Mr. Won­der­ful Sa­car una son­ri­sa con crea­ti­vi­dad

Estilos - - Gente -

To­do ini­ció ha­ce cin­co años, cuan­do los di­se­ña­do­res grá­fi­cos An­gi Ca­bal y Ja­vi Ara­cil to­ma­ron una idea sur­gi­da en el so­fá de su ho­gar y la hi­cie­ron reali­dad con Mr. Won­der­ful, una tien­da on­li­ne que ofre­ce agen­das, in­vi­ta­cio­nes, ta­zas y un sin­nú­me­ro de pro­duc­tos, to­dos ellos con di­se­ños ori­gi­na­les, re­fres­can­tes y per­so­na­li­za­dos. En ese cor­to pe­rio­do de tiem­po el con­cep­to de Ca­bal y Ara­cil se ha con­ver­ti­do en una mar­ca in­ter­na­cio­nal con pre­sen­cia en 26 paí­ses y aho­ra las re­fres­can­tes ideas de Mr. Won­der­ful lle­gan a RD con el lanzamiento de 8 agen­das. An­gi Ca­bal nos cuen­ta có­mo em­pe­zó to­do. La his­to­ria de la em­pre­sa na­ce en un so­fá or­ga­ni­zan­do vues­tra bo­da, ¿pue­des re­su­mir­nos có­mo es­to se con­vier­te en un ne­go­cio? Cuan­do or­ga­ni­zá­ba­mos nues­tra bo­da nos di­mos cuen­ta de lo di­fi­ci­lí­si­mo que era en­con­trar quien nos di­se­ña­se in­vi­ta­cio­nes de bo­da bo­ni­tas y no abu­rri­das, y de ahí sur­gió la idea. En vis­ta de que no exis­tían, las em­pe­za­mos a di­se­ñar no­so­tros.

¿De dón­de sa­le el nom­bre Mr. Won­der­ful? Nos en­can­ta­ría con­tar una his­to­ria ro­mán­ti­ca de­trás de la elec­ción del nom­bre, pe­ro lo cier­to es que lo ele­gi­mos de for­ma rá­pi­da y cu­rio­sa. Cuan­do es­ta­ba crean­do la web, ne­ce­si­ta­ba dar­le un nom­bre al pro­yec­to. Co­gí una re­vis­ta de mú­si­ca que te­nía cer­ca y, bus­can­do ins­pi­ra­ción, vi una can­ción de un gru­po de mú­si­ca que te­nía es­te nom­bre “Mr.won­der­ful” y le en­ca­jó. Se tra­ta­ba de un nom­bre que de­rro­cha­ba po­si­ti­vis­mo, y es que Mr. Won­der­ful es al­guien ca­paz de sa­car­te siem­pre una son­ri­sa. Es Mr., Mrs. o Miss, en reali­dad no im­por­ta. Mr. Won­der­ful so­mos tú y yo, Mr. Won­der­ful po­de­mos ser to­dos.

¿Cuál fue el mo­men­to en que to­do cam­bió pa­ra us­te­des? To­do cam­bió el día en que se nos ocu­rrió sor­tear una ta­za en nues­tro Fa­ce­book, y nos llo­vie­ron men­sa­jes y co­men­ta­rios par­ti­ci­pan­do. Lo más cu­rio­so es que la ta­za ni si­quie­ra es­ta­ba pen­sa­da, ni crea­da, pe­ro da­da la can­ti­dad de par­ti­ci­pa­ción nos pu­si­mos ma­nos a la obra. Las ta­zas han si­do y si­guen sien­do nues­tro bu­que in­sig­nia, la me­jor y más di­rec­ta for­ma de lle­gar al co­ra­zón de nues­tro pú­bli­co y arran­car­le esa son­ri­sa que co­men­tá­ba­mos an­tes.

¿Qué los mo­ti­vó a ele­gir la agen­da Mr. Won­der­ful co­mo el pri­mer pro­duc­to lan­za­do en RD? ¿Qué otros pro­duc­tos po­dre­mos dis­fru­tar en nues­tro país? Si la ta­za es nues­tro pro­duc­to más em-

Ja­vi Ara­cil y An­gi Ca­bal, fun­da­do­res de Mr. Won­der­ful

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.