Cues­tión de ac­ti­tud

Estilos - - Buena Vida / Psicología - Por: ZAIDY DI FRAN­CO Fo­tos: SHUTTERTOCK Y FUEN­TE EXTERNA

¿Se pue­de cu­rar la ac­ti­tud? La te­ra­peu­ta y acom­pa­ñan­te del al­ma, Zaidy Di Fran­co, así lo asegura, y pa­ra pro­bar­lo nos cuen­ta to­dos los be­ne­fi­cios que tie­ne la Cu­ra­ción de Ac­ti­tu­des, una he­rra­mien­ta pa­ra sa­nar las emo­cio­nes. Es co­mún en­con­trar­me con per­so­nas a las que, al ha­blar­les de Cu­ra­ción de Ac­ti­tu­des, su pri­me­ra reac­ción es: ¡Me en­can­ta!, ten­go a al­guien (es­po­so, es­po­sa, ami­go, com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo) que de ver­dad lo ne­ce­si­ta.

Son­río y es­cu­cho con aten­ción los pa­de­ci­mien­tos que su­fren esas per­so­nas por las ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas de los de­más.

Y me pre­gun­to: ¿Cuán­do com­pren­de­re­mos que no es el otro quien nos cau­sa con­flic­to sino la for­ma en que nos per­ci­bi­mos y so­mos no­so­tros mis­mos los res­pon­sa­bles de nues­tra fe­li­ci­dad?

La cu­ra­ción de ac­ti­tu­des es un pro­ce­so per­so­nal pa­ra re­edu­car nues­tra men­te y apren­der a ver de otra ma­ne­ra, don­de se des­cu­bre que aun­que no siem­pre ele­gi­mos las cir­cuns­tan­cias de nues­tra vi­da, sí es­co­ge­mos la res­pues­ta que da­mos, que pue­de ser de paz en vez de con­flic­to y de amor en vez de mie­do. Ade­más, ofre­ce he­rra­mien­tas que en nues­tro dia­rio vi­vir y en el aje­treo del día a día nos ayu­dan a ser más fe­li­ces. ¿Y quién no quie­re ser fe­liz? Por eso, de­seo com­par­tir con us­te­des 10 de los mu­chos be­ne­fi­cios de la Cu­ra­ción de Ac­ti­tu­des:

1 En­cuen­tras per­so­nas que, pa­san­do por lo mis­mo que tú, es­tán dis­pues­tos a com­par­tir su his­to­ria y a es­cu­char la tu­ya pa­ra así ayu­dar­se mu­tua­men­te.

2 Des­cu­bres que ha­bi­tual­men­te no es­tás al­te­ra­do por la ra­zón que crees.

3 Apren­des a ele­gir la paz co­mo úni­ca me­ta y el per­dón co­mo el ca­mino que te con­du­ce a vi­vir en armonía. 4 Apren­des a reír­te de ti mis­mo y a no to­mar­te tan en se­rio.

5 Tra­ba­jan­do en el des­cu­bri­mien­to de la paz in­te­rior y de la pro­pia res­pues­ta an­te cual­quier cir­cuns­tan­cia de la vi­da, apren­des a ele­gir ac­ti­tu­des de amor cuan­do te en­fren­tas con pér­di­das de cual­quier ti­po, con­flic­tos en tus re­la­cio­nes, es­trés, en­fer­me­dad, un fa­mi­liar en­fer­mo, etc.

6 Apren­des a ele­gir la paz y la ale­gría cuan­do te en­cuen­tras en un ta­pón (atas­co) o en una lar­ga fi­la en el ban­co.

7 Vi­ves más fe­liz.

8 Em­pie­zas a amar­te más.

9 Apren­des a en­con­trar en tu in­te­rior la paz y la armonía con­ti­go mis­mo y con los de­más, re­co­no­cien­do que nues­tro pro­pó­si­to no es cam­biar a los de­más.

Ves lo per­fec­ta que es la vi­da cuan­do apren­des que to­do obra pa­ra bien y que pue­des ele­gir es­tar en paz por den­tro, a pe­sar de lo que su­ce­da a tu al­re­de­dor.

La au­to­ra es te­ra­peu­ta y acom­pa­ñan­te del al­ma. @zaidy­di­fran­co @ce­cu­ra. san­to­do­min­go

“So­mos no­so­tros mis­mos los res­pon­sa­bles de nues­tra fe­li­ci­dad” Zaidy Di Fran­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.