10 CON­SE­JOS PA­RA LAS NUE­VAS AMAS DE CA­SA

Estilos - - En Portada -

El or­den, en mu­chas oca­sio­nes, es un do­lor de ca­be­za pa­ra hom­bres y mu­je­res, ya sean fa­mo­sos o sim­ples ciu­da­da­nos. No obs­tan­te, to­do se re­su­me a adop­tar­lo co­mo un es­ti­lo de vi­da, tal co­mo lo ha si­do pa­ra las her­ma­nas Mon­tse­rrat Ca­sa­do Ginebra y Re­née Rood Ginebra, pro­pie­ta­rias de Ca­sa al Día, quienes hoy nos de­jan sus con­se­jos pa­ra que pre­su­mas de un ho­gar en or­den.

Sa­ca des­de un prin­ci­pio to­dos tus re­ga­los de bo­da de ca­jas y haz un in­ven­ta­rio de lo que tie­nes. Es nor­mal en­con­trar­se con ho­ga­res en los que, des­pués de 5 o 10 años, aún con­ser­van ob­se­quios en ca­jas ocu­pan­do un mon­tón de es­pa­cio y sin usar.

Haz un lis­ta­do de las co­sas ne­ce­sa­rias pa­ra ir ad­qui­rien­do po­co a po­co. No sa­lir de tien­das sin un plan. Te re­co­men­da­mos do­cu­men­tar­te y for­mar­te en cur­sos ta­lle­res en los que te edu­ca­rás y de­ter­mi­na­rás to­do lo que ne­ce­si­tas.

En tu co­ci­na guar­da las pie­zas que más usas. Al­ma­ce­na tus ali­men­tos en la des­pen­sa y ne­ve­ra en ca­nas­tas y cla­si­fí­ca­los por ca­te­go­ría, de es­ta for­ma man­tie­nes el or­den y es más fá­cil lim­piar.

Si cuen­tas con un cló­set adi­cio­nal o es­pa­cio pa­ra al­ma­ce­nar, guar­da to­dos los ar­tícu­los iden­ti­fi­ca­dos y a la vista, te re­sul­ta­rá mas fá­cil en­con­trar lo que an­das bus­can­do. Una ro­tu­la­do­ra es ideal pa­ra es­ta ta­rea.

Des­de un prin­ci­pio asig­na en tu nue­vo ho­gar un lugar pa­ra ca­da co­sa y guár­da­lo siem­pre lue­go de usar­lo en su mis­mo si­tio. Así to­dos po­drán bus­car lo que ne­ce­si­tan sin tener que con­sul­tar.

Ol­vi­da guar­dar co­sas por si aca­so ese día nun­ca lle­ga, me­jor dó­na­las a al­guien que las ne­ce­si­te o sí los pon­ga en uso. Re­cuer­da que tus es­pa­cios de al­ma­ce­na­je son pre­mium, pues ca­da vez son más re­du­ci­dos y no se de­ben des­per­di­ciar.

Tra­ta de man­te­ner to­dos tus to­pes y me­sas a la al­tu­ra de la vista so­lo con los ador­nos de tu ca­sa, de es­ta ma­ne­ra siem­pre se sen­ti­rá or­ga­ni­za­da. Pro­pon­te no de­jar fun­das y pa­pe­les en­ci­ma, se­rán pun­tos de acu­mu­la­ción.

Crea ru­ti­nas de lim­pie­za y man­te­ni­mien­to de la or­ga­ni­za­ción en el ho­gar. Ca­da 6 me­ses haz una de­pu­ra­ción pa­ra se­guir te­nien­do en ca­sa so­lo lo que ne­ce­si­ta­mos o nos ha­ga fe­li­ces.

Mo­ti­va a to­dos los in­te­gran­tes del ho­gar a im­ple­men­tar la re­gla de oro: or­den, siem­pre or­den.

Fi­nal­men­te con­tra­ta una asis­ten­te del ho­gar a la que pue­das en­tre­nar des­de un prin­ci­pio en la im­por­tan­cia del man­te­ni­mien­to del or­den pa­ra us­te­des y da­le se­gui­mien­to se­ma­nal­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.