¿Có­mo en­ga­ñar a la men­te pa­ra gastar me­nos?

Estilos - - Buena Vida / Finanzas - Por: MAY­RA PÉ­REZ CAS­TI­LLO Fo­to: SHUTTERSTOCK.COM

El di­ne­ro nun­ca es su­fi­cien­te, mien­tras más ge­ne­ras más gas­tas y te di­ces: ¡quién me man­da te­ner gus­tos de mi­llo­na­rio con bol­si­llos mi­se­ra­bles! A con­ti­nua­ción dos ex­per­tos en fi­nan­zas le dan la so­lu­ción a tus pro­ble­mas fi­nan­cie­ros de ma­ne­ra muy sen­ci­lla. No se tra­ta de en­ga­ñar a la men­te, sino de crear una con­cien­cia fi­nan­cie­ra y tra­ba­jar en ba­se a ella.

Con­se­jos bá­si­cos pa­ra te­ner di­ne­ro se­gún Ri­car­do Ti­ra­do

1 Men­te es­ca­sa, bol­si­llo va­cío. Exis­ten mu­chas per­so­nas ba­ta­llan­do con el di­ne­ro que pien­san que no hay su­fi­cien­te; la reali­dad es que lo que más hay en el pla­ne­ta Tie­rra es di­ne­ro, me­jor comienza a re­co­no­cer dón­de es­tá el fa­llo.

2 ¿Cuán­to gas­tas y cuán­to ga­nas? Mien­tras ma­yor cla­ri­dad ten­gas mu­cho más fá­cil se­rá po­der to­mar de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras. Es co­mún es­cu­char fra­ses co­mo “yo gas­to lo que me gano”, lo cual es una ex­cu­sa pa­ra no sa­ber real­men­te cuán­to es.

3 Gas­ta in­te­li­gen­te­men­te. No gas­tes lo que no tie­nes; com­prar con tar­je­ta de cré­di­to si no tie­nes el di­ne­ro pa­ra pa­gar­la es en­deu­dar­te. Tal co­mo di­ce el re­frán po­pu­lar “arró­pa­te has­ta don­de te dé la sa­ba­na”, di­cho es­to re­cuer­da que el di­ne­ro es­tá pa­ra gas­tar­lo. He vis­to tan­tos pro­gra­mas que te di­cen: aho­rra, no gas­tes, in­vier­te; pe­ro se nos ol­vi­da que real­men­te es un me­dio crea­do pa­ra ser gas­ta­do, siem­pre y cuan­do lo gas­te­mos in­te­li­gen­te­men­te. Apren­de a gas­tar­lo en vez de mal­gas­tar­lo.

4 Des­co­néc­ta­te emo­cio­nal­men­te. El di­ne­ro no tie­ne emo­ción (fá­cil de­cir­lo). Si no en­tien­des tus emo­cio­nes, no pue­des en­ten­der tu di­ne­ro. Co­no­cer tus emo­cio­nes te ayu­da­rá a en­ten­der tu ma­ne­jo eco­nó­mi­co. De­be­mos sa­ber que so­mos se­res emo­cio­na­les y es­ta­mos li­dian­do cons­tan­te­men­te

con las emo­cio­nes que van y vie­nen a su an­to­jo; lo mis­mo que a ve­ces su­ce­de con nues­tro di­ne­ro.

5 ¿Real­men­te lo ne­ce­si­to? Es la pre­gun­ta que de­bes ha­cer­te an­tes de rea­li­zar cual­quier gas­to, re­cuer­da, lo que no ne­ce­si­tas es ca­ro. El tiem­po que in­vier­tes en ga­nar no lo bo­tes en co­sas in­ne­ce­sa­rias.

6 Lle­va un ré­cord de gas­tos. Aun­que pa­rez­can mí­ni­mos de­bes ano­tar­los. Uti­li­za tu ce­lu­lar pa­ra ha­cer­lo, es la ma­ne­ra más prác­ti­ca. Hay mi­les de apli­ca­cio­nes que te ayu­dan a te­ner un con­trol ri­gu­ro­so de en qué es­tas gas­tan­do. Ca­da vez que uses di­ne­ro anóta­lo, y lue­go re­ví­sa­los, te po­drás sor­pren­der de cuán­to pue­des aho­rrar so­lo ha­cien­do es­to.

7 De­ci­de pa­ra qué aho­rrar. A pe­sar de que no soy un aman­te de ele­gir prio­ri­da­des, sí re­quie­res te­ner un ¿pa­ra qué quie­ro el di­ne­ro?, ¿qué de­seo ha­cer en el fu­tu­ro? Te­ner el di­ne­ro pa­ra mi­rar­lo no trae nin­gu­na sa­tis­fac­ción que no sea mo­men­tá­nea. Gas­ta me­nos, in­vier­te más en qué... esa es tu ta­rea.

8 Eli­je las he­rra­mien­tas co­rrec­tas. Hay mu­chos li­bros que ha­blan de fi­nan­zas, so­lo que al­gu­nos no te apli­can. Bus­ca un ex­per­to, con­tra­ta un coach o al­guien que te pue­da apo­yar a cam­biar­las.

9 Haz el aho­rro au­to­má­ti­co. Es un mon­to im­pues­to por ti mis­mo; un aho­rro sa­gra­do pla­ni­fi­ca­do en ba­se a tu vi­sión del fu­tu­ro. Ima­gi­na que mes tras mes hay un pa­go que de­bes ha­cer sí o sí. Ese pa­go es a ti y al pri­me­ro que de­bes pa­gar es a ti mis­mo. En la fór­mu­la esen­cial pa­ra po­der crear for­tu­na es­tá te­ner más di­ne­ro dis­po­ni­ble pa­ra in­ver­tir. Y pa­ra lo­grar es­to de­ben ocu­rrir tres si­tua­cio­nes.

O gas­tas me­nos y ga­nas más. O man­tie­nes los gas­tos y ga­nas más. O gas­tas me­nos y man­tie­nes lo que ga­nas igual.

Ri­car­do Ti­ra­do es eco­no­mis­ta y Ga­me Shif­ter. www.ri­car­do­ti­ra­do.com

Tips pa­ra gastar me­nos se­gún Ma­rie­la Gar­cía

1 De­li­mi­ta tu pre­su­pues­to. Ano­ta el di­ne­ro con el que cuen­tas men­sual­men­te, de­fi­ne cuá­les son tus gas­tos fi­jos, del mon­to que te so­bra de­ja un por­cen­ta­je pa­ra uso per­so­nal, y lo que res­ta se­rán tus aho­rros.

2 Pon me­tas ra­zo­na­bles. Aun­que mu­chos no nos lle­ve­mos bien con los nu­me­ri­tos, son nues­tros me­jo­res alia­dos. Es­ta­ble­ce co­sas que quie­res ha­cer y la can­ti­dad de di­ne­ro que ne­ce­si­tas pa­ra lo­grar ca­da una de ellas. Lo más im­por­tan­te den­tro de es­te pro­ce­so es te­ner ob­je­ti­vos ra­zo­na­bles, pues de lo con­tra­rio no fun­cio­na­rá.

3 Fe­cha lí­mi­te. Si al­go he­mos apren­di­do a lo lar­go de nues­tras vi­das es que si no de­fi­ni­mos una fe­cha to­pe pa­ra rea­li­zar al­go, no nos sen­ti­re­mos con el mis­mo com­pro­mi­so que si lo ha­ce­mos. In­tén­ta­lo y ve­rás los ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos de ha­cer pac­tos con­ti­go mis­mo.

4 Crea un fon­do de emer­gen­cia. Es­te de­be­ría cu­brir al me­nos tres me­ses de gas­tos fi­jos, por si se te pre­sen­ta cual­quier even­tua­li­dad. Po­seer un res­pal­do eco­nó­mi­co es una de­ci­sión res­pon­sa­ble e in­te­li­gen­te.

5 Pien­sa a lar­go pla­zo. Con­si­de­ra los be­ne­fi­cios que pu­die­ras ob­te­ner en un fu­tu­ro si sa­cri­fi­cas cier­tos lu­jos y aho­rras en el pre­sen­te.

6 Man­tén un ba­lan­ce es­ta­ble. De­bes en­con­trar el equi­li­brio en­tre el pre­sen­te y el fu­tu­ro, pues si bien es cier­to que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra lo que ven­ga es im­por­tan­te, dis­fru­tar el mo­men­to tam­bién tie­ne prio­ri­dad.

7 Con­si­de­ra al­ter­na­ti­vas. Do­cu­mén­ta­te so­bre cuá­les op­cio­nes exis­ten pa­ra que te be­ne­fi­cies a cor­to y a lar­go pla­zo, el mer­ca­do de va­lo­res es una al­ter­na­ti­va per­fec­ta ya que tus aho­rros tra­ba­jan so­los.

“Te­ner el di­ne­ro pa­ra mi­rar­lo no trae nin­gu­na sa­tis­fac­ción que no sea mo­men­tá­nea. Eli­ge en qué aho­rrar” Ri­car­do Ti­ra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.