SIN COM­PLE­JOS HIMILCE TEJADA

El mis­te­rio in­son­da­ble de una car­te­ra de mu­jer

Estilos - - Gente / Sociales -

Es­cu­cha­do por ahí: “es más fá­cil dar sen­ti­do a la vi­da y sus pro­ble­mas, que in­ten­tar en­con­trar un pin­cho en la car­te­ra de una mu­jer”. Ya ve­nía pen­san­do en el te­ma, pe­ro esa afir­ma­ción, apa­ren­te­men­te pro­duc­to de va­rios in­ten­tos fa­lli­dos y se­rias dis­qui­si­cio­nes fi­lo­só­fi­cas, me dio pie pa­ra rea­li­zar la in­ves­ti­ga­ción que es­tás le­yen­do.

Cier­ta­men­te, pa­ra un hom­bre co­mún, lo que se guar­da en la men­te y la car­te­ra de una mu­jer es in­des­ci­fra­ble, inex­pli­ca­ble e inau­di­to. Tie­nen su pro­pia me­cá­ni­ca de al­ma­ce­na­mien­to. De la mis­ma for­ma que una mu­jer es ca­paz de re­cor­dar co­sas que no han ocu­rri­do (di­cho por otro hom­bre), es per­fec­ta­men­te ca­paz de guar­dar y en­con­trar, sin apa­ren­te di­fi­cul­tad, las co­sas más in­ve­ro­sí­mi­les y que to­do ha­ga sen­ti­do.

Es­te es­cri­to es el me­jor es­fuer­zo pa­ra in­ten­tar ex­pli­car a los hom­bres uno de los ma­yo­res se­cre­tos del uni­ver­so. No es­pe­ra­mos que lo com­pren­dan.

El pro­me­dio de ele­men­tos que una mu­jer guar­da en su car­te­ra ron­da los 30 sin im­por­tar el ta­ma­ño de la mis­ma. De he­cho, se ha de­mos­tra­do que el ta­ma­ño, en es­te ca­so, no es re­le­van­te. La úni­ca ex­cep­ción son los bol­sos pe­que­ños de sa­lir. Ahí to­da­vía te­ne­mos opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra en los ni­ve­les de al­ma­ce­na­mien­to.

To­do lo que una mu­jer guar­da en su car­te­ra tie­ne un uso es­pe­cí­fi­co y una ra­zón muy vá­li­da pa­ra es­tar ahí. Aun sea pa­ra usar una so­la vez en la vi­da.

En sen­ti­do ge­ne­ral las mu­je­res odia­mos cam­biar de car­te­ra. Una vez nos aco­mo­da­mos con una, es tre­men­do tra­ba­jo fa­mi­lia­ri­zar­nos con otra, a me­nos que ten­ga más es­pa­cios de al­ma­ce­na­mien­to. “Lim­piar” una car­te­ra pue­de ca­ta­lo­gar­se de tra­ba­jo pe­sa­do. Uno no sa­be cuán­do pue­de ne­ce­si­tar ese ob­je­to que es­tá eli­mi­nan­do y co­mo el kar­ma exis­te, es po­si­ble que cin­co mi­nu­tos des­pués de la “lim­pie­za” ne­ce­si­ta­rás exac­ta­men­te eso y no hay una mu­jer so­li­da­ria a tu al­re­de­dor que pue­da ayu­dar­te.

Las mu­je­res no te­ne­mos se­cre­tos… en la car­te­ra. Por eso po­de­mos pe­dir a un hom­bre, con com­ple­ta na­tu­ra­li­dad, que in­ten­te en­con­trar al­gún ob­je­to. No es nues­tra cul­pa que no sea ca­paz de ha­cer­lo. Por eso, co­mo ges­to de bue­na vo­lun­tad y sa­bien­do que no rom­pe­mos nin­gún có­di­go de si­len­cio, com­par­ti­mos lo que una mu­jer pro­me­dio pue­de lle­var en su car­te­ra. Re­cor­da­mos que to­do tie­ne una ra­zón de ser y un uso vá­li­do. Es­ta lis­ta no es de­fi­ni­ti­va, no es ex­clu­yen­te y es­tá en com­ple­ta evo­lu­ción. Más o me­nos, la co­sa va a así:

Bi­lle­te­ra o por­ta­mo­ne­das con to­dos sus do­cu­men­tos, ce­lu­la­res, len­tes de sol, len­tes re­ce­ta­dos, el re­pues­to de los len­tes re­ce­ta­dos (mi her­ma­na Car­men Tu­lia tie­ne dos de to­do); ce­pi­llo de ca­be­za o pei­ne, ce­pi­llo y pas­ta de dien­tes, la­pi­ce­ros, lá­pi­ces, men­tas, chi­cles, me­di­ci­nas pa­ra di­ver­sas do­len­cias, una es­tam­pi­ta del san­to de la de­vo­ción, un ro­sa­rio, un ma­no­ji­to de pin­chos o pin­zas (su­fi­cien­tes pa­ra una an­choí­ta o un tu­bi), una re­de­ci­lla (al­gu­nas lle­van go­rros de ba­ño en ca­so de llu­via) y una som­bri­lla de car­te­ra.

Lla­ves, fil­tro so­lar, de­sin­fec­tan­te pa­ra ma­nos, pin­zas, pa­ñue­li­tos pa­ra emer­gen­cias, cor­taú­ñas y ti­je­ri­ta, ar­tícu­los de hi­gie­ne fe­me­ni­na, cre­ma pa­ra las ma­nos, li­bre­tas y tar­je­tas ban­ca­rias, el se­gu­ro mé­di­co de los hi­jos y el ma­ri­do (él nun­ca pue­de lle­var­los en su car­te­ra), fo­tos 2x2 de to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia, co­pias de vou­chers vie­jos, re­sul­ta­dos de la­bo­ra­to­rio, es­ta­dos ban­ca­rios, un tra­ta­do que te die­ron los Tes­ti­gos de Jeho­vá que no te atre­ves a bo­tar no va­ya a ser co­sa y, en al­gu­nos ca­sos, una bi­blia com­ple­ta… ta­ma­ño car­te­ra.

Se­ten­ta y dos tic­kets vie­jos de va­let par­king, per­fu­me, un pa­que­ti­to de ga­lle­tas o una fru­ta, ace­to­na y al­go­dón, una li­bre­ta de no­tas (co­mo bac­kup, uno nun­ca sa­be), agu­ja, hi­los y bo­to­nes, car­ga­do­res de ce­lu­lar y, en dos bol­si­tos apar­te, un bo­ti­quín tan com­ple­to que de­ja­ría en ri­dícu­lo a la Cruz Ro­ja, y el bol­so de ma­qui­lla­je con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra po­ner­nos be­llas en mi­nu­tos, en es­pa­cios re­du­ci­dos o en mo­vi­mien­to.

Co­mo ven, que­ri­dos hom­bres des­con­cer­ta­dos, no hay nin­gún mis­te­rio. Se tra­ta del di­fí­cil y elu­si­vo ar­te de sa­ber guar­dar y sa­ber bus­car. Ni que sea fí­si­ca de par­tí­cu­las...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.