CE­LE­BRAN­DO LA VI­DA FREDDY GI­NE­BRA G.

Fa­cun­do

Estilos - - Gente / Sociales -

Vi­vió en ho­te­les y pen­sio­nes. To­do lo que te­nía lo guar­da­ba en una ma­le­ta y así le era fá­cil mu­dar­se de un lu­gar a otro.

–To­do lo im­por­tan­te ca­be ahí –me di­jo un día se­ña­lan­do la ma­le­ta.

Son­reí al es­cu­char­le. Fa­cun­do era un hom­bre gran­de, de ha­blar pro­fun­do, da­ba la im­pre­sión de al­guien que ha­bía vi­vi­do va­rias vi­das, o muy in­ten­sa­men­te.

La pri­me­ra vez que se pre­sen­tó en Ca­sa de Tea­tro nos hi­ci­mos ami­gos, ve­nía ya pre­ce­di­do de una cier­ta fa­ma. Era un iz­quier­dis­ta di­fe­ren­te, más que un po­lí­ti­co aren­gan­do con­sig­nas he­chas, da­ba la im­pre­sión de un pro­fe­ta, de un hu­ma­nis­ta que ha­bla­ba con con­cien­cia del mun­do en que ha­bi­ta­ba.

Lo es­cu­ché hip­no­ti­za­do, en­tre can­ción y can­ción, de­ja­ba caer unas pa­la­bras que en­gran­de­cían su im­pre­sio­nan­te re­ci­tal. No era un pre­di­ca­dor más, ha­bla­ba un hom­bre con­ven­ci­do de lo que de­cía con un ca­ris­ma que in­vi­ta­ba a imi­tar­le. La no­che ter­mi­nó con una ova­ción y el ar­tis­ta, con una sen­ci­llez que es­can­da­li­za­ba, se des­pi­dió de un pú­bli­co que pe­día más.

No sé por qué lo re­cuer­do hoy, ha­ce tiem­po que no es­cu­cho sus can­cio­nes, qui­zás me alar­ma el mun­do, tan dis­tin­to al que nos di­bu­ja­ba el can­tor, en el que vi­vi­mos hoy, qui­zás sea es­te un ho­me­na­je tar­dío, se­rá di­fí­cil ol­vi­dar­lo, aquel hom­bre que te­nía con­cien­cia de lo efí­me­ro de es­te trán­si­to, aquel ser hu­mano al que le bas­ta­ba tan po­co pa­ra ser fe­liz.

Nun­ca en­ten­dí su fi­nal, no se lo me­re­cía; una ba­la equi­vo­ca­da cuan­do se des­pe­día lue­go de un con­cier­to, y rum­bo al ae­ro­puer­to en el ca­rro de un ami­go, le se­gó la vi­da.

Fa­cun­do, el hom­bre sim­ple que can­ta ver­da­des y ha­ce poe­sía tras­pa­san­do los co­ra­zo­nes: “no soy de aquí ni soy de allá, no ten­go edad ni por­ve­nir y ser fe­liz es mi co­lor de iden­ti­dad”.

Te­nía 74 años cuan­do mu­rió, ya el pe­lo y la bar­ba blan­cos; den­tro de mí re­tum­ba su fra­se “Ama has­ta con­ver­tir­te en lo ama­do, es más, has­ta con­ver­tir­te en el amor”.

Fa­cun­do con­ta­ba his­to­rias en­tre­mez­cla­das en­tre la crí­ti­ca so­cial, sá­ti­ras, mis­ti­cis­mo, etc.

Una bio­gra­fía que apun­ta­ba a que su vi­da fue­ra un desas­tre. Tu­vo seis her­ma­nos, su pa­dre lo aban­do­nó al na­cer, es­ca­pó de su ca­sa a los 9 años, se hi­zo al­cohó­li­co, pre­so a los 14, en la cár­cel apren­de a leer y es­cri­bir, un sa­cer­do­te le en­se­ña, reha­ce su vi­da y que­da viu­do a los 40.

Esa no­che, la pri­me­ra vez que lo vi en la Ca­sa, me lu­ció un hom­bre fe­liz, no sa­bía na­da de su vi­da, era un ar­tis­ta más que lle­na­ría el es­ce­na­rio con sus can­cio­nes. ¡Cuán equi­vo­ca­do es­ta­ba! Esa no­che co­no­cí a un hom­bre que ha­bía de­ci­di­do ser fe­liz a pe­sar de tan­tas co­sas en su con­tra y, más aún, ha­bía de­ci­di­do trans­for­mar su tris­te­za en ale­gría y con­ta­giar­la a otros... Cuen­to su his­to­ria, qui­zás un po­co tar­de, pa­ra que aque­llos a quie­nes la vi­da les ha da­do una cruz muy pe­sa­da en­tien­dan que la es­pe­ran­za es, al igual que la ale­gría, una de­ci­sión que se to­ma cual­quier ma­ña­na. Fa­cun­do Ca­bral, te re­cuer­do con ad­mi­ra­ción Fa­cun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.