Crea­ti­vi­dad vs pro­duc­ti­vi­dad

Estilos - - Trabajo - Por: NA­ZA­RET ESPINAL Fo­tos: SHUT­TERS­TOCK.COM Y FUEN­TE EXTERA

Te­ner un per­so­nal efi­cien­te, ca­paz de ha­cer más en me­nos tiem­po, y que ese ni­vel de pro­duc­ción sea in­no­va­dor y crea­ti­vo, es el ideal de to­das las em­pre­sas. Lo­grar­lo, sin atra­ve­sar la fran­ja que las pon­ga en ries­go, es el re­to. La in­me­dia­tez y las exi­gen­cias la­bo­ra­les pa­re­cen con­su­mir el es­pa­cio pa­ra crear con­te­ni­dos fres­cos y no­ve­do­sos. Lan­za­mos la pre­gun­ta, ¿se pue­de ser crea­ti­vo y pro­duc­ti­vo a la vez? La res­pues­ta es am­plia y plu­ral. Dos pun­tos de vis­ta se unen pa­ra re­ve­lar un equi­li­brio, que de­pen­de­rá en par­te de las ne­ce­si­da­des de ca­da quien.

“SI ERES CREA­TI­VO PUE­DES PRO­DU­CIR MÁS”

Tan­to Ché Mu­ñoz, di­rec­tor crea­ti­vo pa­ra Ogilvy, co­mo Viena Di­va Lu­na, pe­rio­dis­ta ex­per­ta en re­des so­cia­les y ase­so­ra de co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal, coin­ci­den en que la crea­ti­vi­dad y la pro­duc­ti­vi­dad pue­den tra“quien ba­jar de la mano. Ché di­ce que una per­so­na crea­ti­va es más pro­duc­ti­va, y Viena que la pro­duc­ti­vi­dad ge­ne­ra más crea­ti­vi­dad. “Ade­más, si lo ves de esa ma­ne­ra, cuan­do eres pro­duc­ti­vo em­pie­zas un círcu­lo vir­tuo­so que te ha­ce que­rer más re­sul­ta­dos”, afir­ma Mu­ñoz.

Cuan­do Viena se re­fie­re a que una per­so­na es pro­duc­ti­va, ad­vier­te que sig­ni­fi­ca que usa los re­cur­sos de ma­ne­ra más efi­cien­te y por eso tie­ne más tiem­po pa­ra ser crea­ti­va. Don­de se quie­bra el puen­te es cuan­do se des­vin­cu­la la pro­duc­ti­vi­dad de la crea­ti­vi­dad, ba­jo la idea ge­ne­ra­li­za­da de que el crea­ti­vo “pier­de el tiem­po”. Viena es­tá com­ple­ta­men­te con­ven­ci­da de que se pue­de ser crea­ti­vo y pro­duc­ti­vo a la vez. Co­mo ejem­plo men­cio­na em­pre­sas co­mo Goo­gle y Fa­ce­book, co­no­ci­das mun­dial­men­te por ge­ne­rar un con­te­ni­do su­ma­men­te in­no­va­dor y di­fe­ren­te. Pa­ra que eso sea po­si­ble men­cio­na lo que Goo­gle ha uti­li­za­do co­mo es­tra­te­gia, si se quie­re, pa­ra lo­grar que sus tra­ba­ja­do­res sean más pro­duc­ti­vos: “Goo­gle da a ca­da em­plea­do un 80% de ta­reas que tie­nen que cum­plir y un 20% pa­ra tra­ba­jar pro­yec­tos que le ins­pi­ren y no ne­ce­sa­ria­men­te de­jen gran­des be­ne­fi­cios a la em­pre­sa”. Art Mark­man, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía y mar­ke­ting en la uni­ver­si­dad de Te­xas, columnista en Har­vard Bu­si­ness Re­view, di­ce que pa­ra lo­grar es­to las com­pa­ñías ne­ce­si­tan con­tra­tar de un 10% a un 20% ex­tra de per­so­nal, “si es que real­men­te quie­res dar­les la opor­tu­ni­dad a to­dos de que desa­rro­llen sus ha­bi­li­da­des crea­ti­vas”.

es muy crea­ti­vo y po­co pro­duc­ti­vo es­tá per­di­do, y vi­ce­ver­sa”, ase­gu­ra Viena. De su la­do, Art Mark­man en­tien­de que hay ten­sión en­tre la pro­duc­ti­vi­dad y la crea­ti­vi­dad, ya que la pri­me­ra fun­cio­na a tra­vés de ta­reas que tie­nen que cum­plir­se de una ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca, y la se­gun­da re­sul­ta muy di­fí­cil de es­que­ma­ti­zar, aun cuan­do se pue­da es­tar en­la­za­do sis­te­má­ti­ca­men­te a ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la crea­ti­vi­dad. Cuan­do la ma­yo­ría de los em­plea­dos se es­fuer­zan en ser crea­ti­vos y com­ple­tar la ma­yor can­ti­dad de res­pon­sa­bi­li­da­des, Mark­man su­gie­re que: “au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad con fre­cuen­cia sig­ni­fi­ca obs­truir la in­no­va­ción. La crea­ti­vi­dad ne­ce­si­ta es­pa­cio pa­ra cre­cer”. El tam­bién es­cri­tor, aho­ra se cru­za con el pen­sa­mien­to de Viena Di­va­lu­na, di­rec­to­ra de con­te­ni­do y es­tra­te­gia pa­ra la agen­cia pu­bli­ci­ta­ria Li­quid, y con Ché Mu­ñoz so­bre el es­pa­cio pa­ra ac­ti­vi­da­des que des­pier­ten la crea­ti­vi­dad: “las per­so­nas ne­ce­si­tan tiem­po pa­ra apren­der co­sas que no sean ne­ce­sa­ria­men­te re­le­van­tes pa­ra sus em­pleos, de ma­ne­ra que pue­dan ad­qui­rir un co­no­ci­mien­to más pro­fun­do y am­plio que les sir­va de ba­se pa­ra el mo­men­to en que ne­ce­si­ten ser crea­ti­vos”.

Di­va­lu­na ad­vier­te que la crea­ti­vi­dad so­la no es su­fi­cien­te, por­que las em­pre­sas o ins­ti­tu­cio­nes exi­gen re­sul­ta­dos pa­ra su ren­ta­bi­li­dad. Pe­ro, de la mis­ma ma­ne­ra, con­si­de­ra que la crea­ti­vi­dad es fun­da­men­tal por­que to­da pro­fe­sión ame­ri­ta ese ex­tra, “esa mi­ra­da di­fe­ren­te”, pa­ra abor­dar los pro­ble­mas. Pa­ra quien no sea ca­paz de

re­co­no­cer es­ta reali­dad, le tie­ne una sen­ten­cia: “es­tá per­di­do”.

VI­VIR UNA VI­DA CREA­TI­VA

No es una ra­dio que en­cien­des y apa­gas cuan­do ya no quie­res es­cu­char­la. La crea­ti­vi­dad es un es­ti­lo de vi­da. Asu­mir­lo de es­ta ma­ne­ra fun­cio­na, afir­ma Ché Mu­ñoz, di­rec­tor crea­ti­vo en Ogilvy: “pa­ra ser crea­ti­vo to­do se ha­ce más fá­cil si vi­ves en ese mo­do 24/7. Cuan­do te di­cen que una per­so­na crea­ti­va no tie­ne ho­ra­rio, se re­fie­ren a que (se su­po­ne) de­be­mos es­tar to­do el tiem­po con los sentidos des­pier­tos por si co­nec­tas al­go que es­tá pa­san­do a tu al­re­de­dor con la pró­xi­ma cam­pa­ña de tu clien­te (por lo me­nos en mi ca­so que tra­ba­jo en agen­cia pu­bli­ci­ta­ria)”.

Ese “vi­vir una vi­da crea­ti­va”, Ché lo pro­po­ne des­de la aper­tu­ra: es­cu­char to­do ti­po de mú­si­ca, ver to­do ti­po de pe­lí­cu­las, co­no­cer lu­ga­res nue­vos. Es­tar abier­to a las no­ve­da­des es una for­ma de apren­der y ayu­da a que tu desem­pe­ño sea el es­pe­ra­do o me­jor de lo es­pe­ra­do.

Pa­ra Viena Di­va­lu­na la crea­ti­vi­dad par­te del co­no­ci­mien­to, por lo que, pa­ra im­pul­sar tus ideas crea­ti­vas, de­bes es­tar dis­pues­to a apren­der.

Viena cree que una per­so­na crea­ti­va es ca­paz de en­con­trar crea­ti­vi­dad has­ta en la ru­ti­na. Sino, no es crea­ti­va. “To­do el mun­do en su tra­ba­jo tie­ne al­go de ru­ti­na”, afir­ma. Pa­ra la ex­per­ta en co­mu­ni­ca­ción, lo que pue­de afec­tar la crea­ti­vi­dad es la car­ga men­tal: que el día a día te car­ga, que tie­nes to­dos los pro­yec­tos en­ci­ma, que el tiem­po no te da pa­ra cum­plir­los. El caos que ten­ga en su vi­da en ge­ne­ral, tam­bién in­flu­ye: no sa­ber qué tie­nes que ha­cer, cuál es la prio­ri­dad, cuál es el pro­ce­so que se de­be se­guir, qué se pue­de de­le­gar y qué te to­ca ha­cer a ti, son fac­to­res que afec­tan no so­lo la crea­ti­vi­dad, sino tam­bién la pro­duc­ti­vi­dad.

El pro­fe­sor Mark­man difiere: “la ru­ti­na ma­ta la crea­ti­vi­dad” por­que re­quie­re nue­vas ex­pe­rien­cias, es­pon­ta­nei­dad e in­clu­so tiem­po de ocio, no ha­cer las mis­mas co­sas pre­de­ci­bles día tras día”.

Sin em­bar­go, Viena in­sis­te en que ha­ce fal­ta pre­pa­rar a los em­plea­dos pa­ra que sean pro­duc­ti­vos, mien­tras acla­ra que “pro­duc­ti­vo no es tra­ba­jar más sino me­jor”. Es fiel de­fen­so­ra de la pro­duc­ti­vi­dad, y en­tien­de que es ne­ce­sa­rio en­se­ñar­la a ni­vel aca­dé­mi­co en ca­rre­ras de cor­te crea­ti­vo, de ma­ne­ra que los egre­sa­dos sean me­jo­res pro­fe­sio­na­les.

CUAN­DO “NO HA­CER” SIG­NI­FI­CA TO­DO LO CON­TRA­RIO

El con­sul­tor es­tra­té­gi­co y pre­dic­tor tec­no­ló­gi­co de Si­li­con Va­lley, Alex Pang, in­di­ca que la par­te del ce­re­bro que di­ri­ge la crea­ti­vi­dad, es­tá más ac­ti­va cuan­do no tie­ne que en­fo­car­se. Pa­ra ex­pli­car­se me­jor es­cri­bió el li­bro “Des­can­sa, por­qué ha­ces más cuan­do tra­ba­jas me­nos”. El au­tor ha­ce una afir­ma­ción in­tere­san­te, cuan­do re­cuer­da có­mo so­cie­da­des pa­sa­das re­co­no­cían que tan­to el tra­ba­jo co­mo el des­can­so eran ne­ce­sa­rios pa­ra una bue­na vi­da, ya que uno pro­vee lo ne­ce­sa­rio pa­ra vi­vir y el otro da sen­ti­do a la vi­da. “Hoy he­mos per­di­do con­tac­to con esa sa­bi­du­ría y, co­mo re­sul­ta­do, nues­tras vi­das son ca­da vez más po­bres y es­ta­mos me­nos sa­tis­fe­chos y ple­nos”. Pang abre la puer­ta a una pa­ra­do­ja pa­ra de­mos­trar que la ri­que­za y el di­ne­ro no siem­pre son si­nó­ni­mos.

En el tex­to se re­co­no­ce que tra­ba­jar du­ro y des­can­sar son “com­pa­ñe­ros” que se sos­tie­nen uno al otro. “En nues­tra eco­no­mía glo­bal 24/7 des­can­sar es, en el me­jor de los ca­sos, un lu­jo, y en el peor una de­bi­li­dad. Ve­mos el tra­ba­jo y el des­can­so co­mo com­pe­ti­do­res. Pe­ro, ¿y si en reali­dad fue­ran com­pa­ñe­ros pa­ra lo­grar una vi­da pro­duc­ti­va y ba­lan­cea­da?”. Es por es­ta afir­ma­ción que el au­tor or­de­na al lec­tor “to­mar­se el des­can­so muy se­ria­men­te”, por­que ha­cer­lo da ener­gía, te ayu­da a en­fo­car­te, a ser re­si­lien­te, más pro­duc­ti­vo y a res­tau­rar tu men­te y cuer­po pa­ra su buen fun­cio­na­mien­to. El tex­to afir­ma que du­ran­te ese tiem­po de inactividad es cuan­do más lle­gan las ideas, ins­pi­ra­cio­nes y se da la crea­ti­vi­dad.

Ja­mes Hay­ton, PHD Coa­ching, coin­ci­de y se­ña­la có­mo pue­de ver­se ame­na­za­da: “Pa­ra ser crea­ti­vo tie­nes que es­tar dis­po­ni­ble pa­ra re­la­jar­te mien­tras pien­sas y dar­te tiem­po pa­ra que lle­guen las so­lu­cio­nes. Es­to es muy di­fí­cil de lo­grar ba­jo la pre­sión de la en­tre­ga o si es­tás can­sa­do”.

Al fi­nal, ca­da ex­pe­rien­cia es di­fe­ren­te y ca­da quien, de acuer­do a las me­tas que quie­ra con­se­guir, se ajus­ta­rá a las que me­jor le con­ven­ga. Crea­ti­vo, pro­duc­ti­vo ¿o am­bos? Ese si­gue sien­do el di­le­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.