ECO­NO­MÍA PER­SO­NAL DIE­GO SOSA

Abue­los a la mo­da

Estilos - - Intro -

Y no me re­fie­ro a la for­ma de ves­tir, sino a la ma­ne­ra de aco­plar­se a los nue­vos tiem­pos. Nun­ca ha si­do di­fe­ren­te, lo que los nie­tos quie­ren no es lo que los más ex­pe­ri­men­ta­dos ado­ran. coach, Abue­los mo­der­nos es lo que desea­ría­mos, ¿o qui­zá ellos pre­fie­ren nie­tos an­ti­guos? La pre­gun­ta siem­pre es­tá en la de­ci­sión ini­cial pa­ra re­ci­bir lo que en reali­dad que­re­mos.

¿Que­re­mos que uno u otro sean de una ma­ne­ra u otra? Me pa­re­ce que ahí es­tá la dis­yun­ti­va prin­ci­pal. Nos con­cen­tra­mos en los sín­to­mas y no en lo que lo pro­vo­ca.

¿Qué es lo que que­re­mos? Por ejem­plo de los jó­ve­nes con re­la­ción a sus abue­los. Desea­mos que los vi­si­ten, pa­sen tiem­po con ellos, se co­mu­ni­quen, se in­tere­sen por ellos. Y los nie­tos, ¿qué es­pe­ran de los abue­los? Re­cor­dan­do mis tiem­pos jó­ve­nes creo que no sa­bía qué es­pe­rar, ni si­quie­ra es­pe­ra­ba na­da. Qui­zá era un tiem­po de in­cons­cien­cia de esa re­la­ción.

Si que­re­mos que los nie­tos se com­por­ten de la for­ma que que­re­mos, ¿nos he­mos pre­gun­ta­do lo que es­ta­mos ha­cien­do pa­ra que esos in­cons­cien­tes (en el sen­ti­do de que no tie­nen cons­cien­cia de la re­la­ción) ha­gan lo que que­re­mos?

Vea­mos por par­tes. Y an­tes que to­do, no es que so­mos cul­pa­bles, es pre­gun­tar­nos si po­de­mos lo­grar lo que desea­mos ha­cien­do al­go que no nos qui­ta.

Que nos quie­ran vi­si­tar. ¿A par­tir de cuán­do co­men­zó us­ted a vi­si­tar a sus abue­los? Si fue tem­prano es una bue­na ma­ne­ra de ana­li­zar qué le gus­ta­ba, por cuál ra­zón lo ha­cía. Ya sé, los tiem­pos eran di­fe­ren­tes, pe­ro el ce­re­bro hu­mano si­gue re­ci­bien­do las mis­mas re­com­pen­sas. Que­ría­mos ir a los lu­ga­res que nos traían fe­li­ci­dad. Lle­gar don­de so­lo ha­bía an­cia­nos no era lo más lin­do, me­nos si nos re­ci­bían con re­pro­ches: “A los ni­ños de aho­ra no les in­tere­san sus abue­los…”, “cuan­do yo era chi­qui­to…”, “us­te­des no quie­ren a sus abue­los…”

¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra que un ni­ño o jo­ven quie­ra vi­si­tar­nos co­mo abue­los? Mi res­pues­ta es “abue­lear”. Ha­cer que sus hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad re­bo­sen su sis­te­ma cir­cu­la­to­rio. ¿Qué les gus­ta que po­da­mos ha­cer con ellos?

¿Qué les pue­de gus­tar que ellos ni si­quie­ra lo sa­ben? Crear una re­la­ción en la que ellos quie­ran ex­pe­ri­men­tar, co­mo en­se­ñar­les un jue­go de me­sa.

Pa­sen tiem­po. ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra que ellos se sien­tan a gus­to en nues­tra com­pa­ñía? O qui­zá en nues­tra ca­sa. Y no es que de­be­mos ha­cer al­go en con­tra de nues­tra vo­lun­tad, es dis­fru­tar lo que ellos pue­den dis­fru­tar. No es sa­cri­fi­car­nos, es in­ver­tir tiem­po en en­ten­der­los y dis­fru­tar­los. ¿Se­rá que de­be­mos te­ner in­ter­net? No pa­ra que se pa­sen to­do el tiem­po co­nec­ta­dos, sino pa­ra que no se des­co­nec­ten del mun­do que hoy tan­to les in­tere­sa. Si yo iba al cam­po de mi abue­la me in­tere­sa­ba sa­lir a ma­ro­tear man­gos con ami­gui­tos, ju­gar pe­lo­ta en la ca­lle, etc. No es­ta­ba to­do el tiem­po con los ma­yo­res, pe­ro era una gran sa­tis­fac­ción es­tar en su ca­sa. No ten­dre­mos un mo­no­po­lio, pe­ro ellos no ten­drán tan­tos obs­tácu­los.

Se co­mu­ni­quen. De for­ma pre­sen­cial y por los ca­mi­nos mo­der­nos. Ellos no quie­ren sa­ber lo mis­mo que no­so­tros. ¿Nos in­tere­san los chis­mes que a ellos les lla­man la aten­ción? No es bus­car dón­de so­mos de­sigua­les, sino apro­ve­char dón­de coin­ci­di­mos.

En mi gi­ra de oc­tu­bre en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es­ta­ré pre­sen­tan­do co­mo re­ga­lo de AFP Po­pu­lar mi con­fe­ren­cia “Abue­los Mo­der­nos”. In­tere­sa­dos co­mu­ni­car­se al 809-544-8704. Fra­se de la se­ma­na. “Si quie­ro al­go bus­co la so­lu­ción en ac­cio­nes que yo pue­da to­mar: pre­fie­ro ser el pro­ta­go­nis­ta”

SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.