Mer­ca­do aún en pro­gre­so

Estilos - - En Portada -

Se ha cal­cu­la­do que in­ter­net re­pre­sen­ta un 7.5% de los oyen­tes de ra­dio. El strea­ming

du­pli­ca a los oyen­tes de on­da media y el pod­cast si­gue a mu­cha dis­tan­cia, pe­ro es­tá cla­ro que la ten­den­cia es al­cis­ta. En Es­ta­dos Uni­dos hay un cla­ro cre­ci­mien­to del sec­tor, so­bre to­do des­de que los smartp­ho­nes

ya fa­ci­li­tan su es­cu­cha y des­car­ga. De he­cho, se pue­de de­cir que vi­vi­mos una se­gun­da gran oleada de furor por el pod­cast:

ca­da vez son más los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les que han crea­do su pro­pia pla­ta­for­ma de pod­cast. La po­pu­la­ri­za­ción de pro­duc­tos co­mo Net­flix, Ama­zon Pri­me o HBO a la car­ta ha­ce que la acep­ta­ción de las pla­ta­for­mas ‘pod­cas­ters’ sea aún más na­tu­ral.

Ade­más de en­tre­te­ner e in­for­mar (la in­for­ma­ción es po­der, no lo ol­vi­den) los pod­casts es­tán ca­da vez más pre­sen­tes en las es­tra­te­gias mer­ca­do­ló­gi­cas. La ven­ta­ja de los ar­chi­vos de au­dio en re­la­ción a otros for­ma­tos es su di­na­mis­mo; son fáciles de con­su­mir, no exi­gen la aten­ción de­man­da­da por un ar­tícu­lo o un li­bro elec­tró­ni­co, por lo que son com­pa­ti­bles con otras ac­ti­vi­da­des, des­de co­ci­nar a ma­ne­jar un au­to­mó­vil. Co­mo ins­tru­men­to de co­mu­ni­ca­ción pue­de ex­ce­der fá­cil­men­te las li­mi­ta­cio­nes de un for­ma­to ce­rra­do a un di­se­ño pe­rio­dís­ti­co o un mi­nu­ta­je, ge­ne­ra de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea co­mu­ni­ca­ción con los oyen­tes a tra­vés de pre­gun­tas y res­pues­tas, se­ña­la­mien­tos o que­jas, re­no­van­do el es­pí­ri­tu de la vie­ja car­ta al di­rec­tor del me­dio o lla­ma­da te­le­fó­ni­ca in­qui­si­to­ria. Ade­más, fa­ci­li­ta la con­sul­ta a ex­per­tos del sec­tor, que pue­den re­ci­bir y en­viar fá­cil­men­te sus apor­tes pa­ra una edi­ción pos­te­rior del pod­cast.

Muy im­por­tan­te: pa­ra po­si­cio­nar bien los pod­casts en los bus­ca­do­res es­pe­cí­fi­cos –o el pro­pio Goo­gle– de­ben lle­var el tí­tu­lo y las ‘key­words’ ade­cua­das, con lo que un po­co de co­no­ci­mien­to SEO vie­ne de ma­ra­vi­lla. Se tra­ta de em­plear las he­rra­mien­tas que pre­mia Goo­gle a la ho­ra de co­lo­car un con­te­ni­do más arri­ba en la bús­que­da sim­ple. Ade­más, co­mo ocu­rre con to­do te­rri­to­rio aún inex­plo­ra­do en su ma­yo­ría, el mo­men­to ac­tual es per­fec­to pa­ra crear un con­te­ni­do pro­pio y con­ver­tir­lo en re­fe­ren­cia pa­ra otros.

Con es­tas pre­mi­sas, so­lo que­da lan­zar­se, ser ac­tor ade­más de es­pec­ta­dor y con­ver­tir las in­quie­tu­des pro­pias en es­tí­mu­lo y mo­ti­va­ción pa­ra mi­les y mi­les de per­so­nas. ¿So­ñar es gratis!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.