­za­je con Tony Rob­bins es que, en to­dos los en­tre­na­mien­tos que to­mé con él, in­sis­tía mu­cho en la emo­ción del agra­de­ci­mien­to. Al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do que el efec­to de es­ta emo­ción pue­de per­du­rar en la per­so­na por me­ses y ayu­dar­nos a su­pe­rar obs­tácu­los más fá­cil­men­te y a to­mar de­ci­sio­nes.

5 Li­bé­ra­te. Nues­tro ce­re­bro guar­da, a tra­vés del sis­te­ma lím­bi­co, aque­llos even­tos que sig­ni­fi­can al­to ries­go pa­ra man­te­ner­nos en aler­ta a po­si­bles si­tua­cio­nes fu­tu­ras. Es­to ha­ce que los re­cuer­dos y las sen­sa­cio­nes que pro­vo­ca­ron se que­den por más tiem­po del que nos es sa­lu­da­ble.

Una te­ra­pia li­be­ra­do­ra es es­cri­bir sobre la pro­pia ex­pe­rien­cia, con to­dos los de­ta­lles, el im­pac­to emo­cio­nal y eco­nó­mi­co, y lue­go que­mar­la. Es co­mo te­ner un ve­neno en el cuer­po y vo­mi­tar­lo pa­ra li­be­rar­te de él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.